Test drive

Manejamos la Land Rover Defender 2020 en una prueba off-road

Lo sometimos a pruebas de baja tracción, ascenso y descenso de pendientes, vadeo, así como en una ruta libre todoterreno por las montañas del Estado de México.

Manejamos la Land Rover Defender 2020 en una prueba off-road

Hace unos días tuvimos a prueba a la nueva generación del Land Rover Defender, en donde pudimos conocer de primera mano, parte de sus amenidades, equipamiento, precios, versiones, así como especificaciones técnicas y mecánicas, además de someterla a una prueba en un ambiente cotidiano.

¿Qué pasa?

Lamentablemente por tiempos y logística, no nos fue posible realizar los ejercicios necesarios para comprobar las capacidades de este auténtico 4x4 de lujo en su hábitat natural, por lo que el fabricante nos invitó a una ruta todoterreno a bordo del utilitario que además de lucir bien, se mueve aún mejor en los caminos accidentados.

Tan capaz como tecnológico…

Durante esta prueba se nos invitó a realizar una serie de ejercicios que demostraron que el Defender es el tipo rudo de la gama Land Rover, pues demostró su comportamiento en situaciones de baja tracción, terrenos inclinados, caminos empedrados y tramos con niveles de agua que superan los 60 cm.

Pero eso no es todo, dado que lo más sorprendente se centra en su interfaz, que permite crear una sinergia entre el hardware y el software para acceder a las prestaciones off-road del vehículo, es decir, que la clásica palanca de transferencia que encontramos en los tradicionales 4x4 se elimina, para dar paso a un accionar controlado mediante la pantalla táctil del sistema de infoentretenimiento.

Otra de las amenidades que contribuirán a las maniobras es la cámara 3D, que además de tener la modalidad para realizar movimientos de reversa, también podrás activar las funciones, On Road, Off Road y Remolque para visualizar todos los obstáculos alrededor del camino, y así evitar dañar la carrocería.

Land Rover Defender 2020: Motor

Antes de dar paso a la impresión de manejo, déjame recordarte que el Defender está impulsado por un motor de hibridación ligera, es decir que incorpora un seis cilindros en línea de 3.0 litros capaz de ofrecer 395 caballos de fuerza y 405 Lb-pie de par, asociado a un sistema Mild-Hybrid (MHEV) de 48 volts. Además, de que se acaba de presentar a la versión híbrida enchufable (PHEV) que completaría parte de la gama, por lo que, de acuerdo a la estrategia de la marca, no dudamos que una versión 100% eléctrica, también se encuentre dentro de los planes.

Land Rover Defender 2020: Manejo en circuito con obstáculos

Hicimos uso de las instalaciones de Off Road Park situado al norte de la ciudad, para comenzar a conocer las bondades de Defender, que por si no sabías, es un circuito especializado que te permite realizar estas pruebas con todos los estándares de seguridad y en un ambiente controlado.

Lo primero, es hacer uso de la suspensión neumática, por lo que, con tocar el botón de elevación localizado al lado de la palanca, podremos subir el chasis hasta una altura de 292 mm; esto es más que la de un Jeep Wrangler, lo que iba develando una clara ventaja al momento de sortear los obstáculos.

Para comenzar nos enfrentamos a un área de subidas y bajadas con diferentes ángulos de inclinación de hasta 45 grados, con la finalidad de probar el control de descenso que te permite regular la velocidad hasta los 10 km/h sin hacer uso del pedal, así como de demostrar todo el poder del torque para volver a incorporarse al nivel de piso; esto claramente es asistido por un control de ascenso que mantiene el vehículo estático durante unos segundos si es que retiras el pie del pedal.

Dentro de estos 3 ejercicios de inclinación, también pudimos detectar que los ángulos de ataque y salida del Defender (38 y 40 grados respectivamente) son muy buenos, pues pudimos maniobrar entre los arbustos sin necesidad de utilizar la reversa.

¿En algún momento se puede voltear?

Para continuar el trayecto, se realizó una prueba de inclinación lateral, en donde transitamos por un declive de 30 grados con el fin de probar la estabilidad del vehículo, notando que, pese al alto grado de la inclinación, Defender siempre se mantendrá firme, sin ninguna intención de volcar, además de ofrecer una alta percepción de seguridad.

Posteriormente pasamos a la zona de flex, en donde mediante un recorrido lleno de piedras y cráteres podremos poner a trabajar el bloqueo de diferencial trasero automático, así como sistema de tracción total, que enviará la potencia suficiente a la rueda que más lo requiera para continuar avanzando.

Ha llegado el momento de refrescar las unidades y probar su capacidad en el agua, aquí seleccionamos el modo “Vadeo”  ypasamos por un encharcamiento que superaba el metro de profundidad, demostrando que puede llegar a soportar hasta 90 cm bajo el agua. Esto se logra gracias a el sistema Terrarin Response que eleva el vehículo con ayuda de la suspensión neumática electrónica y a las protecciones que no permiten la entrada de líquido al radiador. Por su parte, la cámara 3D con sensor, te indicará la profundidad del agua.

Para finalizar, pasamos a una zona de lodo, con la intención de reducir las capacidades de tracción de los neumáticos, para posteriormente proceder a subir un pequeño tramo de escaleras. Al inicio, este panorama podría lucir complicado, pero nada de ello pues nuevamente Defender lo hizo de la mejor forma, consiguiendo no quedarse sin tracción incluso en situaciones de baja adherencia.

Land Rover Defender 2020: Manejo tramo libre

Después de realmente someter a prueba las capacidades de Defender, se nos permitió realizar un recorrido de off-road ligero para continuar conociendo el resto de las bondades de esta unidad.

Aquí cabe destacar que no sorteamos tantos obstáculos, simplemente pusimos el modo selector de manejo en la posición off-road y nos dejamos llevar por el sistema automático que activa la caja reductora con el fin de ofrecer buen torque a más bajas revoluciones, con el que recorreríamos el resto del camino empedrado de las montañas de Espíritu Santo y Santa María Maztla en el Estado de México.

Al final, pareciera que el Land Rover Defender quiere seguir los pasos de electrificación del resto de su gama como una visión futurista hacia las nuevas alternativas de movilidad, pero la realidad es que el sistema micro híbrido que la impulsa, también es capaz de asistir en diversas situaciones y escenarios para lograr una mejor entrega de par, así como de alimentar de energía a parte del equipamiento interior.

Land Rover Defender 2020 a prueba

Astrid Zapata recomienda

Cuéntanos que opinas