Test drive

Manejamos el Audi A4 TDI 2014

Aunque ya le pesan los años, el A4 sigue siendo muy competitivo

Manejamos el Audi A4 TDI 2014

Antecedentes

Es un hecho que el Audi A4 actual se encuentra en el ocaso de su ciclo de vida, la cuarta generación llegó al mercado a mediados de 2008 como año modelo 2009 y si bien es cierto a lo largo de estos casi seis años ha recibido actualizaciones tanto mecánicas como estéticas para mantenerse vigente. También lo es que en comparación con las entregas más recientes de sus acérrimos rivales, BMW Serie 3 y Mercedes-Benz Clase C, al A4 ya le empiezan a pesar los años.

No es noticia que el Grupo Volkswagen tiene un marcado interés en el crecimiento de las ventas de autos con motorización a diésel y su filial de lujo Audi es la punta de lanza en esta estrategia, ofreciendo variantes de los modelos: Q7, Q5, Q3 y A6. Sin embargo, siendo el A4 un producto estrella de la marca, no podía quedarse fuera de esta ofensiva demostrando así que todavía quedaba una carta por jugar para la actual generación de este icónico sedán.

Características técnicas y mecánicas

El A4 es a estas alturas un viejo conocido y la gran noticia se encuentra bajo el cofre, se trata de un cuatro cilindros de 2.0 litros TDI que entrega 177 hp y 280 lb-pie de torque que se acopla a una transmisión continuamente variable Multitronic. La potencia es enviada al eje delantero y para esta motorización no está disponible el sistema de tracción integral quattro.

La firma anuncia una aceleración de 0 – 100 km/h en 7.9 segundos, mientras que la velocidad máxima es de 222 km/h.

Por lo que hace a la seguridad, el A4 TDI ofrece: seis bolsas de aire, ABS, ESP y sistema de anclaje para sillas de bebé ISOFIX.

Confort

Una de las fortalezas de este A4 desde que llegó al mercado fue la excelente calidad de materiales y ensamble que ofreció, virtud que mantiene inalterada, por lo que la filtración de ruidos del exterior y ausencia de rechinidos sigue siendo un aspecto a destacar.

Aunque en cuanto a formas, el tablero luce algo veterano, la ergonomía y funcionalidad sigue siendo buena, elementos como el climatizador automático bizona para los pasajeros frontales y una más para los posteriores, quemacocos, volante multifunción con paletas de cambio y asientos forrados en combinación de cuero y alcántara son parte del equipamiento.

Sin embargo también hay que decir que faltan algunos elementos que ya se consideran obligados para el segmento como una pantalla a color más grande y táctil, el navegador, cámara de reversa, algunas funciones de seguridad avanzadas como alerta de colisiones, aviso de presencia en punto ciego o control de crucero activo por mencionar algunos.

Manejo

Tras el volante, la historia es diferente, el A4 sigue siendo un vehículo sumamente competitivo. Como mencionábamos anteriormente es silencioso y cómodo, se planta bien en el asfalto y es un auto muy noble y predecible que permite rodar a ritmos alegres sin ningún problema. Incluso puede llegar a suceder que no nos demos cuenta a que velocidad circulamos en realidad.

Esos días en que los motores a diésel eran ruidosos o vibraban demasiado han quedado en el olvido, con las ventanas cerradas incluso no se alcanza a escuchar cuando el motor está encendido. El binomio conformado por el 2.0 TDI y la caja Multitronic es sorprendentemente bueno, queda de manifiesto que cuando una buena CVT es acoplada a un motor mucho par, las cosas funcionan de maravilla. Siempre hay torque para cualquier aceleración y recuperación y una de las grandes ventajas de estos motores es que lo anterior se logra a muy baja rotación, por lo que el gasto de combustible también es pequeño.

Es importante destacar que la mayor eficiencia de este tipo de motorizaciones se logra al utilizarlos a  un régimen de giro bajo y constante, es decir cuando lo usamos en carretera (por arriba de los 12 km/l) y es que en ciudad, con el tránsito, y uso intensivo del aire acondicionado el rendimiento baja considerablemente (por ahí de los 9 km/l).

Conclusión

El A4 TDI se erige como una opción interesante dentro de la gama del sedán de la firma teutona ubicado justo por arriba del modelo de entrada que tiene mecánica 1.8 turbo de 170 hp y por debajo de los que equipan el 2.0 TFSI de 225hp. Es eficiente pero sin perder comodidad o desempeño, una de las grandes ventajas de los diésel.  Claro también hay inconvenientes, y es que este tipo de autos no pueden obtener holograma “doble cero” de verificación y el  holograma“cero” solo lo pueden obtener por cinco años a diferencia de los ocho años de los vehículos a gasolina.

Si bien es cierto, ante la gran expansión de la gama comandada por vehículos como el A3 Sedán o el A5 Sportback, el protagonismo del A4 tiende a ser menor, sigue siendo un producto estrella del fabricante.

Aun con los años que tiene en el mercado y que su reemplazo no debiera tardar mucho en aparecer (debiéramos tener noticias al respecto en el próximo Salón de París a celebrarse en octubre próximo), sigue siendo competente, sobre todo en cuanto a manejo y refinamiento.

 

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas