Test drive

Manejamos el Audi Q3 2016

Ligera actualización estética cuya gran novedad es la incorporación del motor 1.4L Turbo

Manejamos el Audi Q3 2016

Antecedentes

El Audi Q3 para 2016, recibe una ligera actualización estética que podemos notar principalmente en los faros que cuentan con un diseño ligeramente más plano, nuevas fascias y parrilla ahora con un marco en color aluminio mate bastante más grueso, al tiempo que pierde esas barras verticales cromadas que tenía antes.

Sin embargo, la gran novedad se encuentra bajo el cofre, en donde ahora encontramos un propulsor 1.4 litros Turbo acoplado a una transmisión S-Tronic de doble clutch como conjunto mecánico base.

Características técnicas y mecánicas

La versión que probada es la 1.4 TFSI S-Line, la mecánica turbo de inyección directa entrega 150 hp y 184 lb-pie de torque que a través de una caja de doble clutch y seis velocidades envía la potencia al eje delantero. Cuenta además con sistema Start & Stop con la intención de mejorar el rendimiento de combustible.

Es importante saber que el Audi Q3 todavía no migra a la plataforma MQB de nueva generación que ya emplea la gama A3. Lo anterior quiere decir que está construido sobre la plataforma PQ35, que debutara en el ya lejano 2003 con el Volkswagen Golf de quinta generación.

Esta plataforma, si bien es cierto en términos de rigidez, manejo y seguridad es más que competente, tiene el inconveniente de ser bastante más pesada que las de nueva generación. Concretamente el Q3 2016 pesa 1,405 kilos, 230 más que un A3 con la misma motorización.

En materia de seguridad encontramos: bolsas de aire, ABS, controles de estabilidad y de tracción, asistente de arranque en pendientes, sensores de estacionamiento acústicos tanto frontales como posteriores, aunque se extraña la cámara de reversa.

Confort

El habitáculo es virtualmente igual que antes, se mantiene la buena calidad de materiales, aunque hablando del ensamble encontramos más ruidos en el interior de lo que nos habría gustado. Asimismo, algunos mandos como los del climatizador automático de dos zonas que parecen para el control de un quemador de estufa o los del MMI ya se sienten algo viejos.

En general el nivel de equipamiento es bueno, destacando los asientos forrados en cuero nappa, pantalla a color ubicada en la parte central superior del tablero que se puede plegar, aunque a diferencia del A3 es de accionamiento manual. Volante multifunción, quemacocos panorámico, navegador e interfaz bluetooth completan la lista.

Un elemento de comodidad faltante que vale la pena señalar es el sistema de acceso y arranque mediante llave inteligente, algo ya obligado para los vehículos del segmento premium.

Por su parte, el espacio interior es suficiente para cuatro ocupantes adultos, mientras que el área de carga ofrece unos muy decorosos 460 litros, aunque en contra tenemos que decir que no ofrece tapa para ocultar lo que llevamos, o por lo menos nuestra unidad de pruebas no la incorporaba.

Manejo

Tras el volante el primer aspecto que hay que señalar es que encontramos bastante turbolag, sensación que puede llegar a producir ansiedad, sobre todo cuando vamos a incorporarnos a una vía rápida. Una vez superadas las dos mil vueltas y ya con la asistencia del turbocargador, la potencia es suficiente e incluso podemos calificar de ágil al Q3. Esto último también se debe en gran medida a que la transmisión S-Tronic es muy rápida y eficiente.

La calidad de marcha y refinamiento no tienen queja, el Audi Q3 entrega los niveles de comodidad y performance esperados en el segmento premium, asimismo al transitar por caminos sinuosos destaca el aplomo y confianza con el que se planta, siempre dejando la sensación que el límite de agarre se encuentra todavía muy lejos.

Otra de las novedades para esta actualización es la incorporación del Audi Drive Select, que permite elegir entre 4 programas de manejo, dentro de los que destacan: Efficiency, Confort Dynamic y Auto, que dependiendo del que hayamos elegido modifica la respuesta de dirección, motor y transmisión para ofrecer una marcha ya sea más deportiva, cómoda o enfocada en la eficiencia. Es menester destacar que el mejor rendimiento que logramos en ciudad se ubicó entre los 8.5 y los 9 km/l, mientras que en carretera subió a 13 km/l.

Conclusión

El Audi Q3 2016 recibe esta actualización en aras de mantenerse vigente hasta en tanto llegue su nueva generación que se beneficiará de la plataforma MQB, la gran noticia es la llegada del motor 1.4 litros a las versiones base, que aunque tiene más turbolag del que nos gustaría, una vez que el turbo entra en acción se desempeña muy bien y le confiere un comportamiento incluso alegre.

Se extrañan algunos elementos de equipamiento como el sistema de llave inteligente o la cámara de reversa y ciertamente el interior luce algo veterano cuando lo comparamos con los Audis más nuevos, sin embargo la experiencia en general es buena.

 

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos