Manejamos la Ford Lobo 2018
16/12/2017 Reportes de Manejo

Manejamos la Ford Lobo 2018

¡Una Limo de carga!

Antecedentes

Pick Up en inglés significa algo así como “llévalo tu mismo”, esa frase empezó a usarse hace 100 años –en 1917- cuando a nuestro buen amigo Henry Ford Sr. se le ocurrió dotar a su ya famoso Modelo T de una plataforma sobre el eje trasero, emulando así a las carretas de carga, así nació el Ford Modelo TT. Inicialmente los objetos a transportarse se amarraban simplemente, un poco de tiempo después a la mencionada plataforma se le adicionaron una “rejas” de madera, que hoy conocemos como redilas, y la solución final fue agregar una batea metálica, mucho más resistente y funcional.

La serie F como se le conoce a las Pick Up Ford, nace en 1948, y con ello una pléyade evolutiva de camiones que van de los “ligeros” a los “Full Size” como se denominan en EE.UU.

Esta enorme Pick Up Lobo que tenemos a prueba es un representante de la Décimo Tercera generación, y nos ofrece un motor Turbo, que nos demuestra que para cargar o arrastrar grandes cargas no se tiene que recurrir a sedientos V8s

Características técnicas y mecánicas

La Lobo 2018 porta un motor V6 Ecoboost de 3.5 litros que nos entrega  365 caballos de potencia a las 5 mil revoluciones y una fuerza de torque de 470 lb – pie en el rango de las 2500 rpm. El V6 turbo está acoplado a una transmisión de 10 velocidades, una de las novedades del modelo 2018, y dicha caja de cambios envía la tracción a las cuatro ruedas, con un selector de doble tracción, con caja reductora.

Las dimensiones son verdaderamente generosas, casi seis metros para la longitud total, una anchura de 2.2 metros. La altura es de 1.95 y por último la distancia entre ejes es de casi 3 metros con 10 centímetros, casi un metro más de lo que mide un smart. El peso es de 2376 kilos y calza  llantas  de 275 mm con perfil 55 montadas en rines de aleación de aluminio de 20 pulgadas.  Tiene una capacidad de carga de 980 kilos y es capaz de remolcar hasta 4,800 kilos.

¿En verdad un V6 Ecoboost es mejor que un V8?

Empecemos por el principio: Ecoboost significa que es un motor Turbocargado, en el caso de la Lobo porta un V6 de 3.5 litros como lo mencionamos líneas arriba, un motor más potente que algunos V8 de la marca, específicamente lo que traía el Mustang hace unos 10 años. El Ecoboost ofrece mucha más potencia, pero sobre todo una fuerza de torque mucho mayor, más lineal y con una entrega desde un bajo régimen de revoluciones, ahora si eres de los aferrados que quiere un V8 en tu Pick Up, Ford también ofrece la opción, pero honestamente ni falta que hace ese V8

Diseño

Una de las cosas más interesantes de la Lobo no se ve, se siente, ya que la carrocería está fabricada en aluminio, y celebro la desición de Ford de construírla en esa aleación, por motivos claros: reducción de peso. Ese peso reducido se agradece a la hora de cargar o remolcar, si bien la competencia directa de la Lobo es: Dodge Ram, o Chevrolet Cheyenne, dichas marcas no se han atrevido a dar un paso contundente en la construcción y siguen utilizando acero en las carrocerías, que si bien es más barato en todos los aspectos, es mucho más pesado.

Los Interiores

Puertas adentro se nos olvida que estamos en un vehículo creado y destinado para trabajo y carga, empecemos por las tapicerías de piel, los asientos delanteros tienen regulaciónes electricas, y los traseros son abatibles para guardar pequeños objetos debajo de ellos. La calidad de plásticos es muy Buena, y solo demerita un poco el tacto y apariencia de los paneles superiores de las puertas, de material duro y aspero.

Infoetreteniminento

Sin lugar a dudas Ford es la compañía que mejor ha hecho su tarea en este rubro ya que hace muchos años presentaron el sistema SYNC, que en un inicio era una verdadera pesadilla comprender, pero que con el paso del tiempo, y la masificación de los “SmartPhones” se volvió mucho más intuitivo, y gracias a los protocolos Android Auto y Apple CarPlay, el sincronizar un telefono es  hoy una tarea muy sencilla, y lo que era muy complicado en los inicios del sistema Sync, es decir hacer una llamada o escuchar alguna selección de música hoy se puede hacer con el toque de los dedos en la inmensa pantalla táctil de ocho pulgadas, y la música sera reproducida por el sistema de audio firmado por Bang & Olufsen. Para completar las amenidades ofrece un enorme toldo panorámico que baña de sol a las dos filas de asientos, la parte delantera se puede abrir, entregandonos uno de los quemacocos más grandes disponibles del Mercado.

Manejo

¡Estamos ante un vehículo inmenso! Quizá ante el usuario no entrenado le parezca ridículo que un leviathan de este tamaño tenga bajo el cofre un “simple” V6 de 3.5 litros, de hecho ese comentario recibí de una persona que me preguntó que motor tenía –yo creo que esperaba que le dijera que portaba un V16 de 10 litros o algo así-

Tras el volante las reacciones son bastante precisas, pese a sus dimensiones, es muy fácil tomarle la medida gracias a los inmensos espejos retrovisores laterales. La aceleración es constante y va ganado velocidad de forma contundente, ya que el V6 Ecoboost no deja de entregarnos torque y aceleración, parece interminable ya que nunca deja de empujar, si el conductor no deja de acelerar, el motor no dejará de responder.

El motor gira bastante desahogado, los rangos de giro van entre las 900 a 5,000 rpm para generar los 375 hp, y un bajo regimen de 2,000 rpm para que el tren motor entregue todo el torque capaz, que ronda las 450 lb-pie (cifras muy parecidas a su competencia directa, mencionada líneas arriba).

El esquema de suspensiones también nos deja buen sabor de boca, si bien como buen “camion” si se circula por caminos en no muy buen estado el eje trasero resulta alegre y más brincón que una brasileña bailando en el carnaval, con carga o remolque el comportamineto es muy neutral. Una de las adiciones del modelo es la transmisión automática de 10 cambios ¡Si 10! Y gracias a ella los rangos de giro son mucho más bajos, y en velocidades crucero el consumo es menor, y por ende las emisiones contaminantes se reducen.

Piedras, Tierra y 4X4

La Lobo tiene enormes facultades “Off Road” gracias al sistema de doble tracción con el que está dotada, y al bloqueo electrónico del diferencial trasero se pueden acometer braches complicadas para vehículos que pretenden ser rudos, pero que en realidad no lo son (lease SUV Light). En terrenos complicados y con grandes vadeos es donde la Lobo nos enseña su lado flaco, o su talon de aquiles, ya dada la larga distancia entre ejes, sumado a los estribos laterals el pasar por vados se puede convertir en una pesadilla, ya que el riesgo de quedarse “empanzonado” con los dos ejes balanceandose sin tracción es mucho, aquí habría que recurrir a eslingas y un buen winch para sacarla del apuro. 

Conclusión

Sin lugar a dudas es un vehículo que no deja callado a nadie, hay muchos detractores del aluminio en ese segmento

A esos detractores yo les recomiendo que la manejen y la traten mal, y despues saquen sus conclusiones de nuevo, y se darán cuenta que lo que más le critican a Ford, en este modelo es su mayor ventaja: Aluminio = Ligereza, Ecoboost (Turbo) = Agilidad, y sí, se lee irónico que les diga que un vehículo de casi seis metros y de 2,300 kilos es ágil y ligera, en verdad manéjenla y entenderán lo que digo.

 

Ford Lobo 2018 a prueba ¡Una Limo de carga!

¿Qué opinas? Cuéntanos