Manejamos la Aprilia Tuono V4 1100 2017
22-06-2017 Tiempo de Motos

Manejamos la Aprilia Tuono V4 1100 2017

Manejamos la versión civilizada de la superbike italiana en pista.

¿De dónde viene Aprilia?

La marca de Noale -el norte de Italia- se fundó en 1945 y a lo largo de su historia ha tenido una fuerte presencia en las competencias de dos ruedas, tanto dentro como fuera de la pista. Esto se ha traducido en un impresionante récord de 54 títulos mundiales entre los que destacan los tres campeonatos de World Superbike de los años 2010, 2012 y 2014.

Aquí es donde queremos poner más atención por ahora pues para participar en este campeonato internacional, es necesario crear una versión de calle de la moto, es decir que las que compiten se desprenden de una versión de producción que se puede utilizar sin problema todos los días con algunas diferencias en materiales y por ejemplo un escape más silencioso. A diferencia de una MotoGP que lo único que tiene en común con una moto normal es que tiene dos llantas y un motor.

El producto al que nos referimos es a la Aprilia RSV4 de la cual se desprende el producto en cuestión, la Tuono V4. Se trata de una versión “civilizada” de la superbike con un manillar más alto, menor carenado y un poco menos de potencia; un producto que pertenece al segmento de motos llamado Street Fighter.

Para este año modelo 2017, tanto la RSV4 y la Tuono V4 recibieron mejoras importantes en la parte mecánica y electrónica que las hacen más rápidas, eficientes y divertidas de conducir, así que viajamos hasta Austin, Texas para pasar todo un día probándolas en el Circuito de las Américas o COTA, la sede de los Grandes Premios de MotoGP y Fórmula 1.

¿Qué hay de la parte mecánica?

El cuadro está fabricado en aluminio y tiene la particularidad de poderse modificar tanto el movimiento del basculante trasero como inclusive la posición del motor, además de los ajustes “tradicionales” que incluyen la precarga de las suspensiones -delantera y trasera- como de altura.

El motor se desprende del que utiliza la RSV4, pero en lugar de quedarse con “sólo” 1,000cc -debido a la regulación del World Superbike- en este caso encontramos que se amplía a los 1,100cc (1,077 en realidad) para ganar torque aunque se sacrifique un poco de velocidad de giro del mismo y por ende caballaje. Esto significa que en lugar de producir los 201 hp de la RSV4, en la Tuono entrega 175 pero la entrega la realiza más rápida y la relación final es más corta para sentirse más ágil a baja velocidad y no llegar a tan alta velocidad final.

El conjunto mecánico ha sufrido muchos cambios internos para este 2017 que no se pueden ver pero que sí se sienten al conducir como los pistones, resortes de válvulas y apoyos del cigüeñal que son más ligeros y las camisas que cuentan con un revestimiento de menor fricción.

Otras diferencias las encontramos por ejemplo en el sistema de escape, el cual ahora cumple con los requerimientos de la norma Euro 4 pero que no deja de asombrar con ese característico sonido de motor en V metálico, grave y sin duda muy agradable, el cual además retumbaba en la pista durante nuestras pruebas.

¿Qué es el a-PRC y en qué mejora?

Encontramos la cuarta generación del sistema Aprilia aPRC (Aprilia’s Performance Riding Control) que engloba todas las asistencias electrónicas como el control de tracción, el Wheelie Control y el ABS -que ahora cuenta con la función de curveo. Gracias a este nuevo sistema y al acelerador electrónico (cuyo sensor está colocado directamente en el puño), encontramos tres modos de manejo que modifican la entrega de poder: Sport, Track y Race que se suman a los distintos pasos de cada una de las asistencias: tres para el ABS, tres para el Wheelie Control e impresionantes ocho niveles para el control de tracción, todos modificables sobre la marcha o sea que no necesitas detenerte para cambiar entre ellos sino ya sea mediante los interruptores de + y - en el manillar del lado izquierdo o -si se tiene conectividad Bluetooth con el casco, mediante comandos de voz.

Adicionalmente encontramos que la Aprilia Tuono V4 1100 2017 ahora cuenta con asistente de cambios ascendentes como descendentes, una diferencia contra el modelo anterior.

RR vs Factory

Al igual que el modelo anterior,  el año modelo 2017 la Tuono V4 1100 se ofrece en dos versiones: RR y Factory. Las diferencias están en la pintura sí, pero todavía más importante en los rines de aleación y la suspensión Öhlins que sí hacen una gran diferencia en la conducción, sobre todo a la entrada y a mitad de curva. Simplemente la Factory se mantiene impecable mientras la RR puede llegar a moverse un poco más y los cambios de dirección no son tan rápidos.

¡Adiós a los relojes análogos!

La Tuono V4 2017 utiliza una pantalla a color que es muy fácil de leer incluso con la luz pegándole directamente, que sustituye a los relojes análogos y a la pequeña pantalla de cristal líquido de su predecesor. Por supuesto que al tener esta nueva pantalla significa que la información que se muestra es completamente personalizable. Dependiendo del modo de conducción que hayamos seleccionado, se le dará prioridad ya sea al tiempo de vuelta (modo Race), las revoluciones o la velocidad, todo de forma muy orgánica y fácil de entender.

Asimismo esta pantalla a color trae ventajas sobre la selección del nivel de asistencia y para esto también se ha cambiado el dial del lado izquierdo del manillar que ahora fue sustituido por un pequeño Joystick que queda justo a la mano para modificar lo que gustemos sobre la marcha.

El manejo

La Tuono fue la primer moto que manejamos en el día y de hecho empezamos desde la parte más baja, es decir, con la versión RR. Nos tomó unas cuantas vueltas acostumbrarnos a la impresionante respuesta del acelerador y por supuesto al complicado trazado del Circuit of the Americas (COTA). Iniciamos con los controles en su máxima alerta y poco a poco fuimos retirando pasos del control de tracción y del Wheelie Control. Éste último nos sirvió para realmente comprender la explosividad del motor V4 de la Tunono y es que inclusive en tercera velocidad la llanta delantera se despegaba del suelo al acelerar bruscamente, salvándonos de un posible accidente o un “caballito” inesperado. Conforme avanzaban los hits, tomamos más confianza y redujimos el Wheelie Control al mínimo, el Nivel 1, y aquí fue cuando realmente notamos lo maravilloso del sistema pues si bien permite que la rueda delantera se levante bastante del suelo, tienes muy buen control con el acelerador para medirlo, permitiendo que vaya “flotada” durante aceleraciones.

La posición de manejo de la Tuono nos resultó muy familiar pues estamos acostumbrados a motos más bien de calle, con un manillar elevado y posición más cómoda. Pero gracias al angosto asiento y posición de los posapies también nos pudimos mover bien de lado a lado para disfrutar de la pista.

Las Pirelli Diablo Corsa de la versión Factory no dejaron de sorprendernos con un agarre increíble en curvas, tracción al salir de cada una y mucha confianza para giro al circuito llevar más lejos los puntos de frenada.

Conclusión

La gran diferencia contra su hermana mayor, la RSV4 definitivamente está en la usabilidad -pues fácilmente se puede utilizar todos los días- pero sobre todo en la entrega de poder que encontramos desde la parte baja del tacómetro y de forma más lineal todavía (los cambios mecánicos del modelo 2017 ya han logrado que esto fuera más lineal que respecto al modelo anterior).

Al final del día nos divertimos muchísimo con esta moto y aunque definitivamente este era más el ambiente para la RSV4, creo que en el día a día es la moto que yo tendría en mi garage pues no sólo ofrece un gran desempeño en la pista sino que es más fácil de vivir con ella.

Galería Aprilia Tuono V4 1100 2017

Aprilia Tuono V4 1100 2017

1 de 15

¿Qué opinas? Cuéntanos