Test drive

Manejamos el Audi A1 Sportback 2016

El vehículo ideal para andar de lujo en cualquier urbe.

Manejamos el Audi A1 Sportback 2016

Antecedentes

El Audi A1 desde que salió al mercado a nivel mundial, ha recibido cambios ligeros y muy conservadores, pero se mantiene sobrio y atractivo para competir directamente contra el MINI de 5 puertas.

Específicamente el A1 Sportback, el cual fue presentado en noviembre de 2011 y que obtiene el nombre “Sportback” por ofrecer cinco puertas, ya se encuentra en su medio ciclo de vida, por lo que recibe una actualización plenamente estética, no encontramos ninguna modificación debajo el cofre.

Existen varias versiones que arrancan desde los 318,400 con motor de 1.4L hasta los 439,900 pesos con mecánica de 1.8L de 192 caballos. Sin embargo el modelo que estamos probando es la Ego S-Tronic con motor de 1.4 L.

Características técnicas y mecánicas

Como comentábamos anteriormente mecánicamente no tuvo cambios, sigue con el mismo motor de 1.4L turbo de cuatro cilindros con 125 Hp y 147 Lb-pie de torque. La transmisión es S Tronic automática de siete velocidades con modo manual.

Referente a otros datos tenemos que la suspensión delantera es McPherson independiente con barra estabilizadora, mientras que atrás es de eje torsional con ruedas tiradas y resortes. La dirección es electromecánica. El sistema de frenos es de disco en las cuatro ruedas.

En el rubro de seguridad posee ABS, bolsas de aire frontales para conductor y acompañante, delanteras laterales y para la cabeza. Así como control de tracción y estabilidad.

Diseño exterior

Primeramente tenemos que ostenta nuevos faros LED, ahora la parrilla es más ancha lo que transmite una sensación de mayor agresividad. Asimismo atrás se renovaron las calaveras, las cuales también son LED.

No obstante se modificaron tanto adelante como en el área posterior las fascias, esto provocó que la longitud total del vehículo aumentara hasta los 3973 mm. Finalmente los rines son de cinco brazos de 16 pulgadas.

Interiores y equipamiento

Al estar dentro se respira que estás en un auto premium, a pesar del reducido tamaño, el atractivo diseño que ofrece como la buena calidad de materiales, te hacen sentir lo bien hecho que está este hatchback de lujo.

Algo a destacar es el sistema de infoentretenimiento con pantalla plegable, no es táctil, se controla con los botones que están justo en la parte media de la consola central, operarlo es algo complicado por lo que nos hubiera agradado que fuera más amigable - ofrece la posibilidad de tener sistema de navegación pero ese es con un costo extra. Ofrece conexión bluetooth para enlazar tu smartphone, ofrece radio AM/FM y para reproducir música es únicamente por bluetooth, CD o tarjeta SD. No ostenta auxiliar ni USB, para éste último se requiere un cable especial para conectarlo en la entrada situada en la guantera. En cuanto a la fidelidad del audio ésta es genial, gracias a que es traído por la firma Bose.

Por otra parte destaca el atractivo quemacocos, iluminación interior LED, volante deportivo con controles de operación, aire acondicionado automático. Además cuenta con descansabrazos para el conductor que en viajes largos se agradece mucho, luces automáticas y encendido como apertura de puertas presencial.

El espacio para plazas traseras es justo, el área para las piernas es muy reducida. Cuatro pasajeros pueden viajar bien en un tramo corto, pero no lo recomendamos para un trayecto largo.

Manejo

Primeramente la respuesta del acelerador se comporta un poco sonso, ya sea en modo Eco o Normal –entendemos que es por una razón de rendimiento- pero al momento de estar en un semáforo y éste cambié a verde, el auto tarda en despegar por lo que llega a desesperar, obligándonos a pasar a modalidad Sport. En éste, el auto muta por completo, por lo que el comportamiento es muy ágil, brioso e ideal para rebasar a placer, justo lo que esperas de este vehículo al momento de subirte por primera vez.

Los cambios de la transmisión son cortos como precisos, ya sea en modo automático como manual, esto es gracias principalmente al buen trabajo del doble clutch.

La suspensión es algo dura y bastante alta, no tuvimos problemas con los baches. Si la comparamos con la de un MINI, mil veces preferimos está. No obstante algo que si cambiaríamos es el perfil tan delgado de las llantas pues sentimos que en cualquier momento se podría dañar cualquiera de los rines de 16”.

El trabajo de la dirección es genial pues retroalimenta muy bien el camino, pues da una seguridad sin igual que se palpa en cada giro del volante.

Con respecto a desempeño tenemos que acelera de 0 a 100 Km/h en 9 segundos y la velocidad tope es de 200 Km/h. Ofrece tres modos de manejo a través del sistema de Audi Drive Select, éstos son Efficiency, Auto y Dinamic. Utilizamos los tres y si notamos un comportamiento diferente en cada uno, siendo el Dinamic, el que más nos gustó por ser el más divertido. En modo  Efficiency el sistema Start-Stop funciona a la perfección, el motor se apaga al detectar que el auto está detenido y en una pendiente elevada no tienes que preocuparte, pues nunca se va hacia atrás, dado que los frenos se aplican muy bien para que puedas arrancar sin problema. A nosotros nos desagrada mucho este dispositivo, pero es cuestión de acostumbrarse y según ayuda al consumo de combustible, aunque nosotros no vimos gran diferencia.

Y ya que estamos hablando de este tema, el rendimiento de combustible promedio que nos dio utilizando el aire acondicionado y manejándolo en condiciones normales –acelerando a placer y la mayoría del tiempo en Sport- fue de 14 Km/l.

Conclusión

En general el Audi A1 Sportback se comporta muy bien, es magnífico manejarlo y para nosotros es el vehículo ideal para la ciudad pues es pequeño, rápido y con un equipamiento de lo más completo. Su diseño aunque ya tiene unos años se mantiene vigente, es más conservador que un MINI en este aspecto, pero definitivamente lo preferimos como auto de diario, pues es más cómodo por el trabajo suave de la suspensión y para llevar a cuatro pasajeros

Audi A1 Sportback 2016 a prueba

Jorge Blancarte recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos