Vende tu carro
Tips y Consejos

Así puedes limpiar, cuidar y darle mantenimiento al quemacocos

Te decimos el A a la Z de cómo hacerlo.

Así puedes limpiar, cuidar y darle mantenimiento al quemacocos

El quemacocos o techo panorámico, es un elemento que muchos conductores eligen tener en sus autos, el manejar con esa sensación al aire libre es inigualable y de hecho muchos propietarios pagan montos adicionales con tal de tener dicho aditamento. Sin embargo, el tener dicho elemento de equipamiento requiere de un cuidado y un mantenimiento especial, pues de no hacerlo dejará de funcionar adecuadamente o en un caso grave que no abra ni cierre.

Aquí en Autocosmos, sabiendo la importancia de esto, te decimos a continuación cómo hacerle para que lo tengas en óptimas condiciones.

Para el cuidado de tu quemacocos o techo panorámico debes hacer tres cosas primordiales: limpiarlo frecuentemente, darle mantenimiento y revisar el canal-drenaje.

Limpiarlo

Así como limpias los vidrios de tus ventanas cuando lavas tu auto debes hacer lo mismo con el quemacocos.

  1. Si vives en una zona con mucho polvo o tu auto está debajo de un árbol, debes aspirarlo frecuentemente. Con una aspiradora succiona todo el polvo, hojas o tierra que se esté en las ranuras, entre el vidrio y el chasis. Luego, abre el quemacocos, aspira toda la suciedad de la goma, así como las uniones.
  2. Posteriormente con agua o shampoo para auto, diluido en agua, remoja un trapo y limpia el vidrio; goma como las uniones, todo, no dejes ningún rincón con mugre.
  3. Luego con un paño seco, quita la humedad o rastros que haya dejado el agua o el shampoo, que quede bien seco.

Mantenimiento

Una vez super limpio, lo que asegura que el quemacocos funcione adecuadamente es el cuidado de todas las partes que lo integran y para eso lo que necesitas literal es lubricar.

  1. Con grasa ligera o un lubricante (el que conocemos como aflojatodo, puede servir muy bien). Debes poner un poco en toda la goma -esto ayudará a que no se seque, y no permita el paso del agua. Luego sigue lubricando todas las partes móviles que encuentres, esto ayudará a que tengan un movimiento efectivo y se radique el óxido que pudiera haberse formado.
  2. El limpiar y darle mantenimiento a tu quemacocos debe ser constante, una vez cada 15 días, una vez al mes, etc. la frecuencia de cuándo hacerlo dependerá mucho de la suciedad a la que esté expuesto.

El canal y el drenaje

Una vez hecha la limpieza y el mantenimiento del quemacocos, debemos ir a las partes ocultas del mismo, nos referimos tanto al canal como el drenaje.

  1. El canal lo vas a encontrar dentro del quemacocos, en la parte interior de la goma. A éste se le debe limpiar con aire a presión, para remover cualquier suciedad. Aquí puedes hacer uso de una aspiradora (hoy en día además de succionar el aire, sirven para expulsar aire también) o una lata de aire comprimido.
  2. Luego debes revisar el drenaje o tubos de drenaje. Normalmente no se ven y son muy importantes, pues evitan el daño que puede causar el ingreso del agua al auto. Éstos su sitúan en la base del quemacocos, luego bajan por el coche y llegan hasta la parte inferior del auto, teniendo acceso libre para drenar el agua.
  3. Los tubos pueden llegar a guardar mucha suciedad, pues es por donde literal sale todo y normalmente se obstruyen. Asimismo, la naturaleza juega un papel importante aquí, pues al ser un lugar húmedo, ciertos insectos buscan eso para anidar y esto por supuesto bloquea también que toda la suciedad salga.
  4. Para limpiar los tubos debes hacer dos cosas, necesitas aire a presión para soplar por los tubos y sacar toda la suciedad posible, luego para asegurar que quede bien limpio, que no haya nada obstruyendo, debes usar un cable delgado flexible que no tenga nada afilado o que pueda maltratar el plástico. Éste debe ser lo suficientemente largo para que llegue hasta la parte baja del chasis, debes insertarlo e irlo girando en diferentes sentidos para que vaya removiendo lo que se encuentre.  
  5. Esta limpieza del canal como de los tubos, te recomendamos hacerla por lo menos una vez al año.

Ahora si se te complica, no crees conveniente hacerlo tú mismo, por temas de herramienta o tiempo, puedes acudir a un servicio especializado, agencia o con tu mecánico de confianza para que te hagan este trabajo.

Esperemos te haya gustado este contenido, déjanos tu opinión ¿vas a limpiar y darle mantenimiento a tu quemacocos?

Jorge Blancarte recomienda

Cuéntanos que opinas