Test drive

Audi A1 Sportback S Line Plus 2013 a prueba

Una versión de cinco puertas más familiar, pero con ese toque sport

Audi A1 Sportback S Line Plus 2013 a prueba

Antecedentes

La marca Audi es de esas que no se duerme en sus laureles, pese a tener uno de los abanicos de producto más variados, sigue y sigue ofreciendo opciones y versiones pensadas en todo tipo de clientes. El caso del A1 Sportback es un claro ejemplo de ello, un subcompacto de menos de cuatro metros con un enfoque más familiar que su hermano de tres puertas. En Europa ya se perfila como uno de los más vendidos de la marca.

 

Características técnicas y mecánicas

Bajo el cofre del A1 Sportback encontramos el multipremiado y ya muy famoso motor de cuatro cilindros TFSI 1.4l, el mismo que portan las versiones A1 SLine de tres puertas, el Seat Bocanegra –que lamentablemente ya no se vende en México- y el recién llegado a nuestro país, el Volkswagen Golf de cinco puertas.

El motor es un gran logro de la tecnología mecánica y electrónica y no nos cansaremos de decirlo, pues con un pequeño desplazamiento de 1.4 litros y doble asistencia de inducción de mezcla aire-gasolina (Súper Cargado y con Turbo Compresor) se obtienen cifras de potencia y torque que muchos de sus competidores quisieran, 185 caballos de poder en un rango de las 6,200 vueltas, ofreciendo un torque de casi 185 lb-pie a 4,500 vueltas.

Dicho propulsor es sumamente eficiente en toda la banda de revoluciones gracias a las asistencias antes mencionadas y a una transmisión S Tronic de siete velocidades, robotizada de doble embrague.

El desempeño es muy bueno y el consumo de combustible es realmente contenido, si es que no se abusa mucho del pedal y de la opción “sport de manejo”. En condiciones ideales desarrolla el 0 a 100 km/h en siete segundos y el rendimiento de combustible combinado puede llegar a los 18.89 Km/l

Las dimensiones podrían pensarse mayores a las de su hermano de tres puertas, pero no es así, solamente creció pocos milímetros con relación a dicho modelo. El largo es de 3,954 mm, el ancho es de 1,740mm (6mm más), la altura es de 1,422 mm (4 mm más) y la distancia entre ejes no sufrió ninguna variación entregando una cota de 2,469 mm.

El Sportback tiene un peso de 1,215 kilos, tan sólo 25 más que en la otra versión.

 

Confort

Sin lugar a dudas otro de los rubros en los que Audi ha hecho muy bien su tarea es en la calidad de los interiores, la selección de materiales y la combinación de los mismos. El conductor encuentra esa sensación Premium en todos lados, no hay tornillos visibles, los enrases de las grandes piezas que conforman el tablero son casi perfectas, la calidad de los textiles, de las alfombras y en general de todo lo que toca el que firma el cheque por el precio del auto son de primera calidad y si a ello le sumamos la adición de dos puertas al modelo, el enfoque de comodidad es más latente.

Hicimos la prueba en un viaje en carretera, con cuatro personas a bordo de diferentes tallas, los pasajeros de atrás iban bastante cómodos, incluso más que en algunos sedanes japoneses de cuatro puertas, pero bueno no es una comparativa así es que dejemos en paz a los japoneses y regresemos con los teutones.

Dos de los implementos qué más nos llamaron la atención fueron el enorme techo panorámico y la pantalla del navegador instalada en el centro del tablero, dicha pantalla puede cerrarse y ocultarse si es que no se quiere usar el GPS en 3D con el que venía equipada la versión de prueba.

Otro punto interesante es que la cajuela ofrece la misma capacidad que la versión con menos puertas, pudiendo almacenar hasta 270 litros sin abatir la banca trasera, que ofrecen la posibilidad de hacerlo en un 60 a 40%.

 

Manejo

Esta es la mejor parte, el conocido motor acoplado a la transmisión robotizada, siempre hacen de la experiencia de manejo un momento agradable y divertido. En cuidad se comporta muy bien y gracias a la doble asistencia el A1 Sportback siempre tiene “galleta” para salir avante de cualquier situación y no está presente el desagradable turbolag que presentan otros modelos turbocargados -incluso de la misma marca.

El Sportback es un subcompacto de menos de cuatro metros, los voladizas delantero y trasero son bastante cortos, así que el manejo es comunicativo y muy estable.

Cuando lo condujimos por una autopista, lo único que queríamos era encontrar una zona sinuosa en donde poder humillar a coches más grandes y supuestamente poderosos y pese a que el A1 ofrece únicamente la opción con tracción delantera (no hay disponible la versión quattro y no creemos necesario que exista) el aplomo al circular en altas velocidades es muy bueno. El escalonamiento de la caja hace que siempre haya torque disponible y como lo comentamos líneas arriba, si no se abusa del pedal de acelerador los consumos son muy contenidos, aunque al tener 185 hp y una respuesta tan rápida del acelerador el consumo por algunos instantes nos importó un comino.

En el rubro de seguridad el Sportback tampoco defrauda, ofrece una pléyade de bolsas de aire, frontales, laterales y para la cabeza, está dotado de asistencias electrónicas como ABS en los frenos, Programa de estabilidad (ESP) y Sistema de bloqueo del diferencial (EDL) y pese a que la dirección cuenta con asistencia electro-hidráulica el tacto no es artificial.

¡Vaya el A1 Sportback no es el más rápido del camino, la velocidad tope es un poco superior a los 220 km/h, pero lo hace de manera tan efectiva que el conductor lo único que quiere es ir lo más aprisa que se pueda!

 

Conclusión

Por algo es uno de los subcompactos más vendidos en Europa: tiene lo mejor de dos mundos, un tamaño cómodo (dentro y afuera) con un diseño afable y una gran calidad de construcción.

¿Qué opinas? Cuéntanos