Motos

Así puedes cuidar tu moto durante la cuarentena

Te damos unos consejos útiles para consentirla.

Así puedes cuidar tu moto durante la cuarentena

Seguramente si eres un motociclista que suele salir cada fin de semana (o más), ahorita estás algo desesperado por esta contingencia, así que, mejor dale un tiempo a tu moto, es momento de retribuirle esas salidas que te da, además de ser algo muy importante para su correcto funcionamiento. Por ello tocaremos los siguientes puntos que debes atender: Motor, llantas, fluidos, cadena, batería y almacenaje.

Motor

Podrías creer que al no usar la moto no tendrás problemas con este elemento, pero no es así y el principal problema vendrá por la lubricación. Cuando no funciona no hay movimiento y el aceite puede “escurrirse” al cárter, dejando los cilindros secos, causando ausencia de fluido que afectará también a partes del pistón, por ello si ya lleva demasiado tiempo parada debes lubricar esta parte o al menos encender la moto un rato a la semana.

Llantas

Este tema es muy sensible ya que de entrada tenemos que saber que las llantas de moto tienen cierta caducidad, y es más temprana que la de los autos, esto debido a los compuestos ligeramente más suaves que mejoran el agarre. Así que imagina, ya tenía un rato que no cambiabas tus llantas y ahora está parada desde hace dos meses, es una combinación que puede acabar con tus neumáticos.

Lo más recomendable es primero observar que tus neumáticos no tengan grietas, si es así, ya ni le muevas y cámbialas. De no ser así, ínflalas a una libra más de lo recomendado en tu manual, el ¿por qué de esto?, es simple, al estar detenida todo el peso descansa en un pequeño punto de la llanta y tenderá a deformarse (puedes moverla un poco para que no esté siempre en la misma posición), por ello es recomendable inflar la llanta una libra más de lo que indica el manual para que ese extra ayude a soportar el peso total.

Fluidos

Sobra decir que ahora que está detenida la moto podemos realizarle un cambio de aceite, o medir cómo está el nivel, otro punto es el anticongelante y de paso revisar las mangueras que suelen resecarse y claro, el líquido de frenos que debe cambiarse sí o sí al menos cada dos años, ya que con la humedad pierde propiedades. Otro punto es la gasolina, si sabes que la moto estará de plano parada mucho tiempo mejor sácale la mayor parte ya que en ocasiones el combustible se degrada, eso es mejor tenerlo en un recipiente, que en el tanque de tu moto.

Cadena / banda / cardán

En cuanto a la cadena es un básico, incluso sin cuarentena, siempre debes revisar uno, que esté tensa y dos que esté lubricada. La lubricación es muy sencilla de revisar y realizar, ya sea con un aplicador (así te venden el kit de aceite en aerosol con una manguerita) o incluso con un paño. En el caso de una banda debes de comprar un lubricante mineral (en Autozone lo encuentras), este además de evitar la resequedad aumentará la vida útil de gran manera.

Por último, el cardán, y bueno, por eso no podemos hacer mucho al ser un elemento cerrado, y los mantenimientos que son básicamente de lubricación se hacen en taller, por lo que en teoría en este punto no deberías preocuparte.

Batería

Sin dudas el “coco” de las motos detenidas, sobre todo para las convencionales ya que las de litio o “gel” soportan más, pero en general lo más recomendable es desconectarla, aunque esto puede no estar tan bien en motos modernas que pueden perder configuración, entonces la mejor solución es al menos a la semana prenderla y dejarla un rato.

Algunas baterías pueden rellenarse con agua destilada, pero en la mayoría de las motos ya son elementos cerrados. Un “arrancador” siempre será la solución, pero con estos elementos la vida útil siempre se reducirá. De manera personal te recomendaría una batería de iones, que suele ser el triple (o cuádruple) de cara, pero vale la pena.

Almacenaje

Todo lo anterior no sirve de nada, si tienes tu moto en el patio bajo las inclemencias del clima, en el patio bajo el calor y frío, recuerda que estos elementos alteran el metal y los plásticos, además de los hules de los neumáticos y mangueras. Lo ideal es tenerla a la sombra, sobre caballete central para que el peso no altere las llantas o al menos moverla cada tercer día. Adquiere una lona de protección que de paso evitará que el sol “se coma” la pintura y claro, consiéntela, es decir ahora con tiempo, una buena limpieza profunda y pulida, no le quedarán mal.

Con estos puntos tu moto estará lista para cuando puedas salir con libertad y evitarás que tu primera salida sea directa a un taller, así que nos vemos en el camino.

Destino Viajero recomienda

Cuéntanos que opinas