Novedades

Conoce la historia del primer Mustang vendido en el mundo

Una anécdota especial para un automóvil especial.

Conoce la historia del primer Mustang vendido en el mundo

Siempre que se habla de Mustang tiene un sabor especial, y más si se trata de una unidad emblemática como lo es la primera en ser vendida en 1964.

Si bien, el Mustang número uno que salió de las líneas de producción es un convertible en color blanco, el primer pony car entregado tiene una historia distinta, ya que se trata de otra unidad, específicamente es un descapotable con carrocería azul, mismo que conoceremos a continuación.

Sus propietarios, los esposos Gail y Tom Wise, dueños del Mustang 1964 de color azul -skylight blue- adquirido por Gail cuando tenía 22 años, no estuvieron de acuerdo con respecto a si su auto averiado debería ser almacenado en un garaje familiar durante 27 años, o bien venderlo. Al final, decidieron en quedarse con el muscle car con la promesa de arreglarlo cuando tuvieran el tiempo suficiente.

Cuando llegó el momento de restaurar el Mustang, Tom comenzó a buscar piezas las en Internet y descubrió una historia sobre alguien con un auto similar que afirmaba ser el primer comprador del american car, con una fecha de compra del 16 de abril de 1964.

Haciendo memoria del día de la compra del Mustang, Tom recordó que su esposa compró el vehículo un día antes, algo que se pudo constatar en la factura y en el manual del propietario. Efectivamente, la fecha marcaba que Gail había comprado el automóvil el 15 de abril de 1964.

Ante esta situación, la pareja acudió a Hagerty Classic Insurance, expertos en autos de colección, para constatar que ellos son dueños de un Mustang especial: el primero que se vendió en la historia.

Ahora bien, ¿cómo es que el primer Mustang fue vendido dos días antes de su debut?

En aquel entonces, Ford quería impresionar al mundo por lo que la compañía había distribuido una enorme cantidad de Mustangs a los concesionarios de todo el país para que los vendedores tuvieran algo que mostrar cuando Lee Iacocca develara el automóvil el 17 de abril de 1964 en el Auto Show de New York.

Sin saber de la futura llegada de esta icono, Gail inició la búsqueda de un auto, ya que al obtener su primer trabajo como profesora, a la edad de 22 años, en uno de los suburbios de Chicago, ya no era viable compartir el auto con su padre.

De inmediato, con dinero prestado de sus progenitores la joven acudió al distribuidor Johnson Ford. Ahí, lo primero que Gail pidió a uno de los vendedores es que deseaba un automóvil convertible. Ante esta petición el empleado de la concesionaria, le comentó que no tenia ninguno en el piso de venta, pero que en la parte trasera del establecimiento tenía algo especial para ella. De acuerdo con la señora Wise, había dos autos cubiertos: se trataba del Mustang en versión coupé y convertible; así que al momento que el agente de ventas levantó la lona, la entonces maestra supo que ese auto era para ella.

Aunque todo se tenía que mantener en secreto, Gail no sólo vio el vehículo a escondidas, sino que también lo compró, de hecho, ese mismo día lo llevó a casa, sólo con la advertencia de que manejara a baja velocidad y no bajara la capota.

Al día de hoy, Gail y Tom Waise con 52 años de casados, aun tienen en su poder este especial Mustang con 68,000 millas en su haber. Cabe señalar que con un precio original de $3,450 dólares ($65,000 pesos mexicanos), esta pieza de colección está valorada en más de $400,000 dólares según Hagerty Classic Insurance, cifra que actualmente equivale a casi 8 millones de pesos.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos