Manejamos la Mitsubishi Montero Sport 2018
2/2/2018 Reportes de Manejo

Manejamos la Mitsubishi Montero Sport 2018

Un SUV de la vieja escuela: ruda, capaz y 4X4

Antecedentes

Mistubishi es una marca que en este momento pasa por una transición, ya que recientemente fue adquirida por la alianza conformada por Renault-Nissan. En nuestro país desde hace casi 15 años la comercialización de los modelos es mediante un contrato firmado por el fabricante japonés de los tres diamantes y la estadounidense Chrysler Co. (Hoy FCA). Suponemos que la red de concesionarios será básicamente la misma cuando FCA deje el control y comercialización a la alianza Franco-Nipona.

En el 2016 nace la tercera generación del modelo Montero cuyo lanzamiento fue en 1996 con otro nombre: Pajero, mismo que fue cambiado en los países de habla hispana por que el nombre pajero hace referencia a un onanista, y por consiguiente no era la mejor idea tener un modelo con ese nombre. La nueva generación de la Montero Sport toma como base el chasis Tritón de la Pickup L200.

Características Técnicas y Mecánicas

Tiene un motor V6 de 3.0 litros con 24 válvulas que nos entrega una potencia de 216 HP a las 6,000 revoluciones, la fuerza de torque es de 210 libras –pie en un rango de las cuatro mil revoluciones. La transmisión es automática tradicional, de presión hidráulica de ocho cambios. La versión Advance 4X4 ofrece un sistema de doble tracción, con reductora.

El esquema de suspensión es de doble horquilla en el eje delantero, y en la parte posterior encontramos un eje rígido con barra estabilizadora. Calza llantas de 265 milímetros de piso y están montadas en unos rines de aleación de 18 pulgadas.

Las dimensiones son generosas ya que el largo es de 4.78 metros, el ancho es de 1.8 metros, la altura es de 1.8 metros, y por último la distancia entre ejes es de 2.8 metros, fiscalmente acomoda a siete pasajeros en las tres filas de asientos, pero es prudente comentar que la última fila es sumamente reducida e incómoda para personas de talla normal. Con la tercera fila funcional, el espacio de cajuela se ve sumamente comprometido y reducido, sin embargo, con dicha banca retraída el espacio es amplio y bastante funcional.

En cuanto a seguridad activa y pasiva ofrece muchas ventajas, siete bolsas de aire, incluyendo la de las rodillas del conductor, y laterales delanteras. Cuenta con un sistema de frenado de emergencia y un control de crucero auto adaptativo, además de múltiples asistencias de trafico cruzado y alertas de puntos ciegos que se agradecen, complementado a los sistemas de seguridad, están presentes los infaltables Frenos ABS y un control de estabilidad.

Diseño exterior

Las líneas de la Montero Sport no dejan a nadie callado, hay muchos admiradores y un número similar de detractores que critican mucho el diseño y las formas, que, a título personal me parecen demasiado japonesas, y no con ello digo que no me agraden, simplemente son muy distintas a lo que estamos acostumbrados en occidente.

La carrocería está llena de pliegues, y de aristas afiladas. No podemos dejar de mencionar las caprichosas líneas de la óptica trasera, sin olvidarnos de la combinación de luces LED enmarcadas en detalles de cromo que tanto gustan en Asia.

Habitabilidad e Infoentretenimiento

Los interiores de la Montero Sport son lujosos y llenos de amenidades, si bien la posición de manejo no es la más cómoda, las tapicerías de piel están muy bien terminadas y ofrecen un buen grado de confort a bordo. El sistema de Infoentretenimiento es de los más avanzados que hay en el mercado, ya que tiene una pantalla táctil de siete pulgadas, en donde además de la visión de la cámaras periféricas y de 360º tenemos acceso a las funciones de un teléfono inteligente, sea de la marca de la manzanita, o la del robotito, es decir Apple con su CarPlay o Android con el protocolo llamado Auto, en donde por vía alámbrica podemos conectar –y espejear- nuestro teléfono, y además de acceder a múltiples menús o acceder a aplicaciones de navegación con el sistema de mapas de nuestro dispositivo –con cargo a nuestro plan de datos contratado.

Manejo

Tras el volante de la Montero Sport las cotas de potencia no nos emocionan mucho, ya que tener un V6 de 3.0 litros que entregue solamente 216 caballos de potencia nos hace sentir en un vehículo de los años noventa –en el 2018-. La relación peso-potencia es buena, y la respuesta al acelerador es constante y no defrauda, pero las potencias de sus competidores son superiores.

Empecemos con la posición de manejo, es un tanto cuanto incómoda, ya que el vehículo es alto, pero la colocación del asiento del conductor es muy cercana al piso, lo que obliga a conducir con las piernas muy estiradas, como si se tratara de un vehículo deportivo, esa postura suele ser cansada en trayectos largos, y obliga a personas de talla grande a hacer muchos ajustes para encontrar una configuración confortable.

El manejo en cuidad es lo esperado, la respuesta al acelerador es lineal y no defrauda. Lo que hay que agradecer es la gran cantidad de alertas que nos provee durante el trayecto, siendo las más útiles las de puntos ciegos laterales, también tiene una alerta de velocidad máxima, que está programada a los 50 y a los 80 km/h, una voz femenina con un marcado acento español nos regaña y nos indica que hemos superado el límite preestablecido y eso nos pasó cada vez que superábamos los 50 km/h en nuestra prueba, y en trayecto de carretera la voz regañona apareció de nuevo a los 80 km/h. La caja de ocho cambios nos ayuda a circular a promedios entre 110 a 120 km/h en carretera a un bajo régimen de revoluciones, hecho que se agradece ya que se ve reflejado inmediatamente en el consumo, esa transmisión de ocho cambios es una de las adiciones más importantes del modelo.

Cuando nos alejamos del camino y encontramos una brecha es en donde en realidad la Montero Sport brilla con luz propia, ya que el sistema de tracción 4X4 con reductora, hace que la entrega de poder sea la adecuada, y si se montan las llantas adecuadas las capacidades son casi infinitas, en pocas palabras el “Off Road” , el lodo y las piedras son el terreno natural de la Montero Sport.

Conclusión

Un vehículo con un diseño polémico, un tren motor suficiente y unos interiores bien logrados, con mucha seguridad y un sistema de infoentretenimiento de última generación, el precio vs competencia compuesta por Honda Pilot, Toyota Highlander o Nissan Pathfinder no le ayuda mucho. Un producto más bien de nicho, que de uso generalizado.

Mitsubishi Montero Sport 4X4 2018 a prueba

¿Qué opinas? Cuéntanos