Test drive

Manejamos el Honda Accord 2016

Un veterano sedán que se defiende como gato boca arriba, con buenas prestaciones pero un diseño demasiado sobrio

Manejamos el Honda Accord 2016

Antecedentes

El Honda Accord que hoy es uno de los pilares de la marca nace en 1976 en Japón, el origen de su nombre significa “Acuerdo” entre la compañía, la sociedad y el auto.

El primer Accord hace 40 años tenía 68 hp de poder, hoy tiene 278 hp.

Únete a la conversación en Trunk, la primera comunidad automotriz en español.

Nuestro modelo de evaluación es un ejemplar de la novena generación que fue presentada en 2013, es decir este modelo que está justo en la mitad de su vida útil acaba de recibir un faceilft.

 

Características Técnicas y Mecánicas

Porta un V6 de 3.5 litros es capaz de generar una potencia de 278 hp en el rango de las 6,200 rpm. La fuerza de torque es de 252 lb-pie a las 4,900 revoluciones.

Cuenta con las tecnologías de gestión valvular llamada i-VTEC y ofrece el sistema Eco Assist para un manejo orientado al bajo consumo y a la menor generación de contaminantes. La transmisión es una automática tradicional de seis cambios, a diferencia de la CVT que portan los modelos de cuatro cilindros

El esquema de suspensión es el común en ese segmento, es decir McPherson en el eje delantero, y Multibrazo en el trasero, los frenos son de disco en las cuatro esquinas y en materia de seguridad cuenta con: ABS, Control de tracción y asistente de cambio de carril. Ofrece seis bolsas de aire (frontales delanteras, laterales y de cortina).

Las dimensiones son (mm): Largo: 4880, Alto: 1475, Ancho: 1850, Dist entre ejes: 2775, Peso: 1619 kg.

Una de las características más notorias de este modelo es la nueva parrilla con una identidad más marcada y toda la óptica exterior –delantera y trasera- es Full Led y un nuevo diseño de rines de aluminio.


Confort

Al ser la versión más costosa encontramos tapicerías de piel, asientos eléctricos, quemacocos, aire acondicionado programable bi zona, un habitáculo espacioso, cómodo y además con una cajuela inmensa y lo más importante una total conectividad con nuestro teléfono.

Últimamente uno de los rubros más importantes en la decisión de compra de un auto es la conectividad con los “smartphones”, esta asignatura Honda la pasa con muy buenas calificaciones ya que ofrece un sistema de Infoentretenimiento completo y además fácil de usar.

Compatibilidad con Apple CarPlay para los iPhones, o Android Auto

En el tablero encontramos dos pantallas centrales, la más pequeña nos brinda algunas informaciones del comportamiento del auto, y son los monitores de las cámaras de reversa (con tres ángulos de visión programables) y de la cámara lateral colocada en el retrovisor del lado derecho, que se activa automáticamente cuando accionamos la direccional hacia ese lado, o la programamos para que siempre esté dando la imagen lateral del auto (aun en movimiento hacia el frente), esto puede ser una gran distracción, pero aprendiendo a convivir con ella, es una gran asistencia que creo que se debería usar cada vez más. Un poco más abajo encontramos una pantalla táctil de 7 pulgadas que nos brinda toda la información sobre el sistema de navegación, o del estatus de reproducción de música, sea de alguna emisora de AM o FM, de un disco compacto, ¡sí, aun hay aferrados que los usan!. En la mencionada pantalla podemos “ver” algunas funciones de nuestro teléfono, si la conexión es via Bluetooth, podremos manipular los contactos del directorio, así como podremos reproducir la música almacenada. En el caso que elijamos vincular nuestro “smartPhone” de manera alámbrica mediante un cable conectado al puerto USB, accedemos inmediatamente a compatibilidad con Apple CarPlay para los iPhones, o al Android Auto para los teléfonos compatibles con ese sistema y podemos “espejear” algunas funciones de nuestros teléfonos, en mi caso un iPhone, y en la pantalla despliega íconos con las bibliotecas musicales, Google maps, mensajes de texto que son leídos por el sistema Siri Eyes Free, además de que se pueden acceder a comandos por voz.

Manejo

Haciendo unas cuentas matemáticas mentales obtenemos rápido el resultado de una ecuación interesante, es decir, si por un lado tenemos un tren motor que nos entrega casi 300 hp, y por el otro una masa de 1,600 kilos, el resultado se dibuja en nuestra sonrisa inmediata al descubrir la relación peso potencia.

Porta un V6 de 3.5 litros dotado de la familia “Earth Dreams”

Hoy por hoy estamos acostumbrándonos a motores de un poco más de un litro, con potencias que rondan los 100 hp, bueno pues aquí tenemos casi el triple, y eso hay que explotarlo

Nuestro vehículo de prueba tiene, como ya lo comentamos un V6 de 3.5 litros dotado de la familia “Earth Dreams”, y con un sistema de asistencia al conductor para lograr un manejo más eficiente, llamado ECON, y que puede ser activado – o desactivado en su caso- pulsando un botón en el tablero.

¿Cómo funciona el ECON?

Es muy simple su explicación, cuando el sistema está activado en los costados del velocímetro se localizan dos señales lumínicas, que al momento de pisar el acelerador se iluminan de un azul intenso, al momento de reducir la aceleración dichas luces mutan camaleónicamente a verde, también hay un dial digital que nos va informando de la cantidad de litros consumidos con el ritmo que llevamos.

En cuidad el manejo es recomendable utilizando la opción ECON, pero cuando salimos a carretera, es mejor olvidarse de ella, para poder sacarle el mayor jugo disponible a nuestros casi 300 equinos.

El esquema de suspensión es el tradicional en este segmento, es decir McPherson adelante y multibrazo atrás, hace algunos años este modelo podía presumir que era de los pocos sedanes medianos que tenía suspensión delantera de doble horquilla, que desapareció en esta generación, lanzada en 2013, pero siendo honestos no se extraña. Si bien la puesta a punto está más orientada al confort que al desempeño deportivo. Cuando el Honda y yo llegamos a una zona sinuosa, muy usada en el Campeonato Nacional de Rallies por el trazo demandante de la carretera, el Accord me dejó un agradable sabor de boca, ya que por más cerrada que fuera la curva, me respondía, si bien había un poco de “rol” de la carrocería y las llantas se quejaban un poco, el torque del V6 siempre respondió, y salimos avante de todas esas curvas cerradas, en una que otra presentó cierto grado de subviraje, pero es completamente entendible dadas las características de tracción y el reparto de pesos, evidentemente no es un vehículo de carreras, ni nunca ha pretendido serlo, pero dinámicamente es capaz de hacer un 200% más en una carretera divertida, de lo que sus futuros compradores le exigirán.

El aislamiento interior es muy bueno, y la sujeción lateral de los asientos también es notable, en definitiva, un Accord V6 en buenas manos le puede dar un susto a un coche del doble de precio.

Únete a la conversación en Trunk, la primera comunidad automotriz en español.

Conclusión

Una compra racional, a mi gusto el V6 está un poco sobrevaluado, pero en definitiva una buena opción en un mercado competido férreamente, en donde el Ford Fusion, el Mazda6 (que cambiará pronto) el renovado Nissan Altima, el VW Passat, sin olvidar a su eterno rival el Toyota Camry, y que se suman nuevas propuestas de las marcas coreanas coreanas como el KIA Optima o el Hyundai Sonata.

Un producto coherente, muy racional y serio, enteramente funcional al cual no le vendría mal un poco de carga emocional como ya lo hicieron en el Civic, paso a paso.

 

Alejandro Konstantonis recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos