Vende tu carro
Test drive

Manejamos la Mitsubishi L200 2021

Descubre los cambios y mejoras, así como los peros que le encontramos.

Manejamos la Mitsubishi L200 2021

Recién el modelo 2020 de la L200, recibió una actualización estética y recordemos que estamos ante la quinta generación de esta pickup, por lo que ya tiene unos añitos con nosotros.

Los cambios se aprecian en el frente, con este diseño Dynamic Shield con unos faros divididos, mientras que en la parte posterior ostenta unas calaveras más grandes. Los rines también son de reciente creación de 16” de aluminio, las llantas son 205R16C, las cuales he decirlo tienen un muy buen perfil, lo que protege a la perfección el rin.

En general el diseño exterior de esta Mitsubishi L200 nos remite mucho al de su hermana la Montero Sport, con quien por supuesto comparte plataforma.

Por dentro, luce prácticamente igual con materiales de mejor calidad y un volante nuevo.

Mitsubishi L200 2021: Motor y capacidades

Bajo el cofre de esta pickup nipona, encontramos un motor a diésel de cuatro cilindros de 2.4 L. La potencia es de 178 caballos y 317 Lb-pie de torque. La transmisión disponible es únicamente manual de seis velocidades.

La tracción que ostenta es 4x4, trae control electrónico para 4x2, 4 High y 4 Low, además cuenta con bloqueo de diferencial trasero.

La capacidad de carga que ofrece para la variante más equipada es de hasta 1,030 Kg.

Mitsubishi L200 2021: Seguridad

Para protección a ocupantes tiene lo mínimo, aunque podría ofrecer más bolsas de aire, trae sólo dos. Además, tiene frenos ABS con distribución electrónica de frenado y control de estabilidad. No trae sensores, ni cámara de reversa.

Mitsubishi L200 2021: Interior y equipamiento

En temas de espacio interior, cinco pasajeros pueden viajar a gusto en la L200, en plazas traseras tienes el espacio adecuado para cabeza y piernas, no percibes en ningún momento sensación de encierro.

Referente a amenidades, la L200 viene muy básica. Trae aire acondicionado automático, diversas agarraderas, volante forrado en piel, bedliner para la batea y seguros como elevadores eléctricos, esto es lo más destacable.

Del lado del info entretenimiento, la L200 se nos queda corta, mientras que otras camionetas de su segmento sí ofrecen un sistema con buena conectividad. En su lugar tenemos un estéreo de cuatro bocinas, con radio, reproductor de MP3-CD, tiene entrada USB como Aux y conexión por Bluetooth.

Mitsubishi L200 2021: Manejo

De entrada, la L200 al tener una mecánica diésel ofrece una buena aceleración, sobrada para lo que la requieras. No obstante, al momento de arrancar o recuperaciones de velocidad, sí le cuesta un poquito despegar (de dos a tres segundos, nada grave), después agarra su buen paso y entrega el torque por debajo de las 2,500 vueltas.

Esta L200 ofrece únicamente caja manual, los cambios son cortos y precisos. Sin embargo, si tienes que tener cuidado con el pedal del clutch, pues el viaje es muy corto, lo que ocasionará se te apague el motor si lo sacas muy rápido (tema de acostumbrarse nada más).

Un punto que nos desagradó de la L200, es el funcionamiento del sistema de Start-Stop que tiene, es realmente incómodo y molesto. Pues al momento de trabajar, apaga el motor en un alto, hasta ahí estamos bien, pero luego al momento de iniciar el movimiento nuevamente, no prende rápido la máquina y tiene un retraso considerable. Esto provoca que en una pendiente pronunciada o al arrancar rápido, acelerando demás y haciendo el cambio de velocidad en primera, el dispositivo no reacciona adecuadamente ocasionando que se apague el motor. Lo que hice fue desactivar la función con un botón y listo, lo malo, es que cada vez que prendas el auto se vuelve aplicar.

Algo que nos encantó de la L200 es que super alta y se come todas las deformaciones del camino, lo malo está en que es realmente muy brincona, sientes que vienes literal en un camión. Sin duda es algo a lo que te tendrás que acostumbrar, una Hilux ofrece mejor confort en este aspecto y también una Nissan Frontier es superior.

Respecto al trabajo de la dirección, ésta es dócil sin llegar a ser muy artificial. Frena adecuadamente, los frenos son precisos.

Lo que sí percibimos, es que a esta L200 le hace falta un mejor trabajo de insonorización, pues se mete mucho el ruido de “camión” en el habitáculo, ocasionado por supuesto por el motor a diésel. A mí no me molesto, pero para algunos puede que no sea tan cómodo.

Conclusión…

La Mitsubishi L200, es innegable que se ve y se siente ya vieja. Si bien es un buen producto, y a pesar de que recién recibió un facelift, la nula conectividad que ofrece, la sensación de manejo de camión que otorga, la seguridad básica para ocupantes que ostenta, hacen que los años se le noten y mucho.

Por otro lado, es una pickup que tiene un desempeño sobrado para lo que la necesites. Creemos que es más una pickup para el trabajo, que para la aventura o para usarse con la familia (si buscas algo confortable definitivamente no lo es). Sus prestaciones de carga son superiores a las de su competencia (a excepción de la Ranger).

Ofrece una buena aceleración y su motor es muy capaz, es amplia por dentro, tiene lo básico de equipamiento y cuenta con diversos elementos para personalizarla. Su mayor atributo sin duda es el precio, es la pickup diésel doble cabina con prestaciones 4x4 más barata que poder comprar.

Jorge Blancarte recomienda

Cuéntanos que opinas