Manejamos el Mazda 6 2019
5/6/2018 Reportes de Manejo

Manejamos el Mazda 6 2019

Algunas mejoras y la ganancia de un motor turbo lo colocan en lo más alto de su categoría

Comúnmente, cuando hablamos de sedanes medianos, lo primero que se viene a la mente es el Honda Accord o el Volkswagen Passat y también, aunque jamás ha logrado en nuestro mercado el mismo protagonismo que en EU, el Toyota Camry.

Sin embargo, Mazda, el pequeño fabricante con sede en Hiroshima ofrece dentro de su gama desde siempre, el Mazda 6. Un producto que fiel a la tradición de la marca ofrece buen manejo y un espíritu más deportivo que sus rivales.

Fue en 2013 cuando el Mazda 6 aprovechó la llegada del conjunto de tecnologías Skyactiv, con lo cual no solo ganó un aspecto atractivo, sino también niveles de eficiencia inéditos para el modelo, claro en gran medida gracias al abandono del motor de seis cilindros.

El Mazda 6 ofrecía un manejo más refinado y comunicativo que su antecesor, era además sustancialmente más eficiente. Pero… siempre hay un pero ¿no? Se quedó corto en comparación con sus rivales en materia de capacidad de aceleración. Un factor que con la actualización del modelo 2019 se resuelve por completo.

Sin embargo, es muy importante señalar que el Mazda 6 2019 recibe cambios mucho más profundos que una actualización estética. Dicho de otra manera, denominar esta renovación como un facelift sería simplista y muy equivocado.

Justo como sucedió con la renovación de la CX-5, este nuevo Mazda 6 incorpora un nuevo paquete de materiales aislantes para mejor insonorización, la suspensión fue revisada, el interior completamente rediseñado y por supuesto la cereza del pastel, en el caso de la variante Signature (ésta que estamos probando), la adición de la mecánica 2.5 litros Turbo, misma que debutó con la CX-9, aunque con algo menos de potencia en esta aplicación.

Precio: Mazda 6 Signature 2019 - $555,900 peso

Imponente apariencia

No hicieron falta demasiados cambios a nivel estético para dotar al Mazda 6 de una presencia mucho más fuerte que antes, la adición de un frontal muy similar al de la CX-5 hace toda la diferencia. El grueso perfil cromado que recorre la parte inferior de la parrilla de tramado tridimensional de lado a lado y que termina envolviendo los faros, es el elemento más destacado. Por lo demás, se mantienen las formas fluidas y armónicas que ya presumía el sedán mediano de Mazda.

Atrás las calaveras son ligeramente distintas, al igual que la moldura en cromo que ahora se desvanece dentro de las mismas, en lugar de pasar por arriba como antes.

Interior 100% premium

Es cada vez más común la utilización de la expresión “muy cerca de las marcas premium” al referirnos a productos de esta categoría o bien de las SUVs compactas. Sin embargo, el Mazda 6 2019 elimina con autoridad el “muy cerca”. El interior, si bien resulta familiar a nivel visual, fue completamente rediseñado y mejorado de forma exponencial.

De alguna manera, el diseño recuerda mucho a BMW, con la pantalla de info – entretenimiento de 8” ubicada en la parte central superior. La resolución es excelente, además es táctil o bien todas y cada una de las funciones se pueden controlar mediante el mando central circular al estilo iDrive.

La calidad de ensamble y materiales merece mención aparte, encontramos insertos en madera y aluminio genuinos, así como unos asientos forrados en un cuero de nivel superior. El tablero además no solo tiene superficies al tacto, sino que en el centro lleva un forro de alcántara que luce increíble.

Adicionalmente, en materia de equipamiento no falta absolutamente nada; climatizador automático bizona, calefacción y enfriamiento para los asientos, Head up Display, quemacocos, llave inteligente, etc.

Atrás, las cosas reciben la misma atención al detalle, los paneles de las puertas, cuero y demás se sienten tan bien como en las plazas delanteras. Adicionalmente cuenta con salidas de aire y un reposabrazos central con dos puertos USB.

Impecable manejo

El Mazda 6 Signature 2019 lleva bajo el cofre el motor 2.5 litros Turbo con 228 hp y 310 lb-pie de torque asociado a una transmisión automática de seis velocidades. Que es cierto, en estos tiempos parece limitada, pero que la firma ha refinado mucho, con lo cual puede ser suave para tareas de manejo en ciudad o bien, rápida y efectiva cuando se exige toda la potencia del motor, aunque eso sí, es lenta si la comparamos con la nueva de 10 velocidades del Accord.

Un par de kilómetros tras el volante del Mazda 6 sirven para notar el excepcional refinamiento que logró la marca en todo el conjunto, la manera en que filtra el ruido del exterior y lo bien que trabaja la suspensión al rodar a ritmos de autopista es sorprendente. La calidad de marcha es impecable, pero sin haber perdido esas virtudes de manejo preciso y comunicativo que tanto apreciamos en los autos de la marca. Si bien, el Accord de décima generación me parecía el mejor en este apartado, el Mazda 6 lo hace todavía mejor, eliminando la distancia que existía entre un ejemplar de esta categoría y un Audi A4 por ejemplo.

Adicionalmente, el 2.5 litros es en sí mismo una joya, entrega la potencia de forma progresiva y lineal, al grado de que en ocasiones nos hace olvidar que se trata de un cuatro cilindros turbo y más bien se porta como un V6 de buen cubicaje.

El Mazda 6 2019 en su versión Signature es un claro ejemplo de que algo que ya era muy bueno, con algunas mejoras puede convertirse en algo extraordinario.

Conclusión

Es cierto que el Mazda 6 2019 nunca va a lograr las cifras de ventas que presumen Accord o Camry en el mercado norteamericano, pero no por eso deja de ser superior, y ahora apunta a otros horizontes, unos que son dominados por especímenes de abolengo que presumen emblemas de cuatro aros, de estrella de tres puntas o bien una gran hélice con los colores de la región de Bavaria.

 

¿Qué opinas? Cuéntanos