Test drive

Manejamos el Audi A3 Cabriolet 2015

La variante más trendy del exitoso compacto de Ingolstadt

Manejamos el Audi A3 Cabriolet 2015

Antecedentes

El A3 Cabriolet es el miembro más reciente de la ya variada familia A3 que incluye: Hatchback, Sportback o 5 puertas (que no llega a nuestro país) y Sedán, sin mencionar las iteraciones deportivas S también disponibles en configuraciones de dos y tres volúmenes.

A estas alturas, no es noticia que el Audi A3 de última generación ha tenido una excelente recepción en los diferentes mercados a nivel global, incluso, la variante sedán fue nombrada World Car of the year 2014 en el marco del Salón de Nueva York.

Pero regresando al modelo que hoy nos ocupa, el A3 Cabriolet debutó en el Salón de Frankfurt del año pasado refrendando la apuesta de Audi por un segmento del que podríamos decir, está sufriendo los brutales e irremediables estragos de la selección natural. Y es que los autos descapotables en general han visto disminuir de manera sostenida sus ventas a nivel global en los últimos años, pero esa tendencia es todavía mucho más marcada cuando acotamos al segmento de los compactos. En algún momento una buena parte de los fabricantes, sobre todo europeos como: Peugeot, Renault y Volkswagen tuvieron presencia, pero ahora no es así.

Sin embargo Audi piensa que el segmento premium se cuece aparte y que hay un nicho de buen tamaño para el A3 cabriolet, idea que BMW parece compartir, toda vez que acaba de presentar el Serie 2 Convertible en el pasado Salón de París.

 

Características técnicas y mecánicas

Bajo el cofre encontramos el ya conocido 1.8 litros turbo de inyección directa que entrega 180 hp y 184 lb-pie de torque, que envía la potencia al eje delantero vía una transmisión S-Tronic de doble clutch y siete velocidades.

En aras de mejorar el rendimiento, cuenta con tecnologías como Start & Stop, sistema de recuperación de la energía durante la frenada y una función en la transmisión que al circular por una pendiente se desconecta del motor y éste se va a cero rpm en esos momentos, basta con volver a tocar el acelerador para que en un instante tengamos disponibilidad de potencia y la relación adecuada engranda para empatar con el régimen de giro del motor.

Un aspecto importante es que al perder el toldo, el A3 Cabriolet es casi 200 kilos más pesado que la versión hatchback, en virtud de los refuerzos estructurales que fueron adicionados.

Por lo que hace al equipamiento de seguridad ofrece todo lo necesario, destacando elementos como ABS, ESP y bolsas de Aire.  

Confort

Lo primero que hay que abordar aquí es el tema de la capota, en este caso de lona que es totalmente automática y se puede operar a bajas velocidades. Aunque es inevitable que las filtraciones de ruido del exterior sean mayores si lo comparamos con sus hermanos Hatchback o Sedán, es un hecho que el A3 Cabriolet hace un muy buen trabajo al aislar el habitáculo cuando tenemos la capota cerrada, quizá el único punto negativo a destacar es que en altas velocidades se produce bastante ruido de viento.

Por lo que hace a equipamiento, tenemos llave inteligente tanto para acceder como para encender el vehículo. La calidad de materiales y ensamble, como venimos diciendo cada prueba a las distintas versiones del A3, es soberbia, la mejor en el segmento de los compactos. Todo lo que vemos y tocamos es atractivo visualmente y al interactuar nos deja una percepción de mucha calidad y esmero en el cuidado con los detalles.

Evidentemente no podían faltar elementos como volante multifunción, asientos forrados en cuero y climatizador de do zonas. Otros elementos destacados y que contribuyen a la buena experiencia que brinda el Audi A3 Cabriolet son: sistema de audio firmado por Bang & Olufsen, Navegador y MMI de nueva generación, todos opcionales y por tanto requieren de una erogación adicional.

El A3 Cabriolet es un 2+2, es decir que ofrece dos plazas adelante y otro par atrás, la habitabilidad en la segunda fila es reducida, aunque un adulto de talla media viajará con suficiente comodidad para trayectos cortos y medios. El área de carga por su parte es bastante decorosa cuando tenemos la capota cerrada, mientras que al abrirla es necesario bajar una bandeja (si no está abajo es imposible abrir la capota) ubicada en la cajuela que penaliza bastante la capacidad para llevar objetos.

 

Manejo

Lo primero que hay que tener claro es que el A3 convertible es un auto para disfrutar del aire libre, es un capricho y por lo tanto, aspectos como la practicidad pasan a segundo término.

Para poner en contexto lo anterior, el A3 Cabriolet tiene una calidad de marcha algo inferior a sus hermanos sedán o hatch en virtud del ruido producido por el viento que se filtra al habitáculo, la visibilidad hacia atrás está bastante comprometida gracias al inmenso espacio que ocupa el poste C y por último, aun considerando el hecho que emplea tecnologías como Start & Stop, frenada regenerativa y función coasting en la transmisión, el consumo de combustible resulta elevado.

Sin embargo, todo lo anterior se vuelve irrelevante una vez que abrimos la capota y disfrutamos a cielo abierto todas las bondades de este exponente de Audi. Al exigir un poco en carreteras sinuosas lo primero que destaca es la gran rigidez estructural, se siente bien construido, por lo que la ausencia de crujidos, rechinidos y demás típicas de convertibles pequeños es notable.

No se trata de un deportivo puro y duro y tampoco pretende serlo, aunque la respuesta y agarre son bastante más que aceptables como para divertirnos cuando se presente la ocasión.

Cuenta con 4 modos de manejo que se pueden seleccionar mediante la tecla Audi Drive Select ubicada en el tablero, por default el vehículo preselecciona el modo Auto, aunque se puede elegir Comfort, Economic y Dynamic. Cada uno de los modos mencionados modifica la respuesta de dirección, pedal de acelerador y transmisión para ofrecer trayectos cómodos, más divertidos e incluso más eficientes, en este último caso también se modifica el funcionamiento del climatizador.

Conclusión

El Cabriolet es el exponente más lúdico y menos práctico de la familia A3 de Audi, tiene clarísimas falencias en aspectos ya mencionados como capacidad de carga, visibilidad o de habitabilidad en plazas posteriores, aun así es quizá el más disfrutable y deseable de toda la gama. Habrá quienes sostengan que ese sería el S3, sin embargo es un producto mucho más enfocado a puristas, mientras que el A3 Cabriolet apela a un espectro mucho más amplio de consumidor, mujeres, gente más madura, etc.

Como habíamos mencionado anteriormente, el Audi A3 Cabriolet un capricho, uno que muy pocos se pueden dar y que se encuentra solo en el mercado, al menos mientras BMW se decide a traer al Serie 2 Convertible.

 

Audi A3 Cabriolet 2015 a prueba

¿Qué opinas? Cuéntanos