Lanzamientos

Porsche Macan S 2019 debuta

Más poder, más equipamiento, más atractivo.

Porsche Macan S 2019 debuta

A casi años cinco años de ingresar al mercado de los SUVs compactos de ultra lujo, el Porsche Macan recibe una serie de actualizaciones para perfeccionar su estilo, confort, tecnología y seguridad.

Antes de describir los reajustes a los que fue sometido este modelo que se ha convertido en uno de los dos modelos más vendidos de la marca alemana, es importante mencionar los antecedentes.

Los orígenes

Aunque el Cayenne fue el SUV que abrió las puertas para el Macan -palabra cantones que significa tigre-, los pininos de Porsche en el sector SUVs se remonta a la década de 1980 con el 959 transformado para competir el rally París-Dakar. En total, fueron seis unidades las que desarrolló la firma germana con todos los genes de todo un utilitario -tracción total y una carrocería elevada- para competir en esta ardua competencia.

Debido a que en aquella época, los SUVs no dominaban el mercado, Porsche solo desarrolló este vehículo de competencia como un simple experimento. Sin embargo, al paso de los años y con una completa transformación en las preferencias de los consumidores, la marca se vio en la necesidad de entrar al segmento de los SUVs con la creación del Cayenne a dos años de haber iniciado el Siglo XXI.

Al elevar sus ventas de una manera descomunal  y ver que las preferencias habían dado un giro radical, la firma de Stuttgart decidió ampliar la gama con un SUV más pequeño para esta vez incursionar en el subsegmento de los utilitarios compactos. Repitiendo la fórmula del Cayenne, el Macan inició ventas en 2014, para entregar lo que todo Porsche ofrece al volante: confort y deportividad.

¿911 agrandado o Cayenne pequeño?

Si lo vemos desde la parte estética, podemos catalogar al Macan como un Cayenne diminuto, no obstante, el diseño no es exactamente idéntico, pues tiene su propia identidad. Vaya, aunque son dos modelos que están ligados, existe una diferencia notable, independientemente de las dimensiones. Esto quiere decir que si agrandáramos un Macan no tendría comparación absoluta, de la misma manera pasaría si el Cayenne fuera reducido.

Ahora, si hacemos la analogía con un 911, queda claro que por la sensación de manejo que brinda, este Macan puede ser catalogado como un nueve-once hinchado.  Aun cuando la elevación con respecto al suelo influye directamente en el centro de gravedad, la percepción que da al conducirlo es parecida a la de un nueve-once.

Mejor que muchos sedanes y coupes deportivos

Si tuviéramos que hacer una analogía de la conducción con un SUV, no hay un modelo que se le pueda comparar. Tal vez al ir en línea recta existan ejemplares que puedan despegar de la misma manera, sin embargo, cuando se trata de rodar en curvas, el desenvolvimiento que tiene el Macan S no tiene punto de comparación. En pocas palabras, es ágil, rápido y plantadísimo.

Queda claro que tanto el chasis, como la suspensión, la transmisión, la dirección y el motor tienen que ver en este alto desempeño, no obstante, la estrella de la renovación del Macan es el nuevo motor V6 turbocargado de 3.0 litros. Gracias a una serie de innovaciones, la respuesta del seis cilindros al momento de despegar es mucho más eficaz al hacer más eficaz el accionamiento del turbo, es decir, el turbolag es menor.

Además de esta mejora, el motor también entrega más poder. En compañía de la caja automática de doble embrague con siete velocidades, el núcleo del Macan S entrega a las cuatro ruedas 354 hp y 354 libras-pie de torque, esto es 14 hp y 15 libras-pie más que su antecesor. A pesar que para México no estará disponible, no está de más decir que el Macan está disponible con un motor de cuatro cilindros de 2.0 litros con 245 hp y 261 libras-pie de torque.

Esta energía es complementada por un sistema de suspensión adaptable en rigidez y altura, un sistema de tracción que reparte el poder entre el eje delantero y posterior, y la tecnología que reparte el torque en cada una de las ruedas en función del comportamiento del vehículo. Todo esto en conjunto con el V6 y los neumáticos de gran anchura, hacen que el Macan vaya en el asfalto como si fuera en rieles.

Apegado al 911

Otro elemento que nos dice que este SUV es un 911 agrandado es el diseño. Desde su aparición en 2014, estaba claro que la intención era más parecerse al nueve-once que al Cayenne, sin embargo, con una serie de adecuaciones, el renovado Macan ahora se apega más al estilo, por el rediseño de las luces, principalmente las posteriores. De igual manera, la renovación del SUV incluye una nueva gama de diseño de rines y colores para la carrocería.

Más tecnología

Pasando al interior, el nuevo Macan también presenta una serie de actualizaciones, tal es el caso de la pantalla táctil de 11 pulgadas, que además de ser más grande, ofrece mejores gráficos navegación con información de tráfico en tiempo real, control de voz corregido y conexión Wi-Fi. Otras novedades que se pueden agregar de manera opcional es el ionizador para mejorar la calidad del aire de la cabina, el control de crucero adaptable y el mismo volante deportivo del 911 dotado del dotado de la perilla Sport Response en caso de también elegir el paquete Sport Chrono. Algo que nos dejó incrédulos es que la cámara de reversa, entra como equipamiento opcional. Increíble pero cierto para un vehículo de más de un millón de pesos. 

Aún con este “pelito en el arroz”, podemos decir que no hay, por el momento, un SUV que entregue esta sensación de manejo que solo podemos encontrar en un coupé o en un sedán de alto desempeño.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos