Test drive

Manejamos el BMW Serie 2 Active Tourer 2016

Un BMW como no había existido otro jamás

Manejamos el BMW Serie 2 Active Tourer 2016

Pocos autos podrían ser tan relevantes para su marca como lo es el Serie 2 Active Tourer para BMW, y es que la firma que en otros tiempos se apegara a sus valores de manera estoica ha entendido que los tiempos cambian y si quiere seguir el ritmo de crecimiento de sus acérrimas rivales Audi y Mercedes-Benz más le vale pensar fuera de la caja.

El Serie 2 Active Tourer es precisamente producto de eso, un BMW como jamás había existido otro, se trata de la primera minivan en la historia de la marca, pero más importante aún el primer exponente de tracción frontal, el primero de muchos cabe aclarar. Solo para empezar, las próximas generaciones de Serie 1 y del X1 emplearán esta arquitectura, misma que también ya utilizan los MINI de última generación. Y por supuesto no descartemos algún sedán que venga en el futuro a incorporarse por debajo del Serie 3, después de todo los Audi A3 Sedán y Mercedes-Benz CLA lo están haciendo muy bien.

Pero ¿por qué Serie 2? Bueno, simplemente porque es más grande que el Serie 1, aunque claro está que nada tiene que ver con el brillante Serie 2 Coupé.

 

Características técnicas y mecánicas

Bajo el cofre encontramos un estupendo cuatro cilindros de 2.0 litros turbo que entrega 192 hp y 202 lb-pie y que se acopla a una transmisión automática de 8 velocidades, misma que como ya habíamos mencionado anteriormente envía la potencia al eje delantero.

Como cualquier otro BMW, el Serie 2 Active Tourer cuenta con modos de conducción dentro de los que destacan; el ECO PRO enfocado en la eficiencia de combustible y que se vale de las tecnologías Start & Stop y frenada regenerativa para mejorar su desempeño, así como el modo deportivo Sport.

Por lo que hace a la seguridad encontramos: 6 bolsas de aire, Control Dinámico de Estabilidad DSC, de Tracción DTC, frenos ABS, cámara de visión trasera por cierto de excelente resolución y sensores de estacionamiento tanto frontales como posteriores.

 

Confort

En el interior encontramos un habitáculo inconfundiblemente BMW, sin embargo aquí las formas son más angulosas, los acabados y calidad de ensamble son consistentes con el resto de la gama, es decir no hay queja en absoluto. De cualquier manera se mantiene ese layout con la pantalla wide también de extraordinaria resolución en la parte superior del tablero. Asimismo, sobre el cluster de instrumentos encontramos un Head Up Display virtualmente idéntico al que conocimos por primera vez en el nuevo MINI.

El iDrive con reconocimiento de escritura desde donde se controlan todas las funciones del vehículo, ya sea navegador, teléfono móvil que se enlaza vía Bluetooth, equipo de audio y el sistema BMW ConnectedDrive está presente.

Pese a que es un vehículo de dimensiones contenidas, el BMW Serie 2 Active Tourer ofrece un habitáculo espacioso y cómodo, con los asientos abatidos (operación que se realiza tan fácil como oprimir un botón) el área de carga crece hasta los 1,500 litros.

Si bien es cierto la distancia para piernas no es muy diferente de otro compacto, la mayor altura y el techo panorámico sí generan una percepción de mucha mayor amplitud. Asimismo, elementos como la posición más elevada de los asientos y las mesitas de servicio para las plazas traseras le confieren una versatilidad que no encontraremos en otros hatches o sedanes de la categoría.

La botonera del sistema de audio (firmado por Harman Kardon) o del climatizador bizona también son viejos conocidos. Mientras que los diales analógicos del cluster que se iluminan en color naranja nos confirman que se trata de un BMW.

 

Manejo

Si bien es cierto, tanto por diseño como por planteamiento mecánico, el Serie 2 Active Tourer no será el vehículo preferido por los entusiastas de la marca, no hay que equivocarse, este auto fiel a lo que BMW nos tiene acostumbrados ofrece un manejo deportivo. Y es que puede ser que caigamos en el error de emitir un juicio sin los elementos necesarios, pero una cosa es cierta, hay en el mercado grandes exponentes de manejo divertido con tracción en las ruedas delanteras, empezando por los de casa, es decir los MINI.

En aras de cuidar la deportividad, BMW ha dotado al Active Tourer de una suspensión que podemos calificar de rígida, quizá demasiado pensando en que el enfoque es completamente familiar, pero no se puede tener tanta deportividad y al mismo tiempo toda la comodidad, al menos no sin recurrir a los sofisticados y costosos sistemas de suspensiones neumáticas o magnéticas.

El 2.0 litros es un excelente motor y pronto nos damos cuenta que rodamos a ritmos mucho mayores de los que permite la ley, sobre todo si se trata de autopistas, ya que en caminos sinuosos el centro de gravedad más elevado sí nos avisa inmediatamente cuando vamos más rápido de lo que debiéramos.

Adicionalmente, los consumos son razonables sin llegar a ser excelentes. BMW anuncia unos optimistas 17.3 km/l, la realidad es que nosotros no logramos más de 12 km/l, aun utilizando el modo ECO PRO.

 

Conclusión

Es un hecho que el BMW Serie 2 Active Tourer no se convertirá en el próximo super ventas de la marca, a decir verdad creemos que veremos pocos en las calles. No es que el producto tenga algo mal, al contrario, es una propuesta inteligente e interesante, pero el asunto es que los monovolúmenes compactos simplemente no son muy socorridos en nuestro mercado.

Sin embargo desde el punto de vista del producto y lo que viene por parte de BMW es tremendamente relevante y nos deja claro que aunque los próximos Serie 1 y X1 vayan a cambiar a tracción delantera, no perderán el carácter deportivo y alegre que caracteriza a la marca, al tiempo que podrán ofrecer interiores bastante más espaciosos y flexibles.

De cualquier manera, si te consideras un comprador muy racional, el Serie 2 Active Tourer es una propuesta sumamente interesante.

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas