Test drive

Manejamos la Mercedes-Benz Clase GLE Coupé 2021

¿Tiene sentido un SUV Coupé? Después de manejar esta GLE, querrás tener una.

Manejamos la Mercedes-Benz Clase GLE Coupé 2021

Sinceramente, he sido muy reacio en aceptar a las SUV Coupé. Me explico. Contrario a muchas personas, creo que las SUV son vehículos muy prácticos. Te permiten acceder a caminos de terracería con un poco más de seguridad que un auto convencional. Incluso en ciudad, los topes o baches no suelen ser problemáticos. La tarea difícil, se queda para verdaderos todo terrenos.

A ello, hay que sumarle una habitabilidad bastante decente, así como un manejo que se ha refinado con el tiempo, dejando atrás lo tiempos en los que sólo eran pickups carrozadas. Es cierto, no serán los vehículos más espaciosos, robustos o de mejor manejo, pero tienen un gran equilibrio al ofrecer un poco de todo.

Incluso, las versiones de alto performance de las últimas generaciones de SUV premium, combinan la practicidad de este formado con la deportividad, sin hacer muchos sacrificios en los apartados antes mencionados.

Esto mismo, me hace pensar si tiene sentido una SUV Coupe (concepto nacido en 2008 con la X6). Básicamente, no ofrecen un mayor desempeño dinámico, pero, en cambio, si sacrifican el volumen de carga y la habitabilidad posterior a cambio de una imagen más sugerente. Es así, que básicamente, este formato se convierte en la antítesis del del concepto de SUV. No son capaces fuera del asfalto, no son prácticas y tampoco familiares ¿entonces para que sirven?

Justo, todas estas preguntas de tintes filosóficos revolotean en mi mente, en el momento exacto en el que me encuentro detenido frente a la imponente Mercedes- AMG GLE 53 Coupe de color azul metálico, dispuesto a probarla y de paso solventar todas mis dudas.

No quiero adelantar nada, pero sólo diré que, tras manejarla, mi razonamiento práctico, me sigue diciendo que es un vehículo innecesario, pero, en cambio mi corazón petrolhead, ese mismo que funciona con gasolina aderezada con adrenalina, así como un gran toque hedonista, le encontró todo el sentido del mundo…

HEDONISTA POR NATURALEZA

Por sí misma, una Mercedes-Benz GLE Coupé ya es un vehículo bastante atractivo y controvertido, ya que básicamente, mezcla las formas de una GLE “normal”, con los trazos de un Clase E Coupé. De hecho, las calaveras y la caída del techo posterior, recuerdan al que bien puede considerarse su contraparte en el mundo de los autos tradicionales.

La Mercedes- AMG GLE 53 Coupe debutó a nivel mundial en el marco del Salón del Automóvil de Fráncfort 2019. Se distingue de sus hermanas por contar con una imagen más poderosa y aerodinámica, cortesía de incorporar algunos elementos que aumentan su atractivo como las salidas de escape dobles, defensas agresivas, difusores aerodinámicos, entradas de aire extras, faros LED, calipers en rojo, rines AMG de 21 pulgadas y por supuesto, la distintiva parrilla Panamericana (aunque a Daimler, ya no le gusta llamarla así).

Además, habría que sumar que nuestra unidad de prueba lucía el majestuoso tono Brilliant Blue Metallic. Color, que a los AMG les sienta de maravilla. Debo admitirlo, durante los primeros kilómetros no fui consiente del atractivo de este vehículo. No fue hasta notar la conmoción que causó entre el personal de un restaurante de la zona arqueológica más importante del país, que por fin me di cuenta, que estaba a bordo de un deportivo imponente, que era capaz de maravillar a su paso. Más de uno pidió permiso para tomarle una foto. Era como si estuvieran viendo al mismísimo Lewis Hamilton.  

Y en carretera, bueno, ahí, no importa si vas a 80, 100 o 150 km/h, todos te dejan pasar. El efecto que genera a su alrededor, sólo es equiparable a la conmoción de un superdeportivo. Nunca en mi vida había sentido tanta atención, y eso alimentó mi ego…aunque claro, después recordé que el protagonista era la GLE 53 Coupe y me caía de la nube de donde estaba.

¿Y el interior? Simplemente soberbio. Los acabados y materiales son de primerísimo nivel. Sólo por poner un ejemplo, quienes pudimos ponernos a bordo de este vehículo coincidimos que la experiencia a bordo, en cuanto a lujo, calidad y tecnología es más satisfactoria que, por ejemplo, un BMW X6 e incluso un Audi Q8, sus rivales más cercanos.

Como es de esperar, esta versión tiene algunos distintivos que hablan de un vehículo deportivo como cinturones de seguridad y pespuntes en rojo, así como pedales, volante AMG (Napa/microfibra) y asientos deportivos (forrados en cuero ártico /microfibra), además de decoraciones en fibra de carbono e inciertos en madera de roble antracita de poros abiertos.

EXPERIENCIA DE MANEJO

Manejar un GLE Coupé firmado por AMG es un gusto. Antes de avanzar recapitulemos un poco y recordemos su apartado mecánico conformado por un motor L6 Twin Turbo de 3.0 litros con 435 hp y 384 lb-pie de torque con tecnología mild-hybrid de 48 volts, que hace mancuerna a una transmisión automática de nueve velocidades que distribuye la potencia a todas las ruedas a través del sistema de tracción 4MATIC+

El puesto de mando, es muy similar al de la GLE normal, sólo que las formas más caprichosas de la Coupé (como un cofre más abultado), hacen que la visión se comprometa, sobre todo en la parte trasera donde encontraremos un medallón muy pequeño. Psicológicamente, da la sensación de manejar un sedán enorme en vez de una camioneta.

Dependiendo del modo de manejo que se elija (de un total de siete), cambia el carácter del GLE Coupé. Debido a las condiciones de nuestro recorrido, básicamente, su servidor sólo usó dos: Comfort y Sport+. El primero es idóneo para ciudad, donde la aceleración es dosificada y busca la máxima suavidad posible. En esta ocasión, no consideramos que la prueba del consumo de combustible fuera una prioridad. Como es costumbre no creo que hayamos alcanzado los 11.58 km/l mixtos oficiales, pero estoy seguro de que estuvimos relativamente cerca.

Pero lo realmente bueno interesante, llega en autopistas y caminos revirados. Aquí, al seleccionar el modo Sport+, cambia su carácter de forma dramática. La suspensión y dirección se endurecen y el embriagante sonido del escape tiene un tono más agresivo. Sólo a altas velocidades, el peso se hace presente, pero nada de que preocuparse ya que las asistencias siempre están listas para actuar de forma quirúrgica.

¿Tengo que decir que el desempeño del Mercedes- AMG GLE 53 Coupe es poco menos que soberbio? La verdad que no tendría que hacerlo, pero es una realidad. La aceleración es progresiva y contundente. Los turbos y el sistema eléctrico hacen un magnífico trabajo. Tal vez no es tan brutal como la BMW X6 M50, pero en verdad, es una delicia tras el volante. En pocas palabras, resulta el perfecto equilibrio entre confort y alto desempeño. Por cierto, según Mercedes, alcanza los primeros 100 km/h desde la inercia total en 5.3 segundos.

Nos hubiera gustado haber llevado al GLE Coupé firmado por AMG a un autódromo para ver si su comportamiento está a la altura de un castigo riguroso.

TODO COMIENZA A COBRAR SENTIDO

Volvemos al punto de partida. La Mercedes- AMG GLE 53 Coupe, no es una SUV práctica, ni tampoco es un Coupé ligero, y mucho menos su precio de partida de $1,749,900 pesos es una ganga. Pero sabes, realmente ese es su encanto.

Es cierto, un auto “común” como el Mercedes Benz Clase E Coupé se disfruta más en carretera, pero al ser bajo, en ambientes urbanos tienes que cuidarlo en todos los topes y baches. Y es aquí, donde el concepto de SUV Coupé comienza a tener sentido.

Me explico, básicamente con Mercedes-AMG GLE 53 Coupé tienes un producto muy hedonista y elitista, que, si bien se mueve de maravilla, en realidad, su principal función será atraer todas las miradas a tu alrededor. Es igual de egoísta que un coupé común, pero, además, tienes la ventaja de tener una altura y un perfil de neumáticos que harán olvidarte de las imperfecciones del camino. Además, siempre, no importa que pase, el manejar una camioneta, por alguna extraña razón brinda más estatus que un auto (incluso entre los Mercedes), así que la fórmula para ser el centro de atención está más que garantizada.

 

Mercedes GLE Coupé vs BMW X6

Esaú Ponce recomienda

Cuéntanos que opinas