Test drive

Primer contacto con el Nissan Altima 2019

Descubre qué ofrece y lo que más destaca.

Primer contacto con el Nissan Altima 2019

Si bien el mercado actual en nuestro país y a nivel mundial está plagado de SUVs, ciertas marcas aún no abandonan la producción de sedanes, más específicamente el de los medianos y dicho sea de paso existen muchos ejemplares como el Honda Accord, Mazda6, Volkswagen Passat, Toyota Camry, Ford Fusion, KIA Optima, Hyundai Elantra, Chevrolet Malibu y el que nos concierne en este primer contacto el Nissan Altima 2019.

Diseño sofisticado y atrevido

El nuevo Altima, es el de sexta generación y fue inspirado totalmente en el Nissan Vmotion 2.0 Concept (que se presentó en el autoshow de Detroit de 2017), de hecho, algo que destaca en este sedán es la robusta parrilla que lleva el nombre también de V-Motion. El diseño en general es sofisticado con líneas de corte profundas que le dan un toque atrevido.

Enfrente adicionalmente, encontramos faros LED en forma de boomerang, luces de niebla LED. En los laterales rines de 19”, espejos laterales calefactables con luces direccionales integradas, manijas cromadas y el acabado en negro del techo flotante. Atrás porta calaveras con forma de boomerang, así como la fascia que simula un difusor enmarcado por el doble escape cromado.

Por dentro el Altima luce moderno como sofisticado. Con respecto a acabados cuenta con una imitación madera y aluminio a lo largo de la consola central, en puertas posee insertos símil de fibra de carbono, mientras que el volante, palanca de velocidades y asientos están forrados en piel.

Motor con tecnología VC-T

El nuevo Nissan Altima 2019 posee un sistema de suspensión independiente conformado por McPherson adelante como multibrazo atrás. Esto le otorga una mejor rigidez longitudinal como lateral para reducir el movimiento de la carrocería como aminorar algún impacto por las deformaciones del camino.

Se comercializan tres versiones, dos de ellas emplean el motor de 2.5 L de cuatro cilindros de inyección directa con 181 Hp, la tercera es la más destacable por emplear la tecnología VC-T, éste es un 2.0 L también de cuatro cilindros, pero es turbo con 248 Hp y 280 Lb-pie de par. Ambas están ajustadas a una transmisión CVT, la del segundo motor cuenta con paletas de cambio para simular el modo manual. Con esta máquina el Altima promete un rendimiento oficial en ciudad de 15.09 Km/l, 22.16 en carretera y en ciclo combinado de 17.62 Km/l.

La tecnología de Compresión Variable o VC-T que ofrece el motor del Altima, se da por primera vez en una marca generalista (ya lo vimos en el Infiniti QX50), ésta otorga una compresión de  8:1 y de 14:1, es complejo de explicar por lo que sin meternos en rollos técnicos usemos este ejemplo: imagínate que el funcionamiento de la máquina es comparable al desempeño de dos atletas corredores, el primero es un velocista de los 100 metros planos, que durante toda la carrera da el máximo, el segundo es un corredor de fondo, de grandes distancias, cuyo desempeño es constante e incansable. Teniendo esto en mente el comportamiento de la compresión variable se da de la siguiente manera, cuando necesitamos mayor fuerza y agilidad, por ejemplo, en arranques, la entrega es inmediata (aquí tenemos al velocista) de lo contrario si necesitamos una mayor constancia, por ejemplo, en una carretera con promedios constantes y continuos la segunda fase de compresión se activa (aquí tenemos al corredor de fondo).

Equipamiento enfocado al confort y muy seguro

El nuevo Nissan Altima 2019 ofrece espacio sobrado para cinco ocupantes. Del lado del equipamiento se distingue por clima bizona, freno de mano eléctrico y audio Bose. Con respecto al sistema de infoentretenimiento, éste posee una cámara de 360°, la pantalla es táctil de 8” con conectividad para Android Auto como Apple Carplay, radio HD y Bluetooth.

Al ser un coche familiar está pensado para proteger de la mejor manera a sus ocupantes, esto es por medio de seis bolsas de aire, frenado de emergencia con detección de peatones, asistente de intensidad de luces, asistente de cambio de carril, alerta de punto de ciego como tráfico cruzado, al igual que los obligados ABS y control de tracción.

Rápido y estable

Gracias a la configuración de suspensión que tiene, así como una mejor rigidez, el Nissan Altima, se percibió estable, cómodo y seguro al tomar las curvas como al hacer giros imprevistos. La dirección nos permitió hacer con toda facilidad lo anterior, por lo bien que apunta al mismo tiempo que nos retroalimentaba a la perfección (además del camino curveado, lo manejamos en una prueba de slalom).

Tema aparte es la aceleración, la cual es increíble, además del sonido que genera que si bien no es ensordecedor es adictivo muy ad-hoc al estilo del auto. Al pisar fondo notas lo bien que trabaja este motor de compresión variable y cómo ese corredor de 100 metros da el todo para entregarte la potencia que le exiges. Esto nos gustó y mucho. Algo a destacar es que al centro del tablero hay una pantalla donde podemos monitorear el comportamiento del VC-T y notar como pasa de Eco a Power.

Es importante señalar que, si bien manejamos el Altima en condiciones controladas y le sacamos jugo para ver lo mejor de su desempeño, no pudimos valorar bien la primera fase de 8:1 del motor variable, por lo que en nuestra prueba a fondo (donde lo manejaremos en ciudad) te daremos más detalles. No obstante, lo que sí podemos adelantarte es que la calidad de marcha es muy buena y silenciosa.

El trabajo de los frenos es más que efectivo, te da mucha seguridad al aplicarlos. En general la sensación al volante del Altima es benévola, pues acelera rápido (tienes potencia de sobra para cualquier situación), es super estable y confortable, lo que se traduce en un manejo relajado, divertido e ideal para el día a día o para viajar con la familia.

Nissan Altima - Lo manejamos y con el nuevo motor de combustión variable

Jorge Blancarte recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos