Novedades

5 carros que reemplazaron a sus antecesores

A veces, las marcas de autos han decidido que es hora de renovarse y dar un paso en limpio, pero en muchos casos, no fue tan fácil.

5 carros que reemplazaron a sus antecesores

Muchas veces la vida de un auto se extiende por sobre cualquier cosa. A veces sobrevive el nombre en nuevas iteraciones que muestran la evolución de un concepto y en otros casos, el modelo completo original extiende su vida más allá. Esto es un arma de doble filo, puesto que, si el auto es muy exitoso, este se ha ganado al público y arrastra un legado en diseño y en propuesta que puede incluso estancar a una marca. Reinventarse es muy difícil sin herir sensibilidades. En algunos casos se ha logrado, en otros lamentablemente no del todo. Por lo mismo, revisitaremos 5 casos distintos donde el peso de la historia se impuso.

Ford Probe / Ford Mustang

El Mustang es un auto que no necesita introducción. Tal cual, como el Beetle, es un icono que ha trascendido el mundo automotriz para ser un icono pop y un reflejo cultural de cada época. Su peso es tan fuerte que se ha transformado en un emblema de Ford.

Durante los años '80, la cosa ya venía en picada para los deportivos americanos. La crisis del combustible obligo a todos los fabricantes a hacer autos más pequeños, espacio que aprovecharon los japoneses para colocarse bajo los reflectores y deslumbrar con sus tecnologizados modelos. En ese tiempo, Ford llevaba al Mustang en su tercera generación, los famosos "Fox Mustang" de diseño cuadrado. Entonces, en Ford, decidieron echar mano a sus amigos de Mazda para fabricar al Probe, cuyo diseño resultó ser un decantamiento de algunos conceptuales anteriores hechos en colaboración con Ghia.

Claro que, en ese tiempo, el proyecto era generar un nuevo Mustang, acorde a los tiempos, en la base del Mazda MX6 y con un diseño moderno. Se filtraron imágenes del auto con el nombre de Mustang '89 y lo que sucedió después, se lo pueden imaginar. Todo el mundo estaba en contra de Ford porque el nuevo Mustang iba a ser un auto japonés recocido y no el ponycar de tracción trasera y V8 que todos querían. Ford levantándose de una crisis, habiendo gastado todo su presupuesto en el proyecto y con miedo de que Mazda se les arrancara, tomaron la agresiva decisión de armar un equipo de emergencia, para que le dieran forma a un nuevo Ford Mustang en una base mejorada de la plataforma Fox, mientras el modelo fabricado con Mazda se vendiera paralelo a este, como una alternativa moderna, al cual llamaron Probe.

El Probe arrancó bien en ventas, lo suficiente como para planificar una segunda generación, la cual llegó a Europa. La competencia del Probe la generaron autos como el Nissan 240SX, el Mitsubishi Eclipse, el Honda Prelude y el Toyota Celica, así como tambien el Volkswagen Corrado. Lamentablemente, no pudo hacerles mella a los japoneses, aun con la tecnología de Mazda encima y sumado a la baja demanda por deportivos accesibles después de la segunda mitad de los noventa, el Probe dijo adiós. Aunque claro, dejó un hijo; la tercera generación del Probe, que en pre-producción fue rebautizado como el Mercury Cougar, un auto que tampoco tuvo mucho éxito.

Toyota Auris / Toyota Corolla

Otro caso similar, aunque con más éxito fue el del Auris, nacido para reemplazar a la versión hatchback del Corolla en Europa. Si bien al Corolla se le ha conocido millones de apellidos según su país de venta o su carrocería, esta era la primera vez que se utilizaba un nombre completamente nuevo. En Europa significó casi el fin del nombre Corolla y mediáticamente ya se comenzaba a hablar del fin de una era. Claro que no todo sería tan sencillo para esta nomenclatura. En Australia, por ejemplo, se rebelaron ante la directiva de Toyota y lo comercializaron con el nombre de Corolla, hasta el día de hoy.

Finalmente, lo que sucedió fue que con la llegada del Auris se le diría adiós a la variante hatchback del Corolla y los más afectados serían los europeos, muy asiduos a las carrocerías hatchback. En otros mercados como Estados Unidos, el Auris no llegó hasta hace muy poco, como un modelo de la extinta marca Scion y que irónicamente, fue renombrado Corolla iM.

El nombre Auris deriva del latín Aurum, que significa oro, el mismo color con el que se lució en el 2006, en fase de prototipo. El Auris significó un cambio radical para Toyota y una evolución tan cuantiosa como la que sucedió entre el Tercel y el Yaris, para la cual, la incorporación de nuevos atributos en diseño y tamaño, justificaban el cambio de nombre. El Corolla, se sigue fabricando hasta el día de hoy, como sedán y porque aun sus ventas son muy altas, solo sobrepasado por el Rav4. Es muy difícil pensar en la muerte del Corolla por su popularidad global.

Porsche 928 / Porsche 911

Así como el Mustang y el Corolla, destronar un nombre tan potente como el 911 iba a ser difícil. En Porsche tenían algunos problemas con el 911, considerando que era una plataforma complicada, envejecida y que el motor en posición posterior seguía siendo un capricho más que una solución práctica. Los tiempos querían un auto de corte más tradicional y elegante, un Gran Turismo. Además, con el plan de introducirse en Estados Unidos, se rumoreaba que los problemas ocurridos con el Chevrolet Corvair, terminarían en una ley que prohibiera los autos con motor posterior. 

Así fue como el 928 vio la luz, con un V8 de 240 Hp en posición frontal y un diseño radicalmente opuesto y muy contemporáneo a lo que era el 911. Sin embargo, los puristas se negaron a darle el favor, incluso siendo un auto tecnológicamente muy avanzado para su época, incluyendo dirección a las cuatro ruedas, fascias integradas al diseño de la carrocería y un lujoso interior. Su alto precio tampoco lo ayudó mucho, por lo que finalmente se decidió que la vida del 911 seria prolongada y que ambos modelos podrían convivir juntos.

El 928 no fue el único deportivo de motor frontal de dicha época. Porsche también tenía al 924, modelo que evolucionaria en el 944 y el 968. Tendrían que pasar varios años para que Porsche volviera a poner un motor frontal en sus autos, con la llegada del SUV Cayenne y luego, del sedán Panamera. Pero el 911 sigue vivo hasta el día de hoy, sin ningún reemplazo que lo amenace.

VW Golf / Escarabajo

Tras el lanzamiento del Super Beetle (el de parabrisas curvo, llamado 1302/1303) y la creciente competencia en modelos compactos, es que Volkswagen tenía que moverse rápido. Reemplazar al icónico vocho sería muy difícil, pero había que intentarlo. El resultado fue el Golf, diseñado por Giorgetto Giugiaro en Italdesign y con tecnología heredada de Audi vía Auto Union. Si Volkswagen quería sobrevivir, el Golf era la última carta que podían jugar. El resultado, afortunadamente, fue tan exitoso que hoy el Golf es un hit en sí y prácticamente un auto tremendamente reconocido en todo el mundo. En esa época, se codeó con autos de la talla del Citroën GS, el Fiat 128 y otro auto muy exitoso, el Honda Civic.

Sin embargo, tras 7 generaciones, variantes deportivas muy reconocidas (como el Golf GTi, el VR6 y recientemente el Golf R) y otros hermanos nacidos de esta rama (como el Jetta/Vento/Bora), así como una brutal cantidad de ventas, el vocho siguió fabricándose. Si bien ya había abandonado su fabricación en Europa y las ventas en Estados Unidos habían cesado, fue Latinoamérica, el lugar donde el vocho (y la Combi) vinieron a jubilarse, extendiendo su producción hasta los años '90. Con la llegada de los diseños retro futuristas, el Beetle vio una nueva generación, con motor frontal y en la plataforma de su sucesor, el Golf. Incluso, su status de icono le valió una nueva generación, la cual se especula terminará pronto y para siempre, sin un sucesor directo.

El Golf pudo haber reemplazado al Beetle en lo técnico, en ventas. Sin embargo, el Beetle aún está aquí, aunque hecho desde 0, como ícono de una marca que puso a una nación sobre ruedas, pero que pronto está por decir adiós. Otro modelo que también carga con su sucesión, es el Volkswagen Gol, nacido en Brasil con el mismo fin que el Golf y que por mucho tiempo ha sido el auto más vendido de dicho país, de alguna manera rememorando la premisa de ser un "auto del pueblo".

Peugeot 106 y 306 / Peugeot Serie 200

El nombre Sacre Numero (o numero sagrado) es un apellido que lleva con orgullo el 205. Rival del Volkswagen Golf ya mencionado, fue el auto que salvó a Peugeot de una crisis. Su diseño único, sus distintas versiones y configuraciones, lo hicieron disfrutar de 15 años de vida, donde les complicó la vida a autos como el Opel Corsa y el Fiat Uno. El éxito del 205 en refrescar a una marca como Peugeot, hizo que su lenguaje de diseño se portara a todos los modelos de la marca.

Ya entrados los años noventa, Peugeot ideó una nueva estrategia, pensando adelantarse a lo que podría ser un cambio en la segmentación de modelos. Por lo mismo, dividió al 505 en los nuevos 405 y 605, mientras que en la parte baja del line up, buscó el reemplazo del 205 con dos modelos, el 106 y el 306. Si bien estos autos tuvieron éxito independiente, nunca pudieron siquiera ponerse a la altura del 205. Considerando la altísima demanda por un nuevo modelo que sucediera al 205, además de la gran arremetida de sus rivales en dicho segmento, obligaron a Peugeot a dar su brazo a torcer. El resultado no se hizo esperar y la llegada del vanguardista 206 puso de regreso a Peugeot en el mapa. Con esto, el 106 sería relegado a un rol de citycar, mientras que el 306 de rápido envejecimiento, vería posteriormente un sucesor en la forma del 307. Sin embargo, el 206 es hasta el día de hoy el auto más vendido de Peugeot a la fecha, contemplando variantes sedan, hatchback, camioneta, station wagon y hasta convertible. Incluso fue la excusa perfecta para que Peugeot volviera a competir en la categoría del WRC. El alma del 205 y 206 vive en su actual sucesor, el 208, próximo a renovarse.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos