Manejamos el Audi S5 2018
23-11-2017 Investigación

Manejamos el Audi S5 2018

Poderío y buen gusto son los principales atributos de este coupé alemán

A pesar que los SUVs están viviendo su momento de gloria, acaparando terreno a los sedanes principalmente, los coupés no ceden ante el boom que están viviendo las camionetas. Al observar las cifras podemos ver que la gente que desea un vehículo para la familia prefiere un utilitario, en cambio quienes prefieren un auto deportivo optan por un dos puertas, o bien un cuatro puertas pero con el estilo de un coupé.

Con esta tendencia del mercado a nivel mundial, es por ello que vemos automóviles de cuatro puertas con el estilo propio de un coupé. Inclusive existen modelos que ofrecen una configuración de dos puertas y una de cuatro puertas pero sin perder ese perfil característico de los coupes. Un ejemplo claro de lo que estamos hablando es el Audi A5, que se ofrece en ambas configuraciones -Coupé y Sportback-.

Dejando de lado las tendencias del mercado, toca hablar de la nueva generación del Audi A5 por medio de este S5 que es la versión intermedia entre el A5 per se y el RS5 que destaca por poseer un carrocería más moderna y ofrecer un mejor desempeño gracias a las renovaciones en el chasis y gama de motores.

Mejora la imagen y la aerodinámica

Iniciando por el diseño, este Audi, que bien podemos catalogar como la versión coupé del A4 sigue los pasos de su hermano sedán, ahora ostenta un perfil más marcado y agresivo desde el angulo que se le mire.

Fiel al estilo de los deportivos de dos puertas alemanes, la nueva generación ostenta un extenso cofre y una larga distancia entre ejes. También destaca el nuevo estilo de la parrilla, así como de los grupos ópticos y los rines. En el caso de la versión S5 destalla una imagen más deportiva.

Un punto que es importante recalcar y que no podemos dejar pasar por alto es que el cuerpo del vehículo obtiene una significativo mejora en la aerodinámica. En este caso el coeficiente aerodinámico de 0.25 lo ubica en por arriba de sus competidores.

Siguiendo con los números de este A5, el peso total de esta nueva generación perdió 60 kilogramos respecto a su antecesor, lo que le permite también ser el más liviano del segmento. Asimismo, el volumen de la cajuela es de 465 litros esto es 10 litros más que su antecesor, 95 litros más que el BMW Serie 4 y 65 litros que el Mercedes-Benz Clase C.

Las renovaciones también son por dentro

Arquitectónicamente, el interior del A5 Coupé tiene muchas similitudes con el A4 en especifico con la parte delantera. Un ejemplo de ello es el diseño del tablero, el cuadro de instrumentos que alberga el cada vez más habitual Audi virtual cockpit, es decir el display que reemplaza a los lectores de agujas por una pantalla de 12.3 pulgadas completamente configurable.

Otro punto medular en el apartado tecnológico es el sistema de información y entretenimiento con pantalla de 8.3 pulgadas que engloba el navegador, el radio, los modos de manejo y el teléfono. No obstante que la resolución y la rapidez con la que opera son de llamar la atención, no hay nada mejor que la operación táctil. Y es que entre la perilla y los botones ubicados en la consola central resulta un poco compleja su manipulación.

Independientemente de la versión, el A5 como buen auto alemán de lujo ofrece una sobresaliente calidad en los materiales y en la atención al detalle. En el caso del S5 tenemos una buena dosis de deportividad en los asientos capitonados, en la palanca de velocidades y en las decoraciones en el tablero y puertas.

Debido a que la distancia entre ejes creció poco más de un centímetro, el espacio de la fila delantera es más generoso. Sin embargo, como buen coupé la habitabilidad en la en la banca trasera es limitada.

Por la poca área que hay para las piernas y la configuración 2+2, la fila posterior es exclusiva para niños o personas de complexión pequeña. Cabe aclarar que lo anterior no es queja simplemente es el precio que se paga por tener un auto enfocado más al diseño deportivo que a la comodidad de los pasajeros posteriores.

Poder de sobra

Claro que al tratarse del S5, representa la antesala al RS5, esta versión destaca no sólo por el tratamiento visual y equipamiento, sino también por la dosis de poder. Mientras que las versiones con motor cuatro cilindros de 2.0 litros entregan 190 y 252 hp, este S5 porta un seis cilindros turbo de 3.0 litros con más de 350 hp que desde el momento de encender el motor el resonar del escape nos indica que algo bueno está por venir. Sobretodo también cuando nuestra mente recuerda que el cero a 100 km/h lo hace tres décimas debajo de los cinco segundos.

Esta capacidad de aceleración es cortesía de los 354 caballos de fuerza y del par motor de 369 libras-pie disponibles antes de las 1,500 en adelante. Esto quiere decir que basta con dar un pequeño empujón al acelerador para salir catapultado y sentir esa emoción cuando nuestra queda pegada al respaldo.

Aunque no es como tal un punto negativo, sí nos queda a deber la caja de doble embrague, ya que adopta una tiptronic de ocho cambios, y esa sensación de un deportivo pura sangre debido a que la tracción en las cuatro ruedas impide sacar al auto de su vertical.

Por el contrario, el afamado sistema quattro junto con el potente motor, la disminución en el peso y la mayor rigidez hacen de este S5 un vehículo sumamente ágil, sobretodo en las curvas. Asimismo, todo este conjunto mecánico permite que sea un auto para el día a día.

En resumidas cuentas

Este A5 que compite contra el Serie 4 y Clase C Coupe, tiene todo para salir avante de esta contienda en donde el lujo y la deportividad son los puntos medulares.

¿Qué opinas? Cuéntanos