Test drive

Manejamos la BMW X6 2020

Ya en su tercera generación la, X6 no solo impuso una tendencia que se volvió global, sino que maduró como los buenos vinos.

Manejamos la BMW X6 2020

Pasaron doce años de que BMW tomó al mundo por sorpresa al presentar el X6, aquel SUV con diseño de coupé que prácticamente era la respuesta a una pregunta que nadie hizo que causó un impacto profundo en el mercado y creó tendencia.

Hoy, en su tercera generación el BMW X6 tiene competidores completamente frontales de todas las marcas: Mercedes-Benz GLE Coupé, Audi Q8 y más recientemente Porsche Cayenne Coupé. Y su propuesta de diseño se ha extendido ampliamente en el mercado de lujo.

Pero esta tendencia está lejos de haber llegado a su madurez, todavía está en proceso de crecimiento y en los próximos meses y años, veremos como los SUV con forma de coupé se multiplican en las marcas generalistas, quizá de las primeras en llegar a nuestro mercado sea la Volkswagen Nivus, aunque también está el Renault Arkana y otros más que irán debutando tarde o temprano.

El BMW X6 ya no está solo en el mercado, tampoco es ese SUV agresivo y diferente a todos que alguna vez fue, pero ello no significa que se haya vuelto irrelevante, por el contrario ha madurado de manera muy interesante, y salvo por algunos pequeños detalles, bien podría decir que padece el fenómeno de los buenos vinos, va mejorando con el paso del tiempo.

BMW X6: diseño

Si hay algo que criticarle al BMW X6 es justamente el apartado estético, y no me refiero a la silueta de coupé que para esta tercera entrega ya no demanda sacrificios de ninguna índole, ya sea para los pasajeros de la segunda fila de asientos o en capacidad de cajuela. Es muy espacioso, cómodo y práctico.

La queja está en ciertas líneas y elementos que francamente están de sobra, el X6 ahora se esfuerza demasiado por lucir agresivo y deportivo, perdiendo así un aspecto importante que siempre caracterizó a los BMW (hasta antes de la era Van Hooydonk). Eran atractivos y deportivos, pero al mismo tiempo sobrios.

En este BMW X6 2020 hay demasiadas líneas, perfiles en extremo angulosos, salidas de aire sobredimensionadas que para colmo, no tienen razón de estar más que la intención de aparentar agresividad, ya que están tapadas.

La parrilla de doble riñón sigue esa tendencia de otros modelos de la marca, pero a diferencia de otros casos aquí se ve bien, no cae en la exageración de otros modelos como el X7 o peor del Serie 4.

BMW X6: interior y equipamiento

Puertas adentro la atmósfera es excelente, los materiales y calidad de ensamble son impecables, los insertos en fibra de carbono con perfiles de aluminio le confieren una apariencia deportiva y a la vez suntuosa.

He de confesar que sigo sin procesar del todo algunos elementos como el cristal cortado de la palanca de cambios, creo que cae en lo kitsch. En contraparte, los asientos con costuras capitoneadas son una experiencia religiosa, el cuero es de tacto muy suave, tienen excelente soporte lateral y lumbar, y al mismo tiempo son comodísimos, perfectos para pasar largas jornadas ahí sentado.

En cuanto al equipamiento no falta nada, absolutamente nada. Climatizador de cuatro zonas, pantalla central táctil de 12.3” de altísima resolución y un clúster digital del mismo tamaño que se ve moderno, pero que la verdad entrega poca información y es significativamente menos configurable que otros que hay en el mercado.

Hay también Head Up Display, cargador por inducción, audio Harman Kardon, quemacocos panorámico, portavasos que puede enfriar o calentar y un gigantesco etc.

Como decía anteriormente, los pasajeros de atrás cuentan con muchísimo espacio para las piernas y bastante bueno para la cabeza, diría que a menos que sea un émulo de Frankenstein un adulto puede viajar con total comodidad. Adicionalmente no hay sensación de encierro, algo que en previas entregas del X6 si era un factor a considerar.

BMW X6: Manejo

Pero es hasta que estás tras el volante que el BMW X6 te conquista por completo, en primera es de esos autos tan fáciles de llevar que como se dice en la jerga, te lo pones. E incluso hasta puedo decir que es tan ágil que parece más pequeño de lo que en realidad es. Se maneja tal y como esperas de un deportivo

Si revisamos la ficha técnica nos damos cuenta que parece una calca de su antecesor, el motor nuevamente es el bloque de ocho cilindros y 4.4 litros biturbo, mientras que la caja una vez más es automática de 8 velocidades que envía la potencia a las cuatro ruedas a través de un sofisticado sistema AWD con torque vectorial.

Pero tenemos 80 hp y 73 lb-pie de torque adicionales, para un total de 530 hp y 553 lb-pie, con lo cual, este titán de más de dos toneladas y casi cinco metros es capaz de acelerar de 0 – 100 km/h en apenas 4.3 segundos.

El X6 M50 iA acelera con mucha contundencia, tanta como para pegarte al respaldo con fuerza, pero eso no es lo más impresionante. Ya que el agarre y capacidad de curveo parecen infinitos, en verdad que te hace pensar una y otra vez en toda la tecnología que incorpora para que eso sea posible como, por ejemplo; suspensión adaptativa, un sofisticado sistema AWD que envía la potencia a la rueda exterior para tener torque de giro y podría seguir. Y recordemos que todavía están las variantes más rabiosas y extremas, X6 M y X6 M Competition, ¡una locura!

Sobra decir que se planta perfecto y transmite toda la seguridad para ir en verdad rápido. Por otro lado, puede ser silencioso, cómodo y suave. Esa dualidad que entrega es difícil de creer y que es posible gracias a la electrónica de última hornada, puede ser un deportivo muy rápido y efectivo o bien un auto a todo lujo, silencioso y confortable.

BMW X6: Seguridad

En cuanto a la seguridad no falta absolutamente nada, 7 bolsas de aire, ABS y tanto control de tracción como estabilidad para empezar.

Pero también un sofisticado sistema de cámaras de 360° que crea perspectivas en 3D para observar los alrededores del X6, asistente de estacionamiento automatizado que funciona tanto en cordón como en batería y que además tiene una función de memoria de trayectoria de hasta 50 metros.

Sin dejar de mencionar otros elementos como la alerta de colisión frontal con frenado de emergencia, asistente de mantenimiento de carril, control de crucero activo y un largo etc.

Conclusión

El BMW X6 2020 es un vistazo de lo que al parecer serán buena parte de los autos deportivos en el futuro, ofreciendo ese aspecto de SUV que tanta aceptación ha tenido, pero con un diseño más personal y agresivo, así como una dinámica de conducción que no habrías creído posible hace unos 15 años ni en un sedán deportivo hecho y derecho como el Serie 3.

Nos guste o no, los SUV llegaron para quedarse y el espectro es tan amplio que hay opciones urbanas, 4x4 o bien tremendamente deportivas como el BMW X6.

BMW X6 vs Mercedes GLE Coupé

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas