Autos ecológicos

Probamos el car sharing en México

Una propuesta de movilidad diferente y sustentable

Probamos el car sharing en México

México D.F. Los programas de car sharing nacen debido a la necesidad de las personas de gozar de los beneficios que suponen la utilización de un automóvil privado, pero sin los costos y responsabilidades que conlleva la propiedad de uno. Es en realidad un modelo de renta de vehículos por periodos cortos de tiempo. Aunque el modelo no es precisamente nuevo, los primeros intentos se dieron en Suiza a mediados del siglo pasado, no fue sino hasta llegados los noventas que el concepto empezó a funcionar mejor, claro está en ciudades que ya sea por espacio o costos, la posesión de un auto se ha ido complicando con el paso de los años.

Actualmente existen programas de carsharing en cientos de ciudades alrededor del mundo, la compañía más grande del globo dedicada a esto es Zipcar que opera en Norteamérica y Europa con más de 11,000 autos y casi 750,000 miembros registrados. También existen programas propios de algunos fabricantes como el car2go de Daimler.

Carrot es el primer programa de este tipo en México y nació en abril de 2012 (ver entrevista con fundadores), con apenas tres vehículos, para finales de ese año y principios de 2013 el programa ya contaba con 40 unidades (30 Nissan March, 7 Nissan X-Trail y 3 Nissan Leaf), actualmente están por incorporar un par de híbridos Toyota Prius a la flota. Adicionalmente, nos han confirmado que marcas como BMW y Renault se han acercado en busca de lograr algún acuerdo que permita incluir los modelos i3 o Twizy respectivamente.

Cuentan con 32 estaciones (ver puntos) en donde se pueden recolectar los autos (los autos deben salir y regresar al punto de donde fueron recogidos), excepto por la estación de Santa Fe en donde sí se ofrece el servicio One Way, so pena de un cargo adicional. Evidentemente los puntos están mayormente concentrados en la zona centro de la Ciudad de México (Polanco, Roma, Condesa), aunque paulatinamente están abriendo nuevos puntos (Santa Fe o Las Águilas). De hecho ya hay estaciones en Puebla y Monterrey, al interior de las universidades UDLA y TEC respectivamente, ya que para la compañía uno de los mercados más atractivos son precisamente los estudiantes.

Una vez registrado, es necesario hacer una reservación de un vehículo a través de www.carrot.mx (no cuenta con app, pero es un sitio mobile friendly) o vía telefónica. Es necesario definir el tiempo que se utilizará el vehículo (puede ser por hora o por día), $90 pesos por hora y además $3 pesos por kilómetro recorrido (March) o $6 pesos en el caso del Leaf, (ver costos). Ya con la reservación confirmada basta acercar la tarjeta magnética a un lector ubicado en la parte inferior del parabrisas, misma que abre los seguros y avisa a una computadora ubicada en el interior que el vehículo ya está siendo utilizado. Es importante destacar que si el usuario no realizó la reservación, el auto no arrancará.

Las llaves se encuentran en el interior de los vehículos y la renta incluye el costo del combustible, que en caso necesario se puede cargar a través de una tarjeta de “Sí Vale”. Evidentemente los vehículos también están asegurados, aunque en caso de accidente, si se determina que el conductor es responsable, el deducible será cargado a la tarjeta de crédito relacionada a la cuenta.

¿Quién es el usuario de los programas de carsharing?

Evidentemente este tipo de servicios no es idóneo para todo tipo de personas, menos cuando tenemos que una buena parte de la población tiene que recorrer grandes distancias o pasar largos ratos en su vehículo. Sin embargo para aquellos que se mueven en zonas céntricas y mayor mente en bicicleta o motocicleta, el tener la posibilidad de utilizar un vehículo cuando sea necesario transportar cosas (las compras del supermercado) o trasladarse a lugares más lejanos a los que normalmente se acostumbra, el programa de Carrot hace mucho sentido.

Un detalle interesante es que muchas de las reservas para el Nissan Leaf se generan en virtud de la curiosidad de los usuarios por conducir un auto 100% eléctrico.

¿Qué hay que hacer para utilizar el programa?

  1. Hay que registrarse en www.carrot.mx
  2. Es necesario enviar algunos documentos
    1. Copia de comprobante de domicilio
    2. Copia de Licencia de conducir vigente
    3. Formato de autorización para domiciliación de los cargos a una Tarjeta de Crédito
       
  3. Se efectúa un cargo único por membresía en caso de ser usuario ocasional, en caso de ser un usuario frecuente no existe este cargo, aunque se hace un cargo mensual.
  4. Carrot envía al domicilio definido por el usuario la tarjeta magnética que sirve para abrir los vehículos.

Conclusión

Es inevitable, la visión del automóvil como lo conocemos está cambiando rápidamente. El otrora símbolo de estatus, independencia o pasión que era un auto hace un tiempo se está terminando (al menos en un sector de la población) y se le empieza a visualizar más como una herramienta de transportación que se complementa con el transporte público y otras propuestas más ecológicas como la bicicleta.

Si planeas visitar México, nuestros amigos de Carrot han otorgado un beneficio a nuestros usuarios que consiste en la bonificación del costo de inscripción al introducir este código al momento de registrarse. “#autocosmos” aprovéchalo, prueba el servicio y cuéntanos tu experiencia. ¿Crees que el car sharing afecte la venta de autos?

Probamos Carrot, el primer programa de carsharing de México

Rubén Hoyo, Fotos: Héctor Mañón recomienda

Cuéntanos que opinas