Test drive

Manejamos el Chevrolet Sonic 2017

Diseño más refinado y un manejo balanceado.

Manejamos el Chevrolet Sonic 2017

Antecedentes

El Chevrolet Sonic actualmente es uno vehículos más vendidos y para mantenerse en ese rubro como para ganar más seguidores, se renueva estéticamente para 2017. Los cambios principales son en diseño exterior, habitáculo y por supuesto equipamiento.

El tren motriz se mantiene igual que el modelo anterior, sin sorpresas en ese rubro.

Probamos el modelo sedán que se comercializa en cuatro versiones, la que estuvo en nuestras manos fue la denominada premier.

Características técnicas y mecánicas

El motor del Chevrolet Sonic 2017 es un 1.6 L de cuatro cilindros. La potencia es de 115 caballos y posee un torque de 114 Lb-pie. La caja es automática de seis, aunque existe una manual de cinco velocidades en versiones inferiores.

La dirección es electroasistida; entre tanto los frenos son de disco adelante como tambor atrás.

En cuanto a los elementos de seguridad activa como pasiva tenemos bolsas de aire frontales como laterales para conductor y acompañante. Frenos ABS al igual que el sistema de asistencia OnStar.

Interior y equipamiento

Con un nuevo diseño de consola como tablero, el Chevrolet Sonic luce más fresco y atractivo por la combinación de colores gris, negro y metálico. La calidad de materiales mejoró, los plásticos en general se sienten bien al tacto, sólo el de color negro situado en puertas como en la parte baja de la consola central podría medrar un poco. La tela de los asientos nos gusta como se ve, al igual que la composición de tono negro con gris y blanco en las costuras.

Destacan del equipamiento el volante con controles de audio como Bluetooth, el porta lentes del lado conductor en el techo (justo entre poste A y B), el compartimento “oculto” para guardar como conectar tu Smartphone o reproductor mp3, unos funcionales portavasos así como luces frontales con tecnología LED.

Mención aparte se merece el sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 7” que consta de Chevrolet MyLink, el cual ofrece conectividad con Apple Carplay y Android Auto. Éste funciona a la perfección, es fácil de usar, amigable como intuitivo.

Sobre las cosas que no nos gustaron son: la ubicación del espacio para colocar la llave de encendido -normalmente se encuentra junto a la consola central cerca de la columna de la dirección- la del Sonic está justo detrás del volante. Otro punto es que sólo se cuenta con una luz interior para iluminar todo el habitáculo y se localiza al frente del auto, por lo que las plazas traseras no tienen y esto complica ubicar cosas en caso de pérdida de un objeto en la noche. Una segunda luz estaría bien o que la única luz estuviera en medio aminoraría mucho el problema.

La cajuela es bastante amplia de 466 litros

Y si eso no te alcanza puedes acostar los asientos posteriores para meter más cosas, cabe aclarar que los asientos son 60/40.  Esto es versatilidad que se agradece y mucho.

Manejo

Generalmente cuando probamos un auto los resultados llegan a ser extremos en cuanto a manejo se refiere, es decir, puede que nos encontremos con un vehículo con una respuesta de motor lenta; mientras que por otra parte se tiene un auto ágil como rápido, pocas veces se logra el punto medio de ambos mundos. Y justo el Chevrolet Sonic es lo que nos ofrece en cuanto manejo, pues la aceleración es buena sin ser sonsa pero tampoco exagerada. El trabajo del acelerador es balanceado pues nos permite rebasar con facilidad y moverte con facilidad al cambio de luz del semáforo.

Ya sea en modo manual como automático la caja da los cambios rápidos cuando se le exigen y no se percibe desequilibrada.

El rendimiento de combustible ofrece un consumo promedio de 14.5 Km/l, que si lo cuidas puede darte mucho más. 

En otro apartado tenemos que algo que disfrutamos mucho en este Sonic es la suspensión, si hay algo que se agradece y se disfruta a cada giro de la rueda, al pasar por cualquier tramo del camino, es lo bien que trabaja al absorber los baches u hoyos, es ideal para las calles deformes de la megalópolis.

Aquí quisiera hacer un paréntesis y aclarar que, en topes como pendientes de banqueta altos, el Sonic, sí llega a raspar en la parte frontal. Esto no es problema de la suspensión sino de un plástico de protección que tiene la fascia en la parte baja de la misma.

Finalmente tenemos que la dirección que es suave y cómoda para moverte en el tránsito, a altas velocidades retroalimenta bien sin queja alguna.

Respecto de los frenos, éstos funcionan adecuadamente, el viaje del pedal es exacto y no se siente esponjoso en ningún momento.

Conclusión

El Chevrolet Sonic ofrece buen equipamiento, espacio y el manejo es de lo más balanceado.

Es un producto que va a la mitad de su ciclo de vida, por lo que es un producto ya maduro

El rediseño al que fue sometido lo hace verse más llamativo como refinado.

Al ofrecerse en carrocería en hatchback como sedán, al igual que transmisión manual como automática, le da la oportunidad de llegar a diferentes clientes, a mí en lo particular me gustó más la versión sedán, tanto por espacio como versatilidad y por supuesto con caja automática para el tránsito del día a día.

Es buena compra si no eres amante de los autos japoneses como el Nissan Versa y buscas un mejor desempeño; además de ser un producto muy diferenciado en cuanto a equipamiento como un Volkswagen Vento.

Los peros ya los mencionamos anteriormente y son detalles que te acostumbras o llegar a odiar.

Jorge Blancarte recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos