Test drive

Manejamos el Peugeot 3008 2015

Una propuesta diferente, con gran manejo y buen valor

Manejamos el Peugeot 3008 2015

Antecedentes

El 3008 es un crossover compacto que debutó en el mercado mexicano en el año de 2010 como año modelo 2011, podríamos definirlo como el vehículo que marcó el principio de la nueva estrategia de producto de la marca.

A partir del lanzamiento del 3008, Peugeot ofrece autos de mejor calidad, equipamiento, manejo y en general una experiencia superior ya que cuenta con elementos poco comunes en su segmento como: Motor Turbo, caja automática con modo manual, head up display y quemacocos panorámico, entre otros.

Sin embargo, la imagen de marca (poca disponibilidad de refacciones y mal servicio postventa) y una estética difícil de digerir para los clientes que buscan crossovers con formas tradicionales han impedido que el mercado le haga justicia al 3008, que desde su arribo fue y sigue siendo un producto sobresaliente.  

Para el año modelo 2015 presenta una actualización estética que se nota principalmente en el frente que adopta el estilo de los más recientes 208 o 301, con luces diurnas de LEDs y rediseño de la fascia, mientras que en la parte posterior, las calaveras ahora también emplean tecnología LED. En el interior ha ganado algunos elementos de equipamiento como la pantalla retráctil y el sistema de navegación.

 

Características técnicas y mecánicas

Bajo el cofre encontramos el mismo cuatro cilindros de 1.6 litros turboalimentado que fue desarrollado conjuntamente entre PSA y BMW, y que conocemos no solo en una buena parte de productos de la firma gala, sino también en los MINI Cooper. La potencia es de 163 hp y 177 lb-pie de torque y se acopla a una transmisión automática Tiptronic de seis cambios que envía la potencia al eje delantero.

Por lo que hace a la seguridad, el 3008 ofrece todo lo necesario como son: ABS, ESP, Control de Tracción, 6 bolsas de aire (frontales, laterales y de cortina) y anclajes ISOFIX para sillas de bebé.

 

Confort

En el interior, encontramos un habitáculo bien logrado con plásticos suaves al tacto y un ensamble de excelente calidad. La disposición de tablero y consola asemejan a una cabina de avión y tienen una clara orientación hacia el conductor.

En la parte superior de la consola central encontramos unos switches que refuerzan esa imagen aeronáutica que comentábamos y que sirven para controlar el Head Up Display (que despliega información como velocidad o indicaciones del navegador), el resto activa las luces de emergencia  los seguros de las puertas.

En la parte superior del tablero ahora hay una pantalla a color retráctil que despliega información relativa al navegador, interfaz con el teléfono móvil y computadora de viaje.

Adicionalmente hay elementos que le confieren una atmósfera suntuosa al 3008 como los asientos forrados en cuero, el toldo panorámico de 1.6 metros cuadrados, aire acondicionado automático de dos zonas con salidas para la fila posterior y controles de audio que se ubican detrás del volante.

Tanto pasajeros delanteros como traseros disponen de buen espacio para piernas, hombros y cabeza, en la banca posterior se pueden acomodar perfectamente dos adultos de talla media pensando incluso en trayectos prolongados. El área de carga que se abre en dos partes, es bastante grande cuenta con una tapa que permite dividirla en dos, con posibilidad de acomodarla en tres diferentes posiciones.

Manejo

Tras el volante es en donde encontramos la mejor cara del Peugeot 3008 y es que el pequeño propulsor 1.6 turbo responde perfectamente bajo cualquier circunstancia, ciertamente hay algo de turbo lag, pero no es nada de que preocuparse y una vez que se ha llenado la turbina, tenemos bastante torque que se traduce en reacciones ágiles. La transmisión se complementa perfectamente con el pequeño impulsor y encuentra con facilidad el engrane idóneo para llevarlo a un régimen adecuado, en el que nos permite disponer de todo el par, sin tener que subir de revoluciones de manera innecesaria, adicionalmente encontramos una transición muy suave entre los cambios.

Aun con lo anterior, el 3008 no es precisamente el más ahorrador, y es que en nuestras pruebas el mejor rendimiento que logramos (ya siendo cuidadosos con el acelerador) fue de 8.5 km/l (bastante cerca del 8.6 km/l oficial para ciudad). Sin embargo cuando optamos por conducir a ritmos más alegres, dicha cifra cayó por debajo de los 8 km/l. Sin embargo, tampoco estamos hablando de consumos obscenos y el beneficio en términos de respuestas y recuperaciones bien lo vale.

La calidad de marcha es impecable y nos recuerda más a un Audi Q3 o un Mercedes-Benz GLA (incluso un poquito mejor) que a una Honda CR-V o Toyota RAV4, es decir nos transmite un aire de coche premium.

Conclusión

En resumen podemos decir que el Peugeot 3008 2015 sigue siendo una de las mejores opciones en el competido segmento de los SUVs compactos, el manejo es una de sus mejores cartas y el nivel de terminados y equipamiento son de lo mejor. Adicionalmente, con el facelift suma elementos de equipamiento como la pantalla retráctil y sistema de navegación que le permiten mantenerse en la parte más alta de la categoría.

 

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas