Motos

BMW G 310 GS VS Kawasaki Versys-X 300

¿Piensas que la alemana es mejor opción por la marca?, o ¿la japonesa será más confiable? Aquí nuestra experiencia.

BMW G 310 GS VS Kawasaki Versys-X 300

Tuvimos la oportunidad de probar dos motos de baja cilindrada del segmento del doble propósito, y lo interesante es que son muy similares en cuanto a motorización, dimensiones y equipamiento, y si bien nos hubiera gustado contar con la Suzuki V-Strom 250, esta contaba con dos desventajas, uno, es 50 cc menor y no ofrece sistema ABS. Nuestra comparativa fue mínima en ciudad aunque pudimos ver los pros y contras de cada una en el tránsito diario. Mientras que en tierra le dimos hasta que nos cansamos y ahí fue donde más conclusiones pudimos sacar.

BMW G 310 GS

Esta más nueva, proveniente de la unión con la marca india TVS donde ya conocemos la 310  R, esta moto la encontramos con un precio de $ 123,100 pesos una de sus principales ventajas en contra de la “kawa”, aunque debemos que esta BMW no es 100% alemana.

En el diseño tenemos las formas ya conocidas de las GS mayores, en este punto no hay mucho que mencionar, solo tal vez en la llanta trasera que como en el modelo naked cuenta con un basculante un poco más largo y esto se nota aunado al mayor recorrido de la suspensión.  El tablero es una pantalla simple pero completa con toda la información necesaria.

En cuanto al apartado técnico y funcional, BMW ofrece un motor de un cilindro de 313 cc que desarrolla 34 hp y un par motor de 20.6 lb-pie, asociados a una caja de cambios de seis velocidades. Estos números mueven un conjunto de 170 kg en orden de marcha. El tanque de combustible es 11 l y la altura del asiento es de 835 mm. Un dato importante en estas motos es la suspensión que en este caso tiene un recorrido de 180 mm tanto en la rueda delantera como la trasera.

Kawasaki Versys-X 300

La japonesa de entrada tiene una gran ventaja, y es que el motor es un dos cilindros, con una entrega de revoluciones más alta ya que el motor proviene de la familia deportiva Ninja. El precio de esta unidad es de $ 140,990 pesos, sí, más cara.

El diseño de la Versys es como todo en Kawasaki, es decir ángulos por todos lados, líneas rectas que pueden o no gustarte pero han sido la “personalidad” de la marca durante muchos años. El conjunto del tanque, faro y parabrisas tiene un mejor aislamiento para el piloto y se nota un mayor desarrollo de moto para tierra. En conjutno es una moto más estilizada, aunque el carenado le da una apariencia de más tamaño.

En el apartado técnico, la cilindrada es de 296 cc (17 cc menos que BMW) que desarrollan 40 hp y un par motor de 19.2 lb-pie (como pueden ver son cifras muy similares), la caja de cambios es también de seis velocidades y el peso en orden de marcha es de 175 kg. La altura del asiento es de 815 mm y la capacidad del tanque de combustible es de 17 L. En este caso el recorrido de suspensión es de 130 mm adelante y 150 mm atrás.

Cómo pueden ver, los números son muy similares, y solo la Kawasaki gana en cuanto a capacidad de combustible lo que le da una mayor autonomía. En el dato de la suspensión es donde difieren mucho, pero es también donde se hacen tan diferentes y se adaptarán al estilo que te guste más. En la ficha técnica BMW anuncia que su moto puede alcanzar los 145 km/h y Kawasaki se pone adelante con 160 km/h, aunque aquí la cuestión es que a esas velocidades la japonesa gana en estabilidad y paso por curva.

Prueba en ciudad

Como les había comentado el manejo citadino fue mínimo, solo los trayectos para trasladar la moto e ir a la locación en tierra. En estos puntos ambas son esbeltas y pasas por todos lados, la respuesta en el arranque se siente ligeramente mejor en la BMW, esto por la respuesta del monocilindro, pero esa ventaja pronto es superada por la entrega de la Kawasaki, el peso en ambas motos es apenas imperceptible en marcha y la frenada en ambas es muy segura gracias al ABS, en este aspecto son muy similares y la única diferencia es el sonido, algo más deportivo en la japonesa y ronco en la alemana.

La suspensión hace la diferencia ya que  el sentir de BMW es muy suave y Kawasaki apuesta por algo más firme, que es la constante en este tipo de motos, incluso se parece a la V-Strom 250 que también es algo rígida, pero eso brinda una mayor sensibilidad de manejo, es decir, las llantas te transmiten más información a los brazos, mientras que en la BMW casi todo es absorbido sin que el usuario apenas lo sienta. En ambos casos puedes pasar por un piso bacheado o rayado y la suspensión hace su trabajo pero lo sentirás más en la kawa.

Lo anterior te parecerá bueno o malo según tu preferencia de manejo, si a ti te gusta la conducción y llevar el control la Kawasaki es tu opción, mientras que BMW te da más confort aunque sacrifica manejo. Esto se nota más en carretera en curveo rápido, donde la Kawasaki va perfectamente plantada y logras buenas inclinaciones en ella, mientras que en BMW la suspensión sientes un poco de “muelleo”  y movimiento en general lo que resta confianza. A velocidad esto también es un problema en la frenada de pánico ya que Kawasaki “se pica” menos al frente ya que BMW aquí pierde las bonanzas de su paralever y telelever.

Por fin, a jugar en la tierra.

Desde que nos enteramos que tendríamos esta comparativa nuestro objetivo siempre fue la tierra, obvio, no son motos enduro coo para ir al monte, además de no tener llantas de tacos, por lo que trabajaríamos con lo que había. La explanada de tierra donde estuvimos tenía una gran zona de tierra compacta por humedad, donde incluso costaba caminar sin resbalar, y ahí fue donde pasamos más tiempo, justo por esa dificultad que nos enseñaría sensibilidad a nosotros y dejaría sentir el trabajo del chasis y suspensión.

Desde el inicio BMW tenía una inmensa ventaja en este lugar y es que se podía desconcertar el freno ABS y en Kawasaki no, tache ya que estas motos al tener enfoque de tierra deben tener sí o sí esa opción.

Pusimos 6 pruebas entre todo el equipo que íbamos, incluso los que “no salen a cuadro” pero que también andan en moto, y esto fue para poder ver cuál moto les daba más confianza. Las pruebas fueron: velocidad en zona sinuosa, maniobras en pendiente, frenada de pánico piso lodoso, slalom, salir desde parado de una zanja y un salto.

Slalom lento

Ganadora: Kawasaki. ¿Por qué?, estas maniobras requieren precisión y el muelleo de BMW no ayuda mucho, mientras que el paso de kawa fue más seguro, esto fue similar para todos, excepto para uno que le gustó más la BMW porque le resultaba ser más cómoda al no estar tan dura.

Velocidad en zona sinuosa

Ganadora: BMW. ¿Por qué?, es simple, en un tramo de unos 60 m, que estaba lleno de desniveles, tierra, pasto, surcos de lodo aceleramos hasta llegar a unos 50 km/h y la BMW absorbía más todas esas imperfecciones, mientras que en la Kawasaki sentías todo.

Maniobras en pendiente

Ganadora: Kawasaki. ¿Por qué?, debo confesar que en ambas fue complicado ya que al no tener llantas de tacos y estar sobre pasto húmedo y lodo hacían que las cosas fueran muy resbaladizas, pero aun así al bajar o maniobrar la moto los movimientos de suspensión de BMW generan movimientos en el cuerpo que te hacen perder balance, frenar (solo trasero) también causa movimientos y derrapes, mientras que la Kawasaki con la firmeza baja firme y sin derrapes. Ambas fueron con manejo parado, pero se nota más el desarrollo de motos de enduro y cross de la japonesa con la  familia KX, KLX y KLR.

Frenada de pánico

Ganadora: “es una excelente pregunta...” ¿Por qué?, cuando tienes poca adherencia con el piso (lodo, tierra, lluvia, nieve, etc) lo mejor es desconectar el ABS ya que puede causar problemas para frenar. En nuestra prueba obviamente logramos bloquear rápidamente a la BMW y controlar todo con la cadera y piernas, esto sin dudas te enseña mucho, pero en el caso de la Kawasaki que no se podía desconectar, si frenaba y no necesitaba tanta distancia a una velocidad de 30 km/h, entonces por un lado, tienes a BMW que tú haces todo y Kawasaki te ayudará, pero no podrás maniobrar, así que es un tema complicado. De manera personal creo que es mejor poder controlar con el cuerpo con la BMW sin ayudas, aunque yo vengo de una época donde no teníamos frenos ABS ni en los coches, así que esto serás tú el que decida.

Salir desde parado de una zanja

Ganadora: Kawasaki. ¿Por qué?, si bien ambas sufrieron por no tener llantas de tacos, la japonesa mostró un mejor agarre. Imaginen: una pequeña pendiente, la moto frenada en la subida y a acelerar. Ambas patinaron y la mínima diferencia de par motor no jugó a favor, pero la la potencia es mejor llevada al piso por la kawa, algo que me sorprendió luego de saber que un monocilíndro ofrece más par.

Salto

Ganadora: Kawasaki. ¿Por qué?, de nuevo la suspensión, y no crean que fue un salto tipo Freestyle, nada de eso, fue mínimo tal vez menos de medio metro, pero aquí contó mucho la caída. Kawasaki al aterrizar no mostró mucho recorrido de suspensión por lo que ibas seguro y todos en el equipo comenzaron a acelerar más para hacerlo más emocionante, mientras que en BMW la suspensión se iba hasta el fondo a tal grado que se escuchaba el golpe, y claro, había movimientos en el manubrio al caer.

En conclusión

Como te comentaba hace un momento la que sea mejor lo decidirás tú debido a tu estilo de manejo, si te quieres olvidar de los baches y esas cosas la BMW es para ti, pero si lo tuyo es enfrentarte a la jungla de asfalto la Kawasalki es mejor, si me preguntas yo qué creo, me quedo mil veces con la Kawasaki, y sí vale los casi $ 20,000 mil pesos más en comparación con la BMW. Siento que Kawasaki ofrece un producto mejor terminado y sólido y BMW es un producto co-creado con la India.

Pronto podrán ver el video de lo vivido en esta prueba, mientras les dejamos algunas fotos que tomamos justo antes de que se ensuciaran.

BdeBaca recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos