Peugeot 3008 2018 debuta
26-06-2017 Lanzamientos

Peugeot 3008 2018 debuta

Refinada, atractiva y muy equipada, tanto como para darle un susto a las premium

El Peugeot 3008 de segunda generación debutó apenas hace un año, con una oportunidad meses después de tener un primer contacto en Bolonia, Italia.

Hace un par de meses, la 3008 hizo historia en el marco del Auto Show de Ginebra al coronarse como European Car of The Year 2017, convirtiéndose en el primer SUV en la historia en conseguir el prestigiado reconocimiento.

Atrás quedó esa controvertida apariencia entre monovolumen, hatchback y SUV que tenía la 3008, las formas ahora son bien definidas, agresivas e incluso dramáticas, muy ad hoc con lo que se espera para un vehículo del segmento, pero con la frescura y atractivo que suelen tener los diseños franceses.

Fabricado sobre la nueva plataforma EMP2, el nuevo 3008 es 8 cm más largo que su predecesor, con un total de 4.4 metros, que se traduce en mejor espacio interior y un área de carga 90 litros mayor, para un total de 520 litros. Aún con lo anterior, el peso promedio se redujo en 100 kilogramos. A nivel de dimensiones, se coloca como una de las más pequeñas de la categoría, ligeramente por arriba de la SEAT Ateca que mide 4.36 m, aunque lejos de la CR-V que mide 4.6 o la nueva Tiguan que mide 4.7 m.

Llega con dos motorizaciones, ambas turboalimentadas y asociadas a una transmisión automática de seis velocidades con modo manual que se controla vía unas paletas de cambio detrás del volante, una es la vieja conocida planta de poder de 1.6 litros con 165 hp y 177 lb-pie de torque que entrega un rendimiento combinado de 13.7 km/l, así como un diésel de 2.0 litros con 150 hp y unas impresionantes 273 lb-pie de torque y que además ofrece un sobresaliente rendimiento de 20.8 km/l.

Todas las versiones equipan ABS, ESP, Control de tracción (con 5 modos de funcionamiento) y 6 bolsas de aire.

Interior casi premium

Si el exterior de la Peugeot 3008 2018 luce atractivo y distintivo, el interior es esa misma historia pero potenciada varias veces.

Lo primero que nos recibe es una cabina envolvente, visualmente muy impactante y con un nivel de materiales y armado sobresaliente, está dominada por dos grandes pantallas a color de alta resolución, este nuevo concepto de habitáculo se denomina i-Cockpit y merecería un artículo aparte. Sin embargo en resumen se trata de una pantalla fija y flotante (al estilo de BMW o Mazda) táctil de 8” al centro del tablero desde donde se despliega información relacionada con el sistema de audio, navegador, interfaz con el teléfono móvil (con compatibilidad para Apple Carplay y Android Auto) y algunas otras funciones. Dicha pantalla se complementa de otra, de 12.3 pulgadas que sustituye al cluster de instrumentos (Como el Virtual Cockpit de Audi) y desde donde se grafican las asistencias a la conducción, velocidad, navegación y computadora de viaje, todo mediante gráficos y animaciones muy atractivos.

Se mantiene esa arquitectura de tablero tridimensional, con un volante pequeño con las partes superior e inferior achatadas que dejan en segundo plano al increíble display que mencionaba anteriormente.

La parte central del tablero está dominada por una botonera que nos recuerda mucho a una aeronave, en donde cada botón es un acceso directo a alguna de las funciones que se despliegan en la pantalla táctil central, como el climatizador que es automático de dos zonas.

La palanca de cambios es by-wire, muy parecida a lo que nos tiene acostumbrados BMW y cuyo funcionamiento se asemeja más al de un Joystick. Por último encontramos dos portavasos y un espacio destinado para el celular que cuenta con cargador por inducción.

Equipamiento como de marca de lujo e incluso superior

La Peugeot 3008 no solo viene a competir contra Honda CR-V, Mazda CX-5 o VW Tiguan, sino que apunta a robar algo de la clientela de Audi Q3, BMW X1 y Mercedes-Benz GLA, aquellos compradores que sean racionales y capaces de ver más allá de la potencia de los emblemas premium.

Y es que en las variantes tope de gama la 3008 2018 ofrece equipamiento que las de lujo dejan como opcional claro con un cargo adicional considerable e incluso, algunos elementos que tendríamos que escalar a segmentos muy superiores para encontrarlos.

Empezando por los asientos con masajes, el modelo francés ofrece en las variantes un sistema neumático de ocho compartimientos, un sistema de aromaterapia con diferentes fragancias (como de Serie 7 o Clase S) y un sistema de audio firmado por la marca Hi-End FOCAL, con 10 bocinas.

Adicionalmente, incorpora tecnologías de seguridad como Frenado Activo con alerta de colisión, sensor de punto ciego, alerta activa de cambio de carril, faros full LED, Park Assist y cámara de 360°.

El Manejo

Un diseño atractivo, un habitáculo moderno y bien logrado o bien, todo el equipamiento posible no son suficientes para apuntar a lo más alto de su categoría y más difícil sería intentar robar clientes de las marcas premium.

Sin embargo, en el tiempo que pudimos probarla, demostró que tiene argumentos sólidos en materia de manejo. Se planta muy bien y es capaz de rodar con aplomo y confianza a velocidades muy elevadas, incluso al exigirle mucho más de lo que los consumidores promedio lo harán, demostró un comportamiento muy neutral y predecible, presentando un leve subviraje muy al límite.

Probamos la de motor a gasolina y es cierto que las aceleraciones no son para pegarte contra el respaldo, pero la capacidad de respuesta y de recuperaciones es más que buena. Asimismo, otros dos aspectos a resaltar son la dirección que comunica y retroalimente adecuadamente y el sistema de frenos que se percibe muy efectivo.

Por lo que hace a dinámica de conducción, la 3008 en definitiva se coloca dentro de lo mejor del segmento, si no es que la mejor, con un sabor más deportivo y alegre que sus rivales más grandes y espaciosos como CR-V o Tiguan que tienen un enfoque más familiar.

No todo es perfecto

Decir que todo es perfección en el Peugeot 3008 2018 sería mentir, es cierto que luce muy bien y el manejo es sobresaliente al igual que el equipamiento, pero el diseño tan dramático en el interior produce cierta sensación de encierro e incluso en el asiento del copiloto, hay poco espacio para las rodillas si se quiere dejar un sitio digno a los ocupantes posteriores, que aun así sufrirán un poco, porque no se pueden meter los pies debajo del asiento delantero. En resumen, con todo y la ganancia en dimensiones, el espacio interior es reducido, lo que definitivamente lo ubica como una opción atractiva para un uso personal, pero en desventaja si se requiere espacio para toda la familia.

Adicionalmente, un pasajero alto, seguro tendrá problemas de espacio para la cabeza sin importar en que asiento se ubique. Asimismo, ofrece solamente un puerto USB, un error en estos tiempos en que todo mundo quiere recargar sus dispositivos móviles.

Por último, el nivel de precios la deja algunas de las versiones fuera del mercado en comparación con sus rivales de marcas generalistas, por lo que las más altas buscarán atacar a las premium como ya mencionaba anteriormente, un reto nada sencillo, pero en donde la 3008 tiene argumentos tanto por tecnología, manejo y diseño. Solo resta ver si los clientes que buscan las opciones de lujo están dispuestos a considerar un Peugeot..

Galería Peugeot 3008 2018

Peugeot 3008 2018

1 de 15

¿Qué opinas? Cuéntanos