Lanzamientos

KIA Forte GT Sedán 2020 debuta

Se trata del miembro más reciente de la gama deportiva GT.

KIA Forte GT Sedán 2020 debuta

Guardando su respectiva distancia, se puede decir que los GT es para KIA, lo que los ST son para Ford, los R/T para Dodge e incluso los FR para SEAT. Es decir, se trata de autos que, aunque cuentan con un buen performance, son perfectamente usables en el día a día.

De hecho, para afirmar su imagen entusiasta, en los últimos meses, la marca le ha dado mayor protagonismo a línea deportiva, y que mejor prueba que su más reciente lanzamiento, el KIA Forte GT Sedán 2020, el nuevo “chico malo”, que, aunque no lo parezca tiene una personalidad propia que le permite unirse al Forte GT Hatchback y al mismísimo Stinger GT.

A primera vista, luce como un Forte GT-Line, pero añade un par de elementos distintivos como una parrilla más agresiva con vivos rojos y con marco en cromo oscuro, grupos ópticos LED, entradas de aire funcionales, doble tubo de escape, así como alerón y difusor trasero.  

Puertas adentro, los destacados son los asientos en piel con costuras rojas, volante en D, sistema de audio Harman Kardon y una pantalla táctil de ocho pulgadas. En confort, se incluye conectividad con Android Auto y Apple Car Play, cargador inalámbrico para smartphone, aire acondicionado de doble zona, así como KSA para poder conectar la funcionalidad con MyKIA+.

Respecto a seguridad, se incluye asistente de arranque en pendientes, 6 bolsas de aire, control electrónico de estabilidad (ESC), frenos ABS, sistema de anclaje Isofix, sistema de gestión de estabilidad (VSM) y frenos de disco en las cuatro ruedas.

En cuanto a los fierros, hay buenas noticias, ya que la agresiva imagen del Forte GT Sedán, se respalda con el conocido motor de cuatro cilindros 1.6 l GDi Turbo capaz de producir 201 hp y 195 lb-pie de torque. A diferencia de su hermano hatchback, esta versión de tres volúmenes se acopla únicamente a una transmisión automática de doble embrague de siete relaciones.

Según KIA, este sedán que tiene una cajuela de 502 litros de capacidad, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 7.5 segundos, mientras que la eficiencia de combustible es de 17.07 km/l en el ciclo combinado.

ASÍ SE MANEJA

Por casualidad o tal vez como una declaración de intenciones, pero, la presentación del KIA Forte GT Sedán 2020 se realizó en el Autódromo Miguel E. Abed en Amozoc, Puebla, pista, donde hace poco manejamos el Volkswagen Jetta GLI, modelo que junto a Nissan Sentra NISMO y Honda Civic Sedán Turbo, son señalados por la marca surcoreana como los rivales directos del último miembro de la gama GT.

Fue en este escenario, donde nos percatamos que el Forte GT Sedán, más o menos mantiene los modales de su hermano hatchback. De hecho, su aceleración, aunque progresiva, tampoco es agresiva o desatada, pero brinda la suficiente potencia tanto para divertirse un poco, como para realizar adelantamientos en carretera con plena seguridad.

Para mantener todo bajo control, el Forte Sedán GT recurre a un sistema de suspensiones McPherson adelante, mientras que la trasera es independiente multibrazo. Esta configuración, junto a las características propias de un sedán, le permite tomar las curvas mejor plantado que el hatchback.

 En verdad agrada como el auto te engaña un poco al dejarte descolocar un poco la trasera antes de que entren las asistencias electrónicas. Te deja jugar con total seguridad. Además, el sonido del escape, aunque suena un poco forzado por momentos, incrementa un poco las sensaciones velocistas. El funcionar de las paletas de cambio es adecuado, pero cuando se llegan a las 7,000 rpm, no retiene la velocidad seleccionada, protegiéndose ante los abusos.

Por cierto, los discos de freno son más grandes que un Forte “normal” lo cual queda evidenciado por su buena resistencia a la fatiga), al mismo tiempo que para México se tomó la decisión de montar unos neumáticos 225/45 R17. En Estados Unidos, los rines son de 18 pulgadas, pero la marca consideró que, aunque visualmente aportan mucho, comprometen su andar diario debido al estado de las carreteras de nuestro país.

CONCLUSIÓN PRELIMINAR

Ahora, con nuestra experiencia en el Autódromo Miguel E. Abed, si hacemos una ligera comparativa con el Jetta GLI, tenemos que es un auto ligeramente menos refinado, efectivo y complejo técnicamente, pero en cambio es más divertido. No es un autómata teledirigido como el Volkswagen, y eso tiene su encanto. Diversión bajo control. Eso sí, la calidad interior y equipamiento, están ligeramente por abajo, lo cual explica su etiqueta de $451,900 pesos.

Frente al Nissan Sentra Nismo, se tiene la ventaja de contar con más potencia y con una transmisión robotizada (aquí es más cuestión de gustos) además, da la impresión de estar mejor balanceado. Por último, lo justo sería que en México se ofreciera el Civic Si que con sus 205 caballos sería un rival frontal de este KIA.

Ojo, todo, esto es fruto de una primera impresión, así que te recomendamos estar al pendiente de una prueba a fondo como sólo Autocosmos lo sabe hacer, y ya encarrerados ¿te gustaría una comparativa entre los sedanes deportivos compactos que mencionamos? ¡deja tu respuesta!

Esaú Ponce recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos