Motos

Conoce a la BMW R1250GS HP

Una rodada muy especial en compañía de la gama de BMW.

Conoce a la BMW R1250GS HP

Esta no es una prueba común, ya que más allá de ser un test como tal, es una experiencia única que sorprendió a propios y extraños.  Y es que imaginen reunir nueve motos de modelos GS con motor bóxer de diferentes épocas, salir a rodar en la ciudad, autopistas, carreteras secundarias y terracerías, aquello fue un excelente día entre amigos. 

Para no desentonar, pedí al corporativo de BMW México me prestaran una R1250GS y la sorpresa fue que me dieron la versión HP, con una apariencia muy deportiva misma que desata opiniones buenas y malas entre los fanáticos y clientes de la marca. Bastó con subir un par de fotos a uno de los foros y preguntar “qué les gusta y qué no les gusta?” y el público comentó: hay quienes odian la pintura, otros la comparan con la Africa Twin; unos odian los cubrepuños blancos; otros aman los rines dorados; algunos prefieren la R1200GS porque dicen, es menos electrónica y éste es un punto que comparto, pues esta R1250GS HP me pareció una motocicleta totalmente asistida, electrónica, que deja muy poco a la imaginación. Es decir, el conductor tendrá que pasarse un buen rato tratando de descifrar el sinnúmero de asistencias electrónicas a través de la pantalla TFT para conseguir una puesta a punto que le agrade.

 

Evolución GS

Pero continuando con la aventura, el punto de reunión fue en el Monkey Butt Bikers Café, ahí nos reunimos todas las motos gracias a la convocatoria de Kurt Richter. Una increíble R80GS de 1981, inmaculada, muy rara. Le siguieron una R100GS de 1987 en estado original; otra R100GS Paris Dakar de 1993; de ahí nos saltamos a la R1100GS de 1998, ya con motor de cuatro válvulas por cilindro. Así continuamos con la evolución de las GS, una R1150GS Adventure 2005; la R1200GSenfriada por aire no pudo llegar por un problema técnico; y finalmente las R1200GS Adventure 2016, la R1200GS LC 2017 y la R1250GS HP 2019.

De ahí partimos hacia Avándaro por autopista a un paso moderado, pues las GS más antiguas apenas alcanzaban los 110km/h pero eso fue bueno para probar toda la juguetería de la R1250GS HP. Para empezar, las diferencias con la R1250GS van desde los colores Motorsport y rines dorados; parabrisas ajustable más alto; suspensión Sport con mayor altura para off road y kit de pasajero.  Digamos que es la versión Rallye de la 1200GS.

De pronto, salimos de la autopista y comenzamos a rodar por carreteras secundarias repletas de curvas; luego dejamos nuevamente del camino y llegó la parte off road en medio de un valle completamente verde debido a las lluvias; todas las motos estaban en su hábitat natural, sorteando charcos, lodo, piedras y agua. Llegaba el primer pueblito; seguían los caminos en mal estado. Esto se ponía cada vez más divertido.  

   

Después de varias horas de rodar finalmente salimos a la última parte de carretera hacia Avándaro, pues el motivo de todo esto era asistir a probar el nuevo menú de La Dolores, que nos recibió con un delicioso brisket y pulled pork espectaculares, que aparecieron con cerveza artesanal y buena música. Así terminó un domingo de amigos, motocicletas que marcaron una época, buena comida y aventura. El regreso fue con lluvia total y también gracias a ello pudimos probar los diferentes modos de manejo Rain, Road y Dynamic.

Conclusión

Hasta que manejé bien la R1250GS en versión HP, puedo decir que es un avión. Hace todo lo que le pides, perdona errores, acelera, frena, se inclina y esto ya lo hacía la R1200GS, pero en donde se da la diferencia es en la sensación de manejo. Si bien la 1200 era ya una moto invencible, la sentías mucho más mecánica, donde el conductor llevaba las riendas y en la 1250 esto desaparece. Todo es electrónico, es un robot y para mí, que estoy “chapado a la antigua”, es mejor una moto con la que sientes el pavimento y las leyes de la física se hacen presentes en todo momento que ir sobre una alfombra mágica que rara vez te deja interactuar con lo que sucede a tu alrededor.

  

Motorette.mx recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos