Autos clásicos

Bentley Corniche 1939 renace tras ser destruido en la Segunda Guerra Mundial

Solo existió una unidad de este automóvil que revolucionó a la marca inglesa.

Bentley Corniche 1939 renace tras ser destruido en la Segunda Guerra Mundial

Una vez más, Bentley ha resucitado un automóvil que por mucho tiempo estuvo en el olvido. En esta ocasión, el vehículo que fue recreado desde cero por Mulliner, el departamento de personalización de la firma británica se trata de la única pieza que existe del Corniche de 1939, un modelo especial para la marca inglesa, ya que significó una evolución en términos de diseño y desempeño.

De acuerdo con los libros de historia de Bentley, el Corniche original se perdió en Francia en 1939 al estallar la Segunda Guerra Mundial. Primero se dañó ampliamente en un accidente de tráfico mientras se sometía a pruebas en las carreteras francesas en agosto de 1939. Como parte de su reparación, el chasis llegó a la planta de Bentley en Derby, pero la carrocería fue destruida en un bombardeo en Dieppe más tarde en 1939 para no ser visto nunca más.

Con el afán de recrear este icónico automóvil y celebrar su 100 aniversario, Bentley decidió volverlo a fabricar del Corniche sin importar que la tarea fuera titánica, ya que no había rastro alguno del cuerpo. Utilizando solo los dibujos técnicos originales y las habilidades de los hombres de Mulliner, el auto fue fabricado en Crewe utilizando componentes mecánicos originales del Corniche y MkV y un cuerpo completamente renovado, idéntico en cada detalle al original.

Pero ¿cómo es que posee piezas originales?

Pues bien, muchas de las piezas que se habían producido para fabricar más unidades del Croniche se conservaron hasta principios de la década de 1970 antes de ser vendidas a especialistas y entusiastas. Luego, en 2001, el historiador automotriz y ex director de Bentley, Ken Lea, decidió tratar de usar piezas originales como base para una recreación del Corniche.

En 2008, Bentley Motors proporcionó una inyección económica, y se comenzó a trabajar en el chasis y en la carrocería de aluminio con los carroceros Ashley & James en Lymington, Hampshire. Dado que no había un molde, el cuerpo fue creado a partir de los dibujos del bosquejo dados al proyecto por la familia del diseñador original del automóvil, George Paulin. Lentamente, el proyecto continuó avanzando hasta que fue llevado internamente a Mulliner en Bentley Motors a pedido del nuevo presidente y CEO Adrian Hallmark.

El origen y el final del Corniche original de 1939

A fines de la década de 1930, el piloto de autos de carrera André Embiricos encargó un Bentley deportivo, basado en el viejo chasis de 4¼ litros. Ante esta misión, la empresa encargó a Georges Paulin el diseño y al carrocero francés Pourtout la construcción como tal. Aunque se encargó en privado, el vehículo fue muy admirado por los ingenieros y la gerencia de Bentley, que estaban convencidos de que la fábrica debería producir una versión más deportiva del MkV.

Se acordó que el Corniche debería construirse para echar andar esta idea. Tendría un chasis liviano, construido con acero de calibre más delgado que el estándar, equipado con una versión sintonizada del motor MkV adaptada a una caja de cambios de sobremarcha. Así, el Corniche fue construido como una colaboración entre Bentley y terceros como Georges Paulin, el diseñador de automóviles francés que diseñó la carrocería y Carrosserie Vanvooren en París, que hizo la carrocería.

Para mayo de 1939 el automóvil se había terminado y se probó en el circuito de carreras de Brooklands, donde alcanzó más de 160 km/h, una mejora significativa en el MkV estándar. De esta forma, la racionalización acababa de comenzar a adoptarse en los automóviles de producción de la época, por lo que las líneas suaves de Corniche se adelantaron a su tiempo. Al menos se había reconocido que el enorme radiador vertical de un Bentley tradicional afectaba negativamente la velocidad máxima, y ​​la nariz lisa del Corniche era una reacción directa a esa agudeza.

Dotado de un cuerpo sin pilares, con puertas con bisagras delanteras y traseras también fue extremadamente innovador para la época, y las complicadas curvas de las aletas delanteras y los largos barridos de las traseras estaban muy lejos de los diseños típicos de la época.

Después de Brooklands, el Corniche fue a Francia para pruebas en carretera, donde ocurrió el accidente que desencadenaría su desaparición. Debido a que el auto se exhibiría en el Auto Show de Earls Court a finales de ese año, no había tiempo que perder. Por lo cual, el cuerpo fue retirado del chasis, y el chasis regresó a Crewe, mientras que la carrocería fue a un taller de reparación local en Francia.

Finalmente, el cuerpo de Corniche se completó y se transportó a Dieppe para ser enviado a casa. Sin embargo, un error de administración en los muelles causó un retraso, y mientras el cuerpo de Corniche estaba almacenado esperando ser enviado, fue destruido cuando Dieppe fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos