Test drive

Primer contacto con la Renault Duster 2021

El nuevo Duster tiene bastantes mejoras que lo hacen un auto mucho más atractivo, sin perder algunas de las cualidades que le dieron éxito.

Primer contacto con la Renault Duster 2021

Hoy el Duster sigue siendo un SUV cotizado por su relación espacio/precio, pero hace bastante ya que se le echaba en mano una evolución que lo acercara más a la linea que Renault está impulsando en sus modelos más modernos.

Antes que nada tenemos que puntualizar que la versión que tuvimos a prueba corresponde al modelo rumano que aterrizó en Chile.

Renault Duster 2021: Diseño

El nuevo Duster de Renault tiene un espíritu bastante similar al del modelo saliente. De hecho, es super fácil asociarlo al modelo anterior, en especial por sus proporciones, así como diseño de sus barras en el techo y ventanas. Digamos que es una propuesta bastante evolutiva, con paneles suavizados hacia las defensas, algún que otro pliegue y elementos que le dan una connotación más cuidada, pero sin perder las prestaciones off-road.

  • La parrilla es distinta, puesto que ya no va completamente alineada a los faros, sino que tiene un "saliente" en la parte inferior, que hace que la parrilla tome la silueta que llevan todos los Renault modernos.
  • Los faros tienen un diseño más moderno en el interior y aunque no se nota, en el borde lleva la firma luminosa de la marca, en forma de C, que son las luces LED de uso diurno.
  • El cofre es más alto, para una sensación extra de robustez. Tiene brazos telescópicos, para una apertura más cómoda.
  • El pilar A está más aguzado.
  • Las defensa trasera es más abultada, con un marco grueso que rodea la toma de aire inferior. Esta, en modelos más equipados (comercializados en Europa) es de color aluminio, lo que la hace destacarse más (como referencia, es parecido al estilo del Renault Oroch).
  • En las salpicaderas vemos una decoración plástica que parece una toma de aire o un extractor. Esta es solo de tipo cosmético, pero le va muy bien al Duster.
  • Las puertas reciben las manillas del Symbol y tienen dos características especiales que le aportan refinamiento al look, como es el nuevo diseño de los espejos laterales, incorporados en una montura plástica y no a la chapa como en el modelo anterior. El pilar B de las puertas ahora lleva un revestimiento de color negro, lo cual une las dos ventanas en una sola forma, lo que también aporta a un estilo menos "low cost". 
  • El pilar C nos da una sensación de robustez, gracias a la cintura ascendente y al hecho de que las ventanas son más pequeñas en la parte trasera.
  • El diseño de la luneta, con recortes en las esquinas, se mantiene.
  • Los focos ahora son cuadrados, llevando una cruz en el medio, muy parecidos a los del Jeep Renegade.

Algo que no nos gustó mucho fueron algunas terminaciones, especialmente el hecho de que las salpicaderas traseras no llevan ningún carenado en el interior. Lo otro llamativo es que esta versión, a pesar de que en la ficha técnica señala llevar llantas bicolor, no las equipaba. En el concesionario tampoco vimos modelos con este tipo de terminado.

Renault Duster 2021: Medidas

El nuevo Duster mide 4,341 mm de largo, 1,682 mm de ancho, 1,693 mm de alto y 2.67 metros entre ejes. También incrementa la altura al piso a 210 mm y los ángulos de ataque (33°) y salida (30°), esto en una versión 4x2, lo que es muy interesante de considerar si buscas un auto algo más aguerrido y menos urbano. Además, hay más espacio interior y más volumen en la cajuela: 478 litros.

Para compararlo con otros modelos, es más largo y más alto que un Nissan Kicks o un Renault Captur, sin embargo, no es que sea un incremento muy dramático. Si es el más espacioso en la cajuela y se nota completamente.

Renault Duster 2021: Interior

Aquí el cambio es radical, puesto que el anterior interior era realmente antiguo, incluso cuando salió al mercado, siendo derivado de las consolas del viejo Sandero. Ahora, esta plataforma exhibe una consola central horizontal, con una ergonomía y diseño revisados para los nuevos tiempos y con mucho mejor aspecto. La sección central está ligeramente orientada hacia el conductor y destaca por sus salidas de aire alargadas con marco símil aluminio (en los Dacia son redondas) y más abajo, el sistema multimedia, mucho más cercano a nuestro campo visual para una operación más fácil y segura. Lástima que el puerto USB quede sobre la pantalla, lo que significa que siempre tendrás el cable colgando, en caso que quieras conectar tu teléfono.

Bajo la pantalla encontramos una botonera pequeña con comandos para desactivar el sistema de Start/Stop, para el modo Eco, el cierre centralizado y los sensores de estacionamiento. Luego están los comandos del climatizador, de mejor aspecto y luciendo un anillo cromado. En la parte inferior nos encontramos un pequeño espacio portaobjetos con un toma corriente y un porta vasos. 

La palanca de cambios también luce moderna, con un grueso pomo de piel con un anillo cromado en la punta. Nos faltó un apoya brazos y una consola inferior más moderna, aunque eso finalmente es parte de la concepción de este modelo. 

En esta misma consola central nos encontramos algo que sigue siendo molesto para la mayoría de los usuarios, salvo que tengas un Renault y ya te hayas acostumbrado. Me refiero al botón del control crucero/limitador de velocidad, el cual, de forma inconveniente sigue siendo ubicado bajo el freno de mano, en lugar de ir como corresponde, en el volante multifunción, junto con los botones que lo regulan. Tampoco me gusta mucho el comando satelital para manejar el sistema de audio, concentrado en una paleta tras el volante con muchos botones que hay que aprenderse. Con el tiempo de uso, uno se acostumbra, pero son caprichos clásicos del ecosistema eléctrico de Renault. Así que el volante (regulable en altura, profundidad y tapizado en cuero sintético) solo tiene botones para ajustar el control crucero y para moverse por las pantallas del computador a bordo, así como un botón para activar el comando por voz de la radio.

El cuadro de instrumentos es muy sencillo y resumido, con relojes para el velocímetro y el tacómetro. El medidor de la temperatura es un testigo luminoso y el indicador de combustible es digital, inscrito en la parte inferior de la pantalla del computador a bordo.

Los asientos son sencillos, con un tapiz de buen aspecto, donde las costuras blancas le dan un toque de estilo. Los cojines los encontré chicos, aunque puede que sea culpa de mi sobrepeso, si bien son cómodos. En las plazas traseras hay espacio más que suficiente para tres ocupantes, aunque ojo, porque los porta vasos centrales sobresalen un poco, así que el que vaya sentado en el medio, tendrá que compartir espacio para las piernas con los otros ocupantes. Estos asientos tienen cinturones de tres puntas, anclajes ISOFIX y se pliegan para ampliar la capacidad de cajuela. 

Renault Duster 2021: Equipamiento y seguridad

Esta nueva Duster ofrece, (hay que recordar, proviene de Rumania) de serie; control de estabilidad, anclajes ISOFIX y asistente de arranque en pendiente (hill assist). 

Incluye también control crucero, el sensor de estacionamiento, dos bolsas de aire, ISOFIX, Bluetooth, sistema Start/Stop con modo Eco, aire acondicionado, vidrios eléctricos frontales, faros de niebla, barras en el techo, asiento del conductor regulable en altura y luces LED de uso diurno, llantas de 16", entre lo principal.

La versión tope agrega espejos eléctricos, vidrios traseros eléctricos, cámara de reversa, tubo de escape cromado y el sistema multimedia (NAV Evolution) con pantalla táctil de 7", GPS, Apple CarPlay, Android Auto, estadísticas de consumo, etc.

Una pena que solo traiga dos bolsas de aire, considerando que es un auto familiar, pero al menos ya incluye ESP de serie.

Renault Duster 2021: motor y manejo

Esta nueva Duster llega sin motor de dos litros y sin motores turbo como los que se están ofreciendo en otros lados, y con lo que respecta al mercado mexicano, hasta donde sabemos tendrá esta misma configuración.

Entonces el motor, ahora es un aspirado de 1.6 litros, pero con una salvedad: es un motor diferente al 1.6 K4M de origen Renault. El motor del nuevo Duster no es otro más que el HR16DE de Nissan. Este motor es más elástico, más liviano y más económico que el motor del rombo. Además, cuenta con apertura variable en válvulas de admisión y distribución por cadena. Se sabe confiable y ha sido usado en montones de modelos Nissan conocidos, incluyendo al March, Versa, Tiida, Juke, Kicks, entre otros. Incluso el filtro de aceite de nuestra unidad de pruebas, llevaba los logotipos de Nissan Japón. Se asocia a una caja de cambios manual de cinco velocidades.

Este motor en ciudad se percibe suave y poco ruidoso, pero a la hora de exigirlo un poco más, demuestra que le queda muy justo a un auto de este tamaño. Aquí hay que jugar un poco con la caja de cambios para sentir más potencia. Si eres de los que viaja cargado, mejor tomarse la carretera con calma. El consumo homologado es de 11.8 km/l en ciudad y 16.7 km/l en carretera, si bien nosotros no vimos más de 15 km/l en carretera y alcanzamos a lo más, 10 km/l en ciudad. ¿Hay modelos más económicos? Por supuesto. ¿Hay más gastadores? También, pero es más económico que el Duster 1.6 anterior, así que bien. Ojo, que tiene Start/Stop y eso también ayuda.

La suspensión es de tipo McPherson adelante y un eje semir rígido atrás , la cual se percibe más equilibrada y refinada que en el Duster saliente. En caminos ásperos, aunque el auto tiene buena altura, se siente un poco más firme que el anterior, manteniendo una velocidad moderada. El ESP actúa inmediatamente en caminos complicados, apenas siente perdida de tracción, lo que habla muy bien de su calibración. El chasis se percibe robusto como el modelo anterior, si bien las puertas se sienten algo livianas, algo esperable en un modelo como este.

El auto tiene frenos de disco adelante y de tambor atrás. Por fortuna, los frenos muerden bien y el cabeceo es controlado, pero con frenos de disco atrás, sería mucho mejor.

Lo mejor que tiene este auto es la dirección, la cual ahora es de asistencia eléctrica. Es liviana, pero tiene un radio de giro más corto y aun nos permite leer un poco el tren delantero. Le confiere un manejo ágil en la ciudad y en carretera, quitándole esa sensación tan rustica de la dirección hidráulica, especialmente en caminos más malos. Aparte, los pedales y la caja de cambios tienen una sensación más directa y precisa.

Entonces...

¿Gusta o no gusta el Duster? Yo creo que, en la balanza, las cosas que gana, definitivamente lo hacen un auto más moderno y más atractivo que el anterior. Si eres un dueño de un Duster, definitivamente vas a agradecer muchos de los cambios que recibe, sin perder nada de lo que hacía tan interesante al modelo anterior. O sea, seguirás teniendo un buen agarre al asfalto, una cajuela de buen tamaño, espacio cómodo para cinco ocupantes y un motor equilibrado. Ganas mejoras en diseño, calidad en el interior y algunos elementos de seguridad que son importantes.

Sin embargo, si ponemos al Duster al lado de otros modelos más nuevos, quizás vas a sacrificar espacio, pero podrías terminar con un auto mejor logrado en sus terminaciones, más potente y con diseños mucho más vanguardistas. Al final depende mucho de lo que estés buscando, pero cuesta encontrar atributos como los que ofrece el Duster a este nivel de precios, en un auto nuevo.

¿Qué nos gustaría que mejorara? Algunos detalles en el exterior como el look de los espejos, quizás un reposabrazos en el interior, revisar los comandos del control crucero o del sistema de audio, reubicar el puerto USB, más bolsas de aire y cambiar los frenos traseros.

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas