Manejamos el Dodge Challenger T/A 2018
24/9/2018 Reportes de Manejo

Manejamos el Dodge Challenger T/A 2018

¡El último de los Mohicanos!

Dodge Challenger T/A

Este vehículo es uno de esos sobrevivientes del advenimiento de los coches retro, un verdadero Muscle Car, que renació para hacerle competencia al los reencarnados en los primeros lustros del Siglo XXI; Ford Mustang y Chevrolet Camaro

La primera generación nace en 1970, y se comercializó hasta 1974, cuando la crisis petrolera asesinó a los Muscle Cars Estadounidenses.

El Dodge Challenger retro se devela con éxito en el 2008 después de que Dodge hubiera abandonado el nombre en 1983, luego de usarlo en una poco afortunada versión estadounidense comercializada bajo el cobijo de Chrysler, pero que se trataba de un Mitsubishi Galant Lambda, con el “rebadge” Dodge y el apellido Challenger. En el 2015 el modelo retro recibe una actualización, y empiezan a llegar versiones especiales como los ScatPack, los HellCat y el Demón que es el “Challenger de Challengers”.

Dentro de esas versiones especiales nos encontramos el vehículo que hoy nos atañe, el T/A, un acrónimo formado por las iniciales de Trans Am, que hacen referencia a un serial de competición estadounidense del SCCA (Sport Car Club of America) creado en los años sesenta y en donde las marcas oficiales competían aguerridamente, ya que los fabricantes bien sabían que las carreras de coches lo más parecidos a los de calle detonaría en mayores ventas.

¿Qué tiene el T/A de especial?

A México llegarán solamente 30 de estas “Raras Avis”, de las cuales algunas piezas –como nuestro ejemplar de prueba- tienen transmisión manual, y eso si que hace que sea un verdadero auto de culto y un ejemplar coleccionable, ya que no cualquiera puede dominarlo, y mucho menos llevarlo al límite.

Bajo el cofre encontramos el descomunal motor V8 HEMI OHV longitudinal de 6.4 litros que nos entrega 485 caballos de fuerza a las 6,100 rpm. La fuerza de torque de este motor es de 475 lb-pie en un rango de 4,100 vueltas, esta mencionada fuerza se envía al eje trasero mediante una transmisión manual de seis cambios firmada por Tremec.

Las dimensiones son grandes y generosas: La longitud es de 5,27 metros, la anchura es de 2.17 metros, la altura es de 1.45 metros y por último la distancia entre ejes es cercana a los tres metros (2.95 metros). La báscula se detiene en los 1,932 kilos

El esquema de suspensión es independiente en el eje delantero, y multibrazo en el eje trasero, si bien es la misma que equipa el Challenger SRT Scat Pack,  ha sido rebajada en 12 milímetros con relación al piso y reforzada en todas sus partes. Está dotada de amortiguadores Bilstein.

Los frenos son Brembo de disco en las cuatro ruedas y monta rines de aluminio de 20 pulgadas de diámetro x 9.5 pulgadas de ancho y llantas de 245 mm de piso.

Los detalles que hacen resaltar al T/A son algunos muy específicos: la toma de aire es completamente funcional y tiene unos “Pin Hoods” en el cofre totalmente reminiscentes al modelo de los setenta, la pintura bitono amarillo “Yellow Jacket” con negro mate es otra de las características visuales tomadas de su abuelo.

A México llegarán solamente 30 unidades de 2,399 que se construyeron

Lo retro y lo moderno

El diseño exterior y los detalles como la parrilla o el tapón de gasolina, los colores y el alerón trasero son completamente traídos del pasado al modelo 2018, en los interiores encontramos algunos elementos también tomados del pasado, y el más emblemático es el cluster de instrumentos, básico y simple, que combina los indicadores análogos –tacómetro y velocímetro- con una pantalla central que nos brinda múltiples informaciones, configurables con un botón en el volante. Las tapicerías son de alcántara, el asiento del conductor ofrece ajuste eléctricos, aire acondicionado bi-zona y toldo corredizo.

Infoentretenimiento

El Challenger ofrece una pantalla táctil de 8.4 pulgadas con el sistema desarrollado por FCA llamado Uconnect, que administra y combina aplicaciones de información, entretenimiento. Desde esta misma pantalla se puede acceder a la App de Mopar Performance, en donde encontramos mucha información y lecturas relacionadas con el torque y la potencia generada por el motor Hemi, así como la programación de los modos de manejo, además también en esta pantalla podemos gestionar todo lo relacionado a la vinculación de teléfonos móviles e incluso es compatible con Apple CarPlay o Android Auto.

Manejo

Tener un V8 capaz de generar 485 hp, con una caja manual y con impulsión –en el eje trasero- es toda una experiencia ¡casi religiosa para los que nos dedicamos a esto!

El T/A tiene carácter, desde que uno presiona el botón de arranque y ese 6.4 litros empieza a gorgorear y nos da a entender de lo que es capaz, el sonido es adictivo para el iniciado en los muscle cars, o intimidante para un principiante.

La postura de manejo es cómoda y buena, las dimensiones del Challenger son generosas particularmente la anchura –mayor a la de una Suburban- hecho que hace poner mucha atención cuando se circula en vías con carriles muy reducidos.

La caja manual que es una de las características que hacen especial a nuestro vehículo de prueba pueden hacer que el manejo sea un sueño, o una pesadilla, ya que en situaciones de tránsito denso, el accionar el pedal de embrague y soltarlo lentamente para avanzar unos cuantos metros para detenerse de nuevo puede ser cansado y tedioso, sin embargo, ese castigo físico que puede ser convivir con una transmisión manual, durante largos minutos para recorrer poca distancia tiene su premio cuando se despeja la vía y podemos exprimir todas y cada una de las facultades de este muscle car.

Si bien el esquema de suspensión es independiente en las cuatro esquinas, y aunque el eje trasero es multibrazo el poder del T/A es tanto que es sumamente fácil provocar sobreviraje, o dicho en palabras coloquiales, “que aviente la cola”, una característica neta de todos los Muscle Cars de los sesenta y setenta. La aceleración es interminable, y si las condiciones del camino se prestan podemos rodar con aplomo cerca de los 300 Km/h gracias a la enorme pisada de las llantas y el buen trabajo de la suspensión. Del manejo no hay ninguna queja, si se tiene experiencia en este tipo de bestias poderosas, si se le pierde el respeto y se comente un error en manejo extremo el T/A nos lo hará saber de inmediato, pero afortunadamente cuenta con muchas asistencias electrónicas que ayudan cuando el conductor se pasa de la raya, demostrándonos las inquebrantables leyes de la física, si el error se comete en situaciones extremas las asistencias poco podrán hacer por nosotros, y si todo falla, pues… para eso están las bolsas de aire, que esperemos nadie use.

Consumos

¿Para qué hablamos de ellos? ¡Gasta y gasta mucho!

Conclusión

El Challenger T/A es un vehículo con mucho carisma y personalidad, el modelo está en su etapa final de vida, y honestamente no sabemos como será su reemplazo, ni cuando llegará.

Si eres un fan de la marca, o de los Muscle Cars en general el Dodge Challenger T/A es una buena pieza, seguramente con los años –muchos- se revalorará y se convertirá en una buena inversión, por que un objeto de culto ya lo es.

 

 

Galería Dodge Challenger T/A 2018

Dodge Challenger T/A 2018

1 de 29

¿Qué opinas? Cuéntanos