Test drive

Manejamos el Audi S3 Sedán 2015

¡Un cohete para cuatro!

Manejamos el Audi S3 Sedán 2015

Antecedentes

La gama S3 de Audi creció y nos presentó hace algun tiempo a un pequeño sedán con una sobredosis de tecnología y poder con un aspecto que es mucho más socorrido en nuestro mercado, y me refiero a que el vehículo que ahora nos ocupa tiene una carrocería de tres cuerpos.

Hagamos un breve repaso por los orígenes de este modelo compacto de Audi, El A3 sedán nace en 2012, emanado de la “pluma” de Markus Gleitz y está construído sobre la exitosa plataforma del grupo VW llamada… ¡Adivinaron! MQB

Características Técnicas y mecánicas

Comparte la gran mayoría de sus componentes con el S3 de dos cuerpos (Hatchback), bajo el cofre encontramos un motor de cuatro cilindros con una ingeniería muy cuidada, y que cuenta con unos nuevos pistones, además del ya conocido sistema de inyección estratificada aunado a un turbocompresor, este par de implementos son denominados por Audi como TFSI. El motor de 1,984 cc “aspira y exhala” mediante una cabeza de 16 válvulas construida con materiales ligeros. El corazón del S3 es conocido internamente como 8VS y pesa 148 kilogramos, nos entrega un poder de 285 hp en el rango de las 5,300 a 6,200 rpm, mientras que el torque es de 280 Lb-pie desde las 1,800 a 5,200 vueltas, este “2 litros” que además cumple con todas las normas EU6, está acoplado a una transmisión de doble embrague S tronic de seis cambios y evidentemente está equipado con el sistema de tracción integral quattro que ha hecho famosa a Audi.

La suspensión delantera es McPherson, y la trasera es independiente con un paralelogramo deformable, y evidentemente está dotado de todos los sistemas de control de estabilidad y tracción disponibles en la marca de los cuatro aros.

Exterior

Aquí es donde encontramos toda la diferencia entre los hermanos, las medidas del sedán son superiores en todas las cotas a las del hatchback, el largo total es de 4,469 mm, siendo 215 mm mayor, también es 19 mm más ancho que el hatchback, mide 1,796 mm, la altura es la única cota menor, el sedán mide 1,392 mm es 9 milímetros más bajo que el “hatch”, la distancia entre ejes es de 2,637 mm, 41 mm más que en el modelo antes mencionado, y el asunto de los pesos totales, el Sedán es 110 kg más robusto, deteniendo la báscula en 1,525 kg, mientras que su hermano pequeño pesa 1,415 kilos

Interior

Como bien lo comentamos en nuestra prueba del S3 Hatchback, los interiores son de lo más exquisito que puede comprar, la combinación de materiales, la colocación de todos los componentes, así como la ubicación de todos los indicadores es muy a la alemana, sin grandes despliegues de luces o show, todo está en donde debe estar.

Manejo

Evidentemente si un cliente paga un alto sobreprecio por una versión deportiva, lo que espera es un comportamiento que esté a la altura de lo que gastó y este diferencial realmente se nota tras el volante, ya que la contundencia en el manejo es notable desde el principio, el 2.0L TSI empuja desde muy abajo y el conductor tiene la opción de elegir tres modos de manejo predeterminados:

Efficiency en donde mantener bajo el consumo de combustible es lo más importante, activa automáticamente sistema Start-stop al cual debemos acostumbrarnos. La aceleración es suave, los cambios de velocidad se hacen en una zona baja de rpm y pese a que no tiene una respuesta lenta la aceleración es pausada y suficiente para sortear el tránsito citadino.

Confort, la conducción orientada al bienestar de los ocupantes. No hay sobresaltos en la aceleración ya que el tacto del pedal es suave y la suspensión se torna menos rígida y los cambios de velocidad de la transmisión se hacen de manera sutil.

Dynamic, el S3 tiene todo el potencial dinámico a disposición, aquí los consumos no son lo más importante, lo primordial es la entrega de poder, que se traduce en diversión para el conductor. El sonido del escape cambia, el tacto de la dirección y del pedal del acelerador se hacen más firmes, los cambios de velocidad en el modo automático se hacen en el inicio de la zona roja del tacómetro, la suspensión es dura y gracias al sistema quattro el agarre es inmejorable, aunque presenta una ligera tendencia al subviraje si abusamos mucho en una curva ya que el reparto de pesos es preponderantemente mayor en el eje delantero.

  

Conclusión

Un vehículo sin duda costoso, entre la versión de entrada del A3 Sedán y el S3 Sedán, y Audi dota a la versión deportiva con una carga tecnológica superior, y aunque en el papel los frios números y los 285 HP no se sientan demasiado (un Toyota Camry ofrece 265 hp) en la práctica esa potencia es más que suficiente para ir muy rápido, al paso de vehículos mucho más poderosos.

Un S3 Sedán es un vehículo que se compra más con el corazón que con la cabeza, ya que no es una compra 100% racional, pues por ese monto hay no menos de 25 opciones de poder, potencia y estilo. Si quieres pertenecer al selecto grupo de los que hacen el 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos                        , tu lugar está detrás del volante de un S3 Sedán. 

Audi S3 Sedán, prueba de manejo

Alejandro Konstantonis recomienda

Cuéntanos que opinas