Tips y Consejos

Consejos para conducir mejor en la noche

Seguir estas sugerencias hacen que disminuya la probabilidad de sufrir un accidente.

Consejos para conducir mejor en la noche

Es inevitable que, con la llegada del invierno, las horas sin luz se incrementen en la jornada del día. Para quienes conducen, esto provoca que la probabilidad de estar al volante de noche sea mayor, y por lo tanto hay que tener una serie de precauciones con tal de elevar la seguridad.

Usar las luces correctamente

Primero hay que tener en cuenta que es ilegal conducir de noche sin que funcionen correctamente las luces delanteras y traseras, por lo que se debe realizar controles periódicos para asegurarse de que estén en perfecto estado de funcionamiento.

Asimismo, la forma en que usan las luces también es muy importante. Es fundamental encender los faros aproximadamente una hora antes del atardecer y mantenerlos encendidos una hora después del amanecer para asegurar la visibilidad a otros usuarios de la carretera. 

En caminos donde no haya luz pública o con demasiada oscuridad, se deben usar las luces altas para tener una mejor visión del camino. Lo que si es que hay que estar atentos si se encuentra con otro vehículo, para pasar a luz baja de inmediato para no deslumbrarlos.

No mirar a los vehículos que se aproximan

Para evitar deslumbramientos, nunca hay que mirar directamente a los faros de otros automóviles. El resplandor puede afectar temporalmente la visión, lo que lo hace más propenso a perder el rumbo.

Mirar hacia el lado izquierdo de la carretera y seguir la línea blanca que marca el borde, para que pueda seguir su posición. Si el resplandor es tan intenso que no puede ver nada, hay que disminuir la velocidad, pero sin frenar abruptamente, ya que se puede provocar un accidente.

Parabrisas y ventanas limpias

La acumulación de condensación en el interior de las ventanas y la suciedad en el exterior también pueden afectar la visibilidad, por lo que es importante limpiarlas antes de partir.

En el caso de los parabrisas son particularmente susceptibles a la formación de vapor en el interior, especialmente en climas fríos, mientras que los calentadores de los automóviles pueden soplar aire sucio en el vidrio, lo que hace que se forme una película turbia en el interior. Esto puede aumentar el resplandor de los faros que se aproximan.

Cuidado con los peatones, ciclistas y animales

En la oscuridad, los peatones y ciclistas, tienen un mayor riesgo a ser atropellados. Ante esta situación, hay que tener cuidado al conducir por áreas comerciales, residenciales y escuelas.

También hay que tener cuidado con los animales, particularmente en los caminos rurales donde las criaturas nocturnas están activas. Es importante mantener una velocidad baja y estar siempre en guardia ante cualquier movimiento inesperado.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos