Industria

Los ganadores y perdedores tras la fallida fusión entre Renault y FIAT Chrysler

Así como fue un fracaso para FCA, esto puede ser mayor para Renault y el gobierno francés

Los ganadores y perdedores tras la fallida fusión entre Renault y FIAT Chrysler

Luego de que FCA diera a conocer que retiró su propuesta de fusión con Renualt, ya hay un posible ganador, se llama Peugeot. Y es que al frustrarse esta alianza, es viable que el grupo italo-americano vea con buenos ojos asociarse con PSA comandada por Carlos Tavares -quien fungió como COO de Renault entre 2011 a 2013, año que dejó el cargo por una discusión con Carlos Ghosn- 

El presidente de FIAT y el accionista controlador John Elkann retiraron una propuesta de fusión de 50:50 después de que en la segunda reunión de la junta directiva de Renault no tomará una decisión. FIAT concluyó que las "condiciones políticas en Francia" lo hacían inviable, y es que como recordaremos el estado francés posee el 15 por ciento de las acciones de Renault.

Una vez malograda esta alianza, todo indica que FCA recurrirá a Peugeot -o viceversa- para intentar fusionarse. Es cierto que el grupo de Tavares también está respaldado por Francia, que al igual que la familia Peugeot fundadora y el socio chino Dongfeng Motor Group tiene una participación del 12 por ciento y el derecho de proponer dos miembros de la junta.

Sin embargo, esas acciones solo tenían el 10 por ciento de los derechos de voto a fines de 2018, en comparación con el 29 por ciento del estado en Renault. Además, Francia ha sido históricamente menos entrometida en Peugeot que en Renault, donde en 2015 realizó una redada de la noche a la mañana para garantizar el doble derecho de voto.

Una muestra de que esto pinta bien para Peugeot es que sus acciones subieron de inmediato un 1.5 por ciento, en contraste con Renault, cuyas acciones cayeron un 6.6 por ciento, mientras que las acciones de FCA también cayeron en Milán.

Por otro lado, la no fusión de 33 mil millones de euros entre Fiat Chrysler Automobiles y Renault, hará que las compañías corren el riesgo de perder sinergias por un valor de 5 mil millones de euros al año. A su vez ambas empresas no podrán compartir ahorros de costos con un valor presente neto de 19 mil millones de euros. Eso es más de la mitad del valor de su mercado combinado antes de que surgiera la propuesta de Fiat. El grupo controlado por el miembro de la familia Agnelli, John Elkann, podría perder a uno de los pocos socios que podría haberlo convertido en un jugador viable en vehículos eléctricos.

Mientras tanto, Renault y Nissan permanecen atrapados en una alianza desgastada que sufrió desde el derrocamiento el año pasado del ex presidente mutuo Carlos Ghosn. El presidente ejecutivo de Nissan, Hiroto Saikawa, rechazó una integración más estricta propuesta por el presidente de Renault, Jean-Dominique Senard. Una fusión propia aumentaría su valor, pero al igual que con la transacción de Fiat, quizás, la política y los egos se hayan estancado en el progreso.

Sin duda el mayor perdedor de todos es el estado francés, que puede haber presionado demasiado a Elkann para obtener concesiones en materia de gobierno, puestos de trabajo y la valoración implícita de Renault. La interferencia del gobierno no es inusual en un país donde el estado posee participaciones en compañías consideradas estratégicamente importantes, pero el presidente Emmanuel Macron llegó al poder en una agenda ampliamente favorable al mercado y prometió privatizaciones. Y, sin embargo, su gobierno ha conservado su gran influencia en Renault, una queja importante para Nissan y ahora para Fiat. Por mucho, este ha sido un error embarazoso y potencialmente muy costoso.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos