Test drive

Manejamos el BMW Serie 4 Gran Coupé 2015

El último integrante de la familia de compactos de BMW es una mezcla entre coupé y sedán. He aquí lo que descubrimos tras manejarlo.

Manejamos el BMW Serie 4 Gran Coupé 2015

Antecedentes

El BMW Serie 3 es el auto de lujo más vendido del mundo. Hoy encontramos la sexta generación de este hito automovilístico (llamado F30 internamente) y la marca bávara ha decidido que la nominación de Serie 3 se utilizará únicamente para las versiones sedán, wagon y Gran Turismo (una especie de sedán con más espacio en la parte trasera y cajuela de apertura estilo hatchback) del mismo pues antes encontrábamos Serie 3 sedán, coupé, wagon y convertible. Esto significa que las versiones de dos puertas (convertible y coupé) ahora reciben la denominación Serie 4, dejando de esta forma los números pares para aquellos autos que son coupés o “coupesozos”.

Por si no fuera suficientemente confuso este movimiento, BMW decidió que la gama de Serie 3/ Serie 4 necesitaba un integrante más, basado en el Coupé que ya tuvimos oportunidad de probar pero con otras dos puertas más. Es así como nace el BMW Serie 4 Gran Coupé 2015, una versión sedán de la versión coupé del BMW Serie 3 sedán... ¿Confuso? Mejor vamos a ver qué es lo que tiene que ofrecer.

Al estar basado en el Coupé deportivo Serie 4, el Gran Coupé mantiene ese toque agresivo y algunos elementos como las ventanas sin marcos, una silueta más baja y el frontal de éste pero gana practicidad al remover los asientos independientes en la parte trasera y sustituyéndolos por una banca corrida, permitiendo que una quinta persona viaje en el auto (el Serie 4 a secas tiene una capacidad de cuatro pasajeros). Además, está el acceso a la cajuela que es mediante un portón estilo hatchback, con una apertura mayor a la de un sedán y coupé convencionales.

 

Características técnicas y mecánicas

A diferencia del Serie 3, el Serie 4 Gran Coupé no tiene muchas versiones ni variedades de motores así que encontramos tres versiones, de las cuales dos comparten el motor de “entrada” de cuatro cilindros turbo 2.0L con 245 Hp y 258 Lb-pie. Después, en el peldaño más alto, está la versión de seis cilindros, la cual nos tocó manejar para esta prueba. Estamos hablando del motor 6 cilindros en línea de 3.0L TwinPower Turbo que entrega una potencia de 306 caballos y 285 Lb-pie de torque.

Todas las versiones cuentan con transmisión automática que en este caso se trata de la desarrollada por ZF y perfectamente acoplada a los motores de BMW, de ocho velocidades con modo manual y que manda la tracción al eje posterior como buen auto tradicional de la marca.

Gracias a que el motor se encuentra justo detrás del eje delantero y la tracción se manda al trasero, el Serie 4 Gran Coupé logra una muy buena distribución del peso de casi 50:50 para un manejo más neutral en las curvas, como debe de ser en un auto deportivo.

La versión 435iA Gran Coupé que estamos describiendo en esta prueba, únicamente se encuentra con el paquete M Sport que le da una apariencia un poco más agresiva y con algunos cambios interiores y mecánicos. Estos últimos incluyen una suspensión rebajada en 10mm y autoadaptable con control electrónico de la amortiguación y unas pinzas de freno M Sport más grandes y que pueden destacarse en otro color.

 

Confort

El interior es prácticamente el mismo que encontramos en otras versiones de Serie 3 y Serie 4 -que además es muy parecido al resto de la gama de BMW- sólo que en el caso del auto que probamos, éste tenía el paquete M Sport con el que cambian el velocímetro y tacómetro con aros en rojo, volante deportivo M con controles de audio y de velocidad crucero, paletas de cambio colocadas detrás el volante, acabados en aluminio, asientos deportivos delanteros y emblemas M por todos lados. Además, éste estaba configurado con las vestiduras en color rojo que ayudan a acentuar la deportividad de la versión 435iA.

Los materiales son de excelente calidad al igual que el ensamble. No se perciben ruidos de piezas sueltas y por lo que pudimos sentir, creemos que así permanecerá por mucho tiempo.

El equipamiento está completo -al ser un auto tope de gama- así que encontramos asientos de ajuste eléctrico, calefacción en los asientos, cámaras de visión periférica, cristales eléctricos, luces y limpiadores automáticos, cámara de reversa, control de clima automático de dos zonas, sistema de audio Harman/Kardon y respecto al de info-entretenimiento, tenemos al ya clásico de BMW llamado iDrive, mediante el que se controlan las funciones de audio, el navegador GPS, el teléfono y las conexiones como Bluetooth, iPod, USB y auxiliar.

El espacio es prácticamente el mismo que en el Serie 3 sedán sólo que eso sí, la línea estilo coupé del toldo le resta espacio para la cabeza en las plazas traseras.

La cajuela es de 480 litros, bastante amplia, y como decíamos tiene un sistema de apertura estilo hatchback con un mecanismo eléctrico, el cual puede abrirla y cerrarla al toque de un botón de manera automática.

 

Manejo

Éste es sin lugar a dudas uno de los grandes atributos de todo producto de BMW y es que en verdad se nota todo el tiempo invertido en hacer que sus vehículos sean divertidos de manejar y máquinas precisas al tomar una curva.

La nueva generación de Serie 3 entra perfectamente en esta descripción y pues su versión coupé (Serie 4) también.

La respuesta del motor de seis cilindros es algo realmente muy disfrutable ya que aunque está sobrealimentado por un turbo Twin-Scroll, no presenta ese característico retardo de los motores turbo en parte por el torque -que además su curva es más bien una planicie ya que se mantiene constante a lo largo del tacómetro- pero también porque la transmisión de ocho velocidades hace muy bien su trabajo al tener en todo momento una relación en la que se puede desquitar el torque.

Los cambios son suaves y rápidos, pero se puede exprimir todavía más al poner la palanca en modo Sport en el que el motor sube libremente de velocidades hasta el tope del tacómetro o hasta que el conductor apriete la paleta de cambio en el volante.

El BMW 435iA Gran Coupé M Sport 2015 cuenta con tres modos de conducción que afectan la respuesta del acelerador, el comportamiento del motor y la firmeza tanto de la suspensión como la dirección. De esta forma, al toque de un botón puedes alternar entre el modo Eco Pro (orientado a entregar el mejor rendimiento de combustible), Comfort (lo más suave posible en todos los sentidos), Sport (la suspensión en el modo más firma, dirección dura y el acelerador completamente nervioso) y Sport+ (igual que el modo Sport pero con el control de tracción activado). Finalmente, se pueden desconectar las asistencias de control de tracción y estabilidad de manera independiente y en dos pasos para conductores más experimentados y en una pista.

Si se le desconectan las asistencias, gracias a la tracción trasera se puede jugar un poco al deslizar la parte de atrás del auto, aunque eso sí hay que decirlo, con la distribución 50:50 de peso, a veces hasta cuesta trabajo. Esto habla de un vehículo bastante dócil y que perdona mucho en el límite.

Ahora, si se quiere utilizar como medio de transporte urbano, el Serie 4 Gran Coupé es muy cómodo, práctico y relajante, sobre todo en el modo Comfort o Eco Pro ya que la suspensión es muy suave.

El sistema de info-entretenimiento es muy fácil de usar, sobre todo después de que le dedicaste un rato a aprender todas las funciones que tiene, creemos que dentro de las marcas de lujo, éste es de los mejores exponentes ya que BMW ha tenido ya bastante tiempo para pulirlo e incorporarle cada vez más funcionalidades prácticas.

 

Conclusión

Encontrar diferencias significativas entre un Serie 3 y este Serie 4 Gran Coupé es prácticamente imposible, sobre todo hablando de manejo e interiores, pues comparten tantos elementos que podemos decir que se trata del mismo auto.

El nombre efectivamente se desprende del Serie 4 coupé como explicamos al principio de esta prueba, pero nosotros más bien lo catalogaríamos como un 3 con carrocería estilizada. Digamos que es para quienes creen que el Serie 3 tiene un diseño demasiado tradicional o visto y buscan destacar de entre el resto.

La versión 435 es definitivamente muy divertida de manejar pero existe una diferencia considerable de precio entre el 428 más equipado y la potencia no es extraordinariamente diferente. Por eso creemos que podría ser una opción más razonable si no quieres gastar cerca de un millón de pesos en un auto.

¿Nos gustó? Sí y creemos que estéticamente es una gran propuesta, diferente, a una plataforma que está muy probada.

 

BMW 435iA M Sport Gran Coupé 2015 a prueba

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos