Vende tu carro
Automovilismo

Mazda Kiyora Concept: ¡Pensando el Citycar del futuro!

<P class=MsoNormal style="MARGIN: 0cm 0cm 0pt"><SPAN style="FONT-SIZE: 8pt; FONT-FAMILY: Verdana">Salón de París 2008.<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /><o:p></o:p></SPAN>

Mazda Kiyora Concept: ¡Pensando el Citycar del futuro!

 

Cuando el año pasado Mazda hizo público su plan Zoom-Zoom Sostenible, reveló la dirección en la que pensaba enfocar su desarrollo tecnológico. De acuerdo con aquel plan, el objetivo de Mazda consiste en desarrollar vehículos que armonicen ese placer de conducción tan propio de la marca con unas características de seguridad y respeto por el medio ambiente a toda prueba.

 

 

El Mazda Kiyora muestra el modo en que Mazda piensa reducir el consumo en un 30% en un futuro inmediato, al tiempo que sigue proponiendo nuevos vehículos atractivos y divertidos de conducir. El Kiyora, además de incorporar tecnologías medioambientales de última generación, ha sido concebido como un concept moderno y divertido.

 

 

El Mazda Kiyora marca el camino que podría tomar Mazda para desarrollar en un futuro próximo un automóvil urbano pequeño y respetuoso con el medio ambiente. Se trata de un vehículo con un consumo muy bajo, emisiones de CO 2 mínimas y que ofrece diversión Zoom-Zoom al volante con altos niveles de seguridad. Estos objetivos se han conseguido elevando hasta nuevas cotas la estrategia de reducción de peso de Mazda.

 

 

El vehículo emplea una estructura de carrocería extremadamente rígida y ligera de fibra de carbono, por debajo de una capa exterior fina y aerodinámica, y monta un pequeño pero ágil motor 1.3 litros de inyección directa.

El Mazda Kiyora también incorporaría el sistema inteligente de corte del ralentí (SISS) exclusivo de Mazda, además de una transmisión automática de seis velocidades de nuevo desarrollo. Esta transmisión proporciona un tacto directo y favorece un consumo similar al de un cambio manual. En conjunto, las emisiones de CO 2 serían inferiores a 90 g/km.

 

 

El modelo se bautizó como Kiyora, que significa "limpio y puro" en japonés. El vehículo se caracteriza por incorporar tecnologías de última generación presentadas en un diseño moderno y atractivo, en el que funcionalidad y belleza están perfectamente equilibradas. Se trata del primer concept que expresa la "fluidez" del diseño Nagare utilizando los colores y las formas del agua.

 

 

La idea del prototipo nació de una serie de investigaciones que permitieron identificar futuras necesidades de los clientes, todavía sin cubrir, que exigían ideas y conceptos novedosos. El primer paso que dio el equipo de Estrategia de Producto Avanzada (APS) de Mazda Motor Europe fue realizar un análisis en profundidad del segmento europeo de automóviles urbanos pequeños.

 

 

El APS descubrió que el diseño exterior, las dimensiones compactas, la maniobrabilidad y el precio son tan importantes para estos jóvenes como un consumo muy ajustado. Y no querrán renunciar a que sean divertidos de conducir y fáciles de usar y aparcar. Para conseguir esto, el vehículo tiene que ser pequeño y ligero de peso. El Kiyora es aún más pequeño que el nuevo Mazda2.

 

 

Su motor de gasolina DISI (Direct Injection Spark Ignition - encendido por chispa, inyección directa) de última generación, de 1,3 litros, supone una evolución de las tecnologías desplegadas en el DISI 2.3 que actualmente se utiliza en el CX-7, el SUV deportivo de Mazda. Se han hecho mejoras en la inyección directa y se han diseñado nuevas cámaras de combustión que hacen posible un control más preciso de la ignición.

 

 

La eficiencia del motor ha mejorado mediante la combinación de una doble sincronización secuencial de válvulas (S-VT), carrera y sincronización de válvulas variable, y optimización del control de las válvulas. El resultado es un motor alegre, limpio y eficiente que, conjuntamente con una transmisión automática de seis velocidades, ligera y compacta, con posibilidad de cambio manual.

 

 

Exterior. Fusión entre la forma y la función
"Los diseñadores de Mazda han trabajado mucho durante los dos últimos años para crear un mensaje de diseño nuevo y emocionante con su serie Nagare", señaló Peter Birtwhistle, Jefe de diseño de Mazda Motor Europe. "El Mazda Kiyora es la última evolución de esta filosofía".

 

 

"Se ha replanteado toda la arquitectura del modelo", indicó el diseñador del exterior del concept, Mickael Loyer. "La estructura principal es un bastidor in & out, que actúa como un caparazón que protege a los ocupantes del mundo exterior y les permite al mismo tiempo estar abiertos y unidos a él, gracias a la transparencia del techo y las ventanas laterales, lo que también transmite sensación de ligereza".

"El Kiyora es la fluidez y transparencia del agua", indicó Loyer. "Y se percibe en varias capas. Se empieza con una forma y hay otra forma detrás y otra más detrás de ésta. Es como el agua; a medida que se profundiza van apareciendo nuevos detalles".

 

 

Diseño interior. Visión Nagare y sensación de ligereza

Las formas interiores no son sólo un tema de diseño estético: también tienen la función de dar rigidez al habitáculo con el mínimo peso. La estrategia de Mazda de eliminar hasta el último gramo superfluo ha alcanzado nuevas cotas en el Kiyora. Mazda no se limitó a sustituir unos materiales por otros más caros, sino que llevó a cabo un detallado análisis estructural, con el objetivo de resolver cuestiones complejas, como por ejemplo los requisitos de seguridad y rigidez.

 

 

Los asientos traseros están integrados en el bastidor de la carrocería y también constituyen claros ejemplos de este enfoque. Se han empleado materiales sumamente ligeros, como el aluminio y una espuma de resina especial que Mazda está desarrollando actualmente. Y no sólo en elementos interiores como el panel de instrumentos; también en el capó, el portón trasero y en diversas secciones del chasis.

 

 

Nuevo concepto de panel de instrumentos con pantalla líquida

La pantalla líquida imitaría las ondulaciones que hace el agua cuando uno la toca con el dedo. Cuando el vehículo está apagado, el panel de instrumentos parece hielo, duro y congelado.

Pero al arrancar la pantalla parece transformarse en agua. Aparecerían iconos de información flotando en sentido descendente desde una posición preprogramada, delante del conductor. El conductor podría mover los iconos con el dedo e incluso organizarlos a su antojo. Podría navegar por los menús, ajustar la temperatura e incluso enviar correos electrónicos.

 

 

"Al panel de instrumentos del Kiyora le llamamos pantalla líquida", dijo Gergory Vera, responsable del diseño interior, "porque está concebido para formar ondulaciones como las del agua cuando se toca. Los iconos chocan entre sí y rebotan como si estuvieran flotando en agua. Este sería un paso adelante lógico en las pantallas flexibles de manejo intuitivo, al tiempo que resulta una forma fácil y natural de manejar los sistemas de un vehículo".

 


¿Qué te pareció el prototipo Mazda Kiyore? Opinar


Leer nota siguiente: Citroën GT Concept: ¡Realidad Virtual!


Cuéntanos que opinas